Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 6 8 2006 Internacional 31 VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO Desde que el 16 de julio Israel bombardeara su central, nadie sabe cómo emiten ni desde dónde lo hacen. Catalogada por EE. UU. como una verdadera organización terrorista extranjera en Oriente Próximo la televisión Al Manar es ya una leyenda Al Manar, la palabra de Hizbolá TEXTO LAURA L. CARO. ENVIADA ESPECIAL BEIRUT. Para algunos, Hizbolá es la única organización terrorista del planeta que tiene un canal de televisión, y se llama Al- Manar. El faro que ilumina a los musulmanes con los mensajes del Partido de Dios. Voces en directo que juran muerte al enemigo -jamás Israel -mezcladas con inflamados versos del Corán que el público invitado al plató celebra enfebrecido en un delirante talk show Arengas de tres cuartos de hora de cámara fija en los que el líder de la resistencia el jeque Hasán Nasralah, amenaza a la entidad sionista con el Apocalipsis total. Para la cadena, sin embargo, las acusaciones responden a una estrategia perversa de satanización para amordazar su voz, semejante a la que Estados Unidos practica con Al- Yasira, sólo porque- -dicen- no admiten que tengamos una visión diferente, un periodismo comprometido, y somos un objetivo a silenciar Lo único cierto es que el 16 de julio, cuatro fechas después del inicio de los combates en Oriente Próximo, su sede central en el bastión chií de Beirut, el barrio de Haret Hreik, fue reventada por los misiles hebreos y desde entonces nadie sabe cómo logran lanzar al mundo su señal ni desde dónde emiten. Igual que si se les hubiera tragado la tierra... cuando el guardaespaldas ha hecho las comprobaciones pertinentes sobre la periodista- -que no es un señuelo para una trampa, que no es una espía- y que el entorno es suficientemente seguro para conversar. Rechazados por Occidente Abandonamos las zonas bombardeadas y nos hemos ido a otra ubicación- -indica, sin más detalles- Pero nuestro equipo es heroico, comprometido con el trabajo y eso nos hace superar todas las dificultades para llevar al público nuestro producto. Esperábamos ser atacados porque sabemos que Estados Unidos y Europa nos rechazan, por eso interrumpieron nuestras emisiones El señor Farhat alude a la resolu- ción del Departamento del Tesoro norteamericano, que en marzo de este año incluyó a Al Manar en la lista de organizaciones terroristas, prohibió sus emisiones, las transacciones entre entidades americanas y la cadena y la congelación de todos sus activos en territorio Bush. El informe despreció los argumentos en los que la cadena reivindicaba su libertad de expresión, que merecía tanta protección como una versión islamista de la CNN o la BBC, y dictó el fin invocando vídeos en los que una Estatua de la Libertad demudada en monstruo bramaba Estados Unidos le debe sangre a toda la Humanidad y dramatizaciones en las que hombres judíos aparecían degollando niños árabes y drenando su sangre para luego hacer pasteles. Con este veto, y el que el Consejo de Estado de Francia decretó el 13 de diciembre de 2005- -aunque para el portavoz de Al Manar no tiene nada que ver, porque fue provocado por las presiones del movimiento sionista -a la televisión beirutí se le cerraron las puertas de la mayoría de los nueve satélites que utilizaba para llegar a prácticamente todo el globo- -incluído el Hispasat español, por decisión del Gobierno de 22 de junio de 2005- hasta ver sus opciones reducidas al Nilesat egipcio y el Arabsat saudí. Aunque Ibrahim Farhat lo niega. Tenemos más satélites, somos capaces de llegar a cualquier rincón, incluido Francia y Estados Unidos aunque no nos interesa. Pero si queremos, podemos Preparados para todo Los aviones herrados con la estrella de David redujeron literalmente a cenizas negras sus estudios- -fruto de un presupuesto de 15 millones de dólares anuales, en su mayoría asignaciones iraníes a Hizbolá, publicidad y donaciones aparte- pero el apagón de Al Manar no llegó a los dos minutos: todo estaba preparado. Cada técnico, cada periodista, orquestados como un Ejército en plena guerra, sabía lo que tenía que hacer, y cada equipo, hasta cada sitio de Internet y móviles para comunicaciones secretas ya estaban listos y duplicados en quién sabe qué zulo para ponerse de inmediato a funcionar. La solvencia militar para sobrevivir, y la clandestinidad de los proscritos que acompaña cada segundo en el aire, han convertido a esta televisión en una leyenda para los libaneses. Escuchan sus palabras devotos y creyentes como quien escucha una oración. Palabra de Hizbolá. Un millón y medio de espectadores de promedio al día sólo en el Líbano. La sexta cadena del mundo árabe. Y van a más. Sí, hemos ganado audiencia... todo lo que es prohibido atrae Habla el responsable de Relaciones Públicas de la cadena, Ibrahim Farhat, que ha accedido a reunirse con ABC en un lugar público, una cafetería cualquiera de la capital que él mismo ha elegido para estar a las dos en punto. Llevaba más de treinta minutos sin darse a conocer, sentado en otra mesa, y sólo se acerca Un grupo de libaneses mostraban ayer carteles con el rostro del líder de Hizbolá frente a la oficina del primer ministro EPA La bandera de Venezuela ondea en una manifestación contra EE. UU. L. L. CARO. ENVIADA ESPECIAL BEIRUT. El tercer día consecutivo de bombardeos nocturnos en los barrios del sur de Beirut, donde los misiles israelíes volvieron a arrancar espesas columnas de humo entre los edificios ya evacuados, se saldó en la capital con una manifestación en protesta por la demora de un alto el fuego que se concentró a las puertas de la sede del Gobierno libanés, el Gran Serra- llo, coincidiendo con la visita del secretario de Estado norteamericano para Oriente Próximo, David Welch. Decenas de ciudadanos, provistos de las banderas amarillas de Hizbolá, pero también con enseñas venezolanas y carteles con la fotografía de su presidente, Hugo Chávez, protagonizaron ante el cordón de seguridad interpuesto por el Ejército libanés horas de griterío. El Líbano nunca cae- rá en manos de los americanos no al imperialismo, si a la unidad de los árabes fueron algunas de las consignas más insistentes entre los grupos de personas que, además, pisotearon banderas de Estados Unidos. En el interior, el representante norteamericano, permaneció reunido con el primer ministro, Fuad Siniora, que insistió en que el Líbano aceptaría un alto el fuego inmediato. Por su parte, Welch expresó su confianza en que con un último marco político apoyado por una fuerza internacional y la ayuda de las fuerzas libanesas, podremos trabajar con el pueblo libanés para hallar un mejor futuro