Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional DOMINGO 6 8 2006 ABC Agentes de la Guardia Civil observan, al día siguiente, las consecuencias de la riada Cuando se cumple el décimo aniversario de la trágica riada que se llevó la vida de 87 campistas, las víctimas de Biescas se preparan para recibir las primeras indemnizaciones, aunque no ha habido ninguna responsabilidad penal Biescas, justicia diez años después TEXTO: PABLO DOMÍNGUEZ FOTOS: EFE MADRID. Mañana se cumplen diez años de aquel inolvidable 7 de agosto de 1996, en el que una enorme riada se llevó por delante el camping Las Nieves, en Biescas (Huesca) y, lo que es más trágico, la vida de 87 personas. Ahora, una década después, los familiares recuerdan con mucho dolor lo sucedido y se preparan para recibir las primeras indemnizaciones. En su sentencia del 21 de diciembre de 2005, la Audiencia Nacional finalmente condenó al Ministerio de Medio Ambiente (organismo al que pertenece la Confederación Hidrográfica del Ebro) y al Gobierno de Aragón a pagar conjuntamente un total de 11,2 millones de euros a los familiares como consecuencia de una actuación negligente de estas dos administraciones. El Ayuntamiento de la localidad y el propietario del recinto quedaron, por el contrario, absueltos de toda responsabilidad. Las indemnizaciones, de todas formas, no llegarán a todos. Los pagos sólo se abonarán a los 72 damnificados que acudieron a la vía contencioso- administrativa en representación de 63 de los fallecidos. Aquella decisión no gustó a las víctimas. Ahora, muchas de ellas, a pesar de que son conscientes de que el dinero que van a recibir no puede resarcirlas del daño sufrido, consideran que la sentencia del pasado diciembre hace justicia y les da la razón después de una década: la tragedia no fue un hecho inevitable. La vía penal se perdió por la incompetencia de un juez y por la presiones políticas que sufrió, pero esta sentencia nos reafirma: el camping estaba en un lugar peligroso señala Carlos Prieto, un abogado jubilado que aquel 7 de agosto perdió a su hijo, su nuera y dos nietos. Espero que ahora el juez vea que dictó una sentencia injusta que hacía caso omiso de los informes técnicos añade. El informe al que se refiere este granadino de 82 años es el de Emilio Pérez Bujarrabal, un técnico de la Diputación que en 1986, diez años antes de la catástrofe, ya advirtió de la peligrosidad de la localización. Cuando se concedieron las licencias se rechazó este estudio, y esta negligencia fue la base de la sentencia de diciembre. Retraso en los pagos Más de siete meses han pasado ya desde que la Audiencia Nacional obligara a los gobiernos central y de Aragón a pagar conjuntamente 180.000 euros por familiar fallecido. Fuentes del Mi- nisterio de Medio Ambiente- -que tras conocer el fallo afirmó que lo acataba y que no lo recurriría- -alegan que esta tardanza se debe a trámites necesarios Señalan también que se está trabajando conjuntamente con la Diputación de Aragón para la creación de una ventanilla única, que se pretende que esté en funcionamiento en otoño, aunque se desconocen los plazos posteriores para los cobros. Ambas administraciones, que se reunieron la semana pasada, han solicitado además sendos créditos extraordinarios para afrontar los pagos. Carlos Prieto se muestra optimista, pero señala que sigue igual de indignado, dolorido y hundido que al princi- Lo más duro es cuando pasan unos meses y lo asimilas Sergio Murillo tenía tan sólo 16 años en aquel verano de 1996. Como otros años, había viajado junto a sus padres y sus dos hermanos menores. Era la primera vez que visitaban el Pirineo aragonés, y la tragedia les sorprendió al segundo día. Como yo no tenía nada grave, sólo unas contusiones y golpes, me pusieron en una camilla en el pasillo recuerda. El resto de su familia no corrió la misma suerte. Sergio perdió a los cuatro, y fue acogido por sus tíos. Aquellos primeros días los vives entre la confusión, no sabes lo que pasa... Pero es más duro después, cuando ha pasado el primer impacto y asimilas lo que ha pasado y empiezas a pasarlo mal afirma. Para superar este dolor Sergio ha tratado de hacer en estos diez años una vida normal: Estudiar, hacer deporte, las chicas... vamos, evadirte un poco Cuando echa la vista atrás y recuerda aquel día, sólo tiene palabras de agradecimiento para toda la gente que les ayudó. El pueblo se volcó. Había voluntarios por todos lados Se portaron todos muy bien sentencia. Jorge Grados es el médico titular de Biescas y ese 7 de agosto estaba de guardia, por lo que fue él el encargado de organizar el primer dispositivo de emergencia. En esta década no había hablado- hacerlo es como volverlo a vivir pero ahora quiere dar un homenaje a todos los vecinos, que tan bien se portaron Me impresionó muchísimo la colaboración de la gente. Vecinos, comerciantes, veraneantes y los pueblos de alrededor ayudaron en todo lo que pudieron afirma. Jorge ha seguido teniendo contacto con muchas de las víctimas. Como presidente de la asociación de comerciantes envió una carta a todas ellas, pero sin ningún afán de protagonismo, sino como un enlace entre el pueblo y ellas Ahora considera que sólo queda una cosa para que Biescas se recupere completamente: El hecho de que en los terrenos del camping no haya nada nos hace revivir la tragedia a cada momento No queremos olvidar, pero sí no recordar con tanta tristeza Largo proceso judicial El proceso ha sido largo. Atrás quedan años de lucha para que los tribunales establecieran responsabilidades penales. Al final esta vía se cerró en 1999 después de que la Audiencia Provincial de Huesca ratificara el sobreseimiento del caso al considerar que la riada fue excepcional e imprevisible De este modo, nadie fue imputado. Las víctimas solicitaron entonces amparo al Tribunal Constitucional, que desestimó el recurso.