Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 6 8 2006 Nacional 15 EL DIÁLOGO GOBIERNO- ETA Batasuna exige al Gobierno garantías de que un cambio de marca le servirá para volver a las urnas Fuentes jurídicas creen que sin una declaración de renuncia a la violencia, habrá fraude de ley se intercambian ya información sobre el lugar y condiciones de la primera cita, a finales de agosto; el Gobierno quiere informar de ello cuanto antes CHARO ZARZALEJOS MADRID BILBAO. El presidente del Gobierno mantiene el calendario previsto ya antes del verano y, hasta donde ha podido saber ABC, el Ejecutivo y ETA aún no habrían celebrado un encuentro oficial entre los interlocutores designados por Rodríguez Zapatero y los de la organización terrorista. Sin embargo, las vías de comunicación permanecen abiertas y activas y ambas partes, a través de terceras personas, estarían ultimando los preparativos de la reunión, preparativos que consistirían en la concreción del lugar, medidas de seguridad y garantías mutuas de discreción. Mientras, Batasuna ha dado una vuelta de tuerca para exigir garantías antes de proceder a la legalización, un debate que bloquea la constitución de la mesa de partidos. Como ya adelantó este periódico, el Gobierno habría situado la apertura de contactos oficiales bien entrada la segunda quincena de agosto y la impresión que hay en medios parlamentarios es que el Ejecutivo no quiere que entre el inicio oficial de los contactos y la anunciada comparecencia del ministro del Interior para informar transcurra más tiempo del necesario. Mientras el Gobierno se mantiene fiel al silencio, en el País Vasco el clima político ha entrado en una cierta ebullición, alimentada por Batasuna al anunciar su portavoz Pernando Barrena que su formación tramita el permiso necesario para celebrar una manifestación el próximo día 13 en San Sebastián, en apoyo del derecho de autodeterminación. En medios de la izquierda abertzale se prevé que la manifestación sea multitudinaria y plural en la medida que se da por hecho que se sumarán otros colectivos y partidos. b El Ejecutivo y ETA Exaltación de ETA en un homenaje de Batasuna Dos encapuchados, presumiblemente miembros de ETA, irrumpieron ayer en el homenaje que Batasuna rindió en la localidad vizcaína de Lezama al etarra Iñaki Rike, muerto el pasado 27 de julio en un hospital de Bayona (Francia) Uno de los individuos, que ocultaba su rostro bajo un pasamontañas, colocó una talla con el anagrama de ETA (una serpiente enroscada a un hacha) sobre el estrado en el que los organizadores habían instalado un cartel alusivo al acercamiento al País Vasco de los presos de la banda. Los encapuchados abandonaron el lugar al grito de Gora ETA y alzaron el puño izquierdo. TELEPRESS El nudo de la legalización Barrena, que fue el encargado de alertar sobre la reversibilidad del proceso, aseguró que los únicos estatutos que tienen en la mano son los de Batasuna. Sin embargo, según medios de absoluta solvencia, la legalización ha estado encima de la mesa de debate de Batasuna, que cree imprescindible que el Gobierno les dé garantías de no ser acusados de fraude de ley. La legalización de Batasuna se ha convertido en un asunto de primer orden. Si el PSE mantiene su palabra, no habra mesa política si Batasuna no se legaliza, y si Batasuna mantiene la suya, dejará en manos del Gobierno su paso a la legalidad. Un nudo que, en teoría, parece difícil de desentrañar salvo que unos u otros se desdijeran de sus palabras. En realidad, la ley de Partidos no exige una condena expresa de la violencia porque es algo intrínseco a la democracia y a ninguna formación se le exige al constituirse. En el caso de Batasuna, según las fuentes jurídicas consultadas por ABC, la garantía de no ser acusados por fraude de ley vendría dada por lo que se llama contraindicio que podría tomar forma oral o escrita. Bastaría- -indican fuentes jurídicas- por ejemplo, un escrito o una declaración pública de rechazo claro y contundente a la violencia, sabiendo que en un Estado de Derecho la única fuerza legítima es la que puede emplear el Gobierno, sujeto siempre a las leyes y a la propia Constitución. Fuera de la llamada violencia legítima no cabe el empleo de la fuerza, y eso es lo que debería quedar claro No está en los planes de Batasuna proceder a gesto alguno que suponga, aunque sea de manera indirecta, la condena y el rechazo a la violencia ejercida por ETA. Una mesa para Navarra Todos los partidos nacionalistas, con mayor o menor énfasis, apoyan la denominada mesa de partidos. El PSE exige la legalización de Batasuna y Batasuna cree que lo importante y urgente es la constitución de la mesa y el Batasuna lleva tiempo trabajando en un nuevo partido, aunque Barrena niegue que tienen ya sus estatutos inicio del debate, que debe contemplar la autodeterminación y la territorialidad Para soslayar las dificultades que supone la inclusión de Navarra en esa mesa, se baraja la posibilidad de crear una mesa particular de Navarra. De momento, el PSN no está por la labor y UPN se niega en redondo. La creación de esta mesa y su puesta en marcha está prevista, según todos los calendarios, para el próximo otoño; sin embargo, en los últimos días desde Batasuna se urge a ella en la convicción de que los socialistas han trazado plazos con afanes electoralistas. Lo cierto es que Batasuna ha recrudecido su discurso con el derecho de autodeterminación y la territorialidad como condiciones para el éxito del proceso. Sobre el primero, Zapatero ha reiterado que no existe y el viernes, José Blanco, secundando las declaraciones de Fernández de la Vega, aseguró que no le vemos ningún sentido a la participación de Navarra en ninguna mesa política Blanco recordó que Navarra tiene su autonomía, su capacidad de decidir a través de sus órganos, su estatuto, y no hay nada de lo que discutir sobre Navarra ni existe previsión de modificar su marco En medios políticos vascos muy próximos al proceso se percibe una ralentización de los acontecimientos. Creen que Zapatero se siente muy seguro pero está tensando la cuerda demasiado El PNV, a través de Iñigo Urkullu, censuró ayer a Batasuna por volver a planteamientos anteriores a Anoeta. El PNV es consciente de que ETA quiere tutelar la mesa de partidos, y por ello Josu Jon Imaz pidió ha- ce unos días que esta mesa no adopte acuerdos resolutivos sin que antes ETA se haya disuelto. PP: No al silencio Conscientes los socialistas de que la recrudecida dialéctica de Batasuna supone una dificultad para el Ejecutivo, prefieren pensar que en todo esto hay mucho de consumo interno y afán de protagonismo Aún así, el socialista alavés Txarli Prieto aseguró que PP y Batasuna están obstaculizando el proceso, equiparando a ambas formaciones. La popular Soraya Sáenz de Santamaría rechazó rotundamente las llamadas al silencio del Gobierno para dialogar con ETA y exigió que explique con claridad que están negociando