Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 DOMINGO 6 8 2006 ABC Internacional Israel lanza su operación más audaz en el Líbano con un ataque de comandos en Tiro Tras la acción relámpago, Hizbolá siguió lanzando Katiushas desde los campos cercanos b Cada bando habla de cifras dife- rentes. Los únicos extremos confirmados son la muerte de un soldado libanés y un militar israelí, además de varios heridos MIKEL AYESTARÁN SERVICIO ESPECIAL TIRO. A las cuatro de la madrugada, Tiro era una ciudad dormida. Sólo el muecín rompía el silencio con su oración. De pronto, su canto se rompió y empezaron a escucharse los sonidos de la guerra. Hizbolá lanzó un Katiusha desde el centro urbano y el casco antiguo retumbó. Luego llegaron los helicópteros, las ráfagas de las baterías antiaéreas del Ejército libanés y, por último, los aviones supersónicos haciendo vuelos rasantes. Cada vez que pasaban por encima de una casa, los corazones de sus acostumbrados, y sin embargo aterrorizados, inquilinos multiplicaban sus latidos por mil. La guerra también se veía. Los dos helicópteros Apache se divisaban perfectamente, casi se podían tocar con la mano, sobre todo cuando los destellos de las bombas iluminaban el cielo. La guerra se olía. El polvo, los escombros y un carro blindado en llamas con una humareda gris y cálida que impregnó el paseo marítimo de olor a chamuscado. La guerra se tocaba. Los vecinos de las casas se juntaron rápidamente en los sótanos y juntaban sus manos sudorosas para darse ánimos. Y la guerra tenía también sabor a fruta. El sabor agrio y empalagoso de los limones y los plátanos. Porque de los campos donde crecen salen cada día y cada noche los Katiushas que asolan Israel. En esos campos se desarrolló la operación militar más importante sobre esta ciudad desde el inicio de la guerra. Apenas duró dos horas, pero el tiempo pasa lento cuando Israel ataca. la ciudad para repeler la operación. De esta manera cumplieron con la promesa realizada por el ministro de Interior libanés al comenzar la guerra, si intentan una invasión terrestre, responderemos El Ejército respondió y la aviación israelí destruyó su único vehículo blindado. Baile de cifras Cada bando habla de cifras diferentes. Los únicos extremos confirmados son las muerte de un soldado libanés y otro militar fallecido y ochos heridos por parte de Israel, dos de ellos muy graves. Además, dos ciudadanos de Tiro murieron al ser alcanzados por un misil cuando circulaban en motocicleta por una céntrica calle. Israel calificó la operación de exito porque, según fuentes militares, se ha conseguido destruir una unidad de Hizbolá, que dispara misiles de largo alcance contra Israel, y matar a sus comandantes El Ejército hebreo aseguró haber matado a siete destacados milicianos, extremo este que el Partido de Dios no ha confirmado hasta el momento. Los hospitales de Tiro, por su parte, tampoco recibieron cadáveres de milicianos. A las seis de la mañana el ruido de la guerra fue bajando de tono y los sonidos habituales regresaron a las calles. Fue el momento para los petardos y los disparos al aire de los seguidores y milicianos de Hizbolá que gritaban victoria por haber impedido que Israel llevara a cabo su operación. La ciudad mostró entonces las cicatrices de los combates. Nuevos cráteres en la carretera hacia el norte, el carro blindado del Ejército ardiendo y un gran charco de sangre junto a una moto calcinada. Eran las únicas pruebas visibles de una noche para olvidar. ¿Éxito de Israel? ¿Éxito de Hizbolá? Éxito de la guerra. Un total de 907 muertos, 3.293 heridos y 913.760 desplazados desde que em- Los helicópteros Apache se veían perfectamente, casi se podían tocar con la mano pezó la guerra marca la página web de información libanesa de naharnet (www. naharnet. com) Israel, por su parte, también hizo públicos los números de la jornada más dura de la contienda. Sólo entre las cinco de la mañana y las doce del mediodía, el Ejército hebreo llevó a cabo 250 ataques aéreos y disparó 4.000 proyectiles en la región de Tiro. Hizbolá tampoco se quedó atrás y pese al éxito de la operación de las fuerzas especiales israelíes, lanzó Katiushas sin descanso durante toda la tarde desde los campos de plátanos y cítricos que rodean a la ciudad. El estruendo de la guerra es tan grande al sur del país, que los cantos de paz que lanza la diplomacia desde Beirut apenas se escuchan. Ayer fue el turno de David Welch, consejero de Estado de Estados Unidos para Oriente Próximo. Realizó el ya clásico tour de visitas al primer ministro, Fouad Siniora, y al presidente del parlamento, Nahib Berry y la palabra paz volvió a salir en los informativos. Fue una aparición fugaz, un instante de tregua entre las crudas y reales imágenes de la guerra. Comandos especiales Como hace un par de jornadas en Baalbek- -donde Israel atacó un hospital supuestamente dirigido por Hizbolá- -el Ejército hebreo lanzó una operación de sus tropas especiales para acabar con los líderes del Partido de Dios en Tiro. Dos comandos hebreos llegaron a las cuatro de la mañana en dos helicópteros Apache e intentaron tomar tierra en esos campos de frutales que rodean la ciudad. La respuesta de Hizbolá no se hizo esperar y sus milicianos lanzaron cohetes y dispararon sus AK 47 contra los helicópteros. El Ejército libanés, por primera vez desde que empezó el conflicto, puso en marcha su única batería antiaérea en Varios hombres acuden a socorrer a las dos víctimas de los misiles hebreos, que circulaban en motocicleta por las calles de Tiro en el mom