Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 6 8 2006 Internacional VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO 29 L. Lluvias de verano Así bautizó el Tsahal la campaña lanzada contra Gaza a finales de junio tras el secuestro del soldado Guilad Shalit. 163 palestinos muertos sólo en el mes de julio, sólo en la Franja mediterránea. 78 de ellos civiles, 36 menores, 20 mujeres. Olvidados. Los otros milicianos de las distintas facciones armadas. Hamás, acorralado. Mahmud Abbas, desaparecido. L do sobre su mesa de trabajo de un Ejército con tantas voces y votos como armas de última generación. Tiene demasiadas cosas que demostrar a demasiadas personas. Se juega su futuro político, y el de su partido, en el campo de batalla. Mal asunto. ALESTINOS. Imposible resolver la convulsa situación en Oriente Próximo sin crear antes un Estado palestino justo y viable, con Jerusalén Este como su capital, algo muy alejado de los planes de anexión de parte de Cisjordania del Gobierno de Ehud Olmert. Urge la imposición de un acuerdo auspiciado por Estados Unidos y la Unión Europea. Pues va a ser que no. ANA- Qaa. Decenas de muertos inocentes en dos bombardeos aéreos que le han costado muy caro a Israel, derrotado en la guerra de la imagen. Niños asfixiados bajo los escombros. Abrazados a sus madres también muertas. Campesinos demasiado confiados. Mártires para unos. Escudos humanos para otros. Argumento de poco peso para la única democracia de Oriente Próximo. tas y destructores, se niegan a llamarlo invasión. IRIA. E Irán. Los dos actores invitados a este cruel episodio de una serie de guerras sin final y con máxima audiencia. Ambos, cada uno a su manera, cambian el canal de esta televisión basura, con su particular mando a distancia. Damasco, con el ojo avizor a verlas venir, pero en segundo plano pese a las evidencias. Teherán, jugando también, pero al escondite con su programa nuclear. EL AVIV a Tiro. La ciudad del sur del Líbano, el penúltimo escenario de unos combates a flor de piel, con comandos especiales al asalto de lanzaderas espaciales. Con muertos por uno u otro lado, como en todas las partes del sur del Líbano. La capital comercial hebrea, la que siempre se divierte mientras Haifa trabaja, mientras Jerusalén reza, en la lista de espera de Nasralah. NIDAD. La que se percibe en un Israel conmocionado pero implacable, aunque ya con unas pequeñas grietas que se abren más y más a medida que llegan los muertos del campo de batalla, que se entierran a los civiles bajo los Katiusha que permanece paralizado el norte, que los gastos de la guerra se disparan. S elecciones españolas, ganarán todos aunque todos hayan perdido. Para este viaje al infierno, de donde algunos no regresarán nunca, quizás no hicieran falta alforjas tan pesadas. ALID Yumblat. Saad Hariri. Fuad Siniora. Emile Lahoud. Michel Aoun. Nabih Berri. Nasralah Sfeir. Nombres libaneses para intentar resucitar a un país acostumbrado a morir cada década. O casi. Pero también, esa es la esperanza, a resucitar. ¿Alto el fuego a la vuelta de la esquina de Nueva York? Parece que sí pero debe ser aceptado por las partes en conflicto. ¿Guerra prolongada en el tiempo y en el espacio? ¿Liberación de los soldados secuestrados? ¿Granjas de la Shebaa todavía ocupadas? ¿Qué? OSSI, Moshe, Frida, Dan, Alon, Manal, Miri, Mohamed, Ahmed, Hasán, George, Rima, Intisaar... Nombres sin apellido, sin rostro, sin publicidad. Seres desconocidos que lo han perdido todo y a todos. Que han muerto. Que han resultado heridos. Que yacen en los cementerios. Que no resucitarán pese a morir en Tierra Santa. Que conste. ARIT. Donde todo comenzó el 12 de julio. Con el secuestro de dos soldados israelíes y la muerte de otros ocho en una operación sin justificación, sin motivo, lanzada por un comando de Hizbolá. Después la crisis, la locura, la violencia desproporcionada... La II Guerra del Líbano, de la A a la Z. P W X Y M APA de Oriente Próximo. Lo quiere cambiar Israel a brochazos, con nuevas reglas de un juego en el que siempre ganan los mismos, siempre pierden los mismos. Con el apoyo de EE. UU. y de la Unión Europea. Y de muchos países árabes que temen al fundamentalismo islámico, que nunca serán democracias con sus actuales estructuras. Un nuevo tablero de ajedrez sin negras, con blancas. T Q N ASRALAH. Hasán. El jefe supremo de Hizbolá. Un iluminado que sonríe cuando habla de la muerte de uno de sus hijos en un asesinato selectivo de Israel. Un héroe en árabe. Un criminal en hebreo. Depende del color del cristal de quien mire. Sus promesas, a través de su televisión Al Manar, se han cumplido al dedillo. Lo saben en Kiryat Shmona, en Haifa, en Hadera, ¿en Tel Aviv? LMERT. Ehud. Lanzó la guerra a golpe de bombas contra el aeropuerto de Beirut bajo la pesada herencia de Ariel Sharón y con el puño cerra- U R O ESERVISTAS. Veinte mil, muchos ya en pleno combate el sur del Líbano. Y algunos analistas militares, con ese despliegue de fuerzas, de divisiones, de unidades y brigadas, apoyadas por carros de combate Merkava por blindados, por enormes excavadoras D- 9 por aviones F- 16 por helicópteros apache por fraga- Z V ICTORIA. ¿Cómo cantarla? ¿Con qué argumentos? Unos objetivos al comienzo, por ambas partes, imposibles de lograrse al final. Como en las