Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 SÁBADO 5 8 2006 ABC Economía Italia veta la fusión de Autostrade y Abertis por la presencia de ACS en el accionariado La compañía italiana prefiere no pronunciarse, mientras que el grupo español resta importancia al comunicado b Desde que arrancó la operación, el Gobierno de Prodi ha expresado su preocupación por la presencia de un grupo constructor en el accionariado de la nueva compañía ESTHER ARMORA BARCELONA. Tanto Abertis como Autostrade temían la noticia que ayer se confirmó. El Gobierno de Romano Prodi comunicó al ente público que tutela la concesión de la autopistas en el país (Anas) su determinación negativa a la proyectada operación de fusión por incorporación de la italiana Austostrade con la española Abertis, según un comunicado conocido a última hora de ayer. La determinación negativa tiene en cuenta, en particular los perfiles de conflicto de intereses que se determinarían en el caso de que la operación fuera concluida, por la presencia en el accionariado estable de Abertis de sujetos que operan en el sector de la construcción y de la movilidad según reza el citado comunicado. Si bien los ministros de Economía, Tommaso Padoa Schiopa, y el de Infraestructuras, Antonio de Pietro, comunicaron esta decisión en una nota conjunta al Anas, fuentes financieras cercanas a la operación recordaron que el veto definitivo del Gobierno italiano se ha de producir a través de un decreto interministerial que no ha sido promulgado. Los directivos de Abertis y Autostrade, tras dar luz verde a la operación en sendas juntas de accionistas ABC Problemas desde el principio para un matrimonio imposible La postura del gobierno italiano al respecto de la fusión de la española Abertis con el grupo de autopistas Autostrade ha sido reticente de buen principio. Tras la aprobación de fusión por parte de las dos empresas el 30 de junio, el ejecutivo que preside Romano Prodi ya rechazó a mediados del mes de julio la operación por falta de documentación, un veto por entonces aún no definitivo. En ese momento, la principal objeción del Gobierno italiano era que las dos compañías debían presentar garantías suficientes para las inversiones comprometidas en las autopistas italianas, y que la constructora ACS- -con un peso del 12,5 en la nueva Abertis- -no adquiriese una posición de ventaja en futuras adjudicaciones de obra. Desde ámbitos judiciales se esgrimió un decreto de 1997 que veta la presencia de constructoras en el capital de autopistas. A la postre, este argumento ha sido decisivo para que Italia haya vetado la fusión. Conflicto de intereses Hace tan sólo dos días el ministro de Infraestructuras italiano se reunió en Roma con la cúpula de Abertis y les dio a entender que la fusión de las dos compañías seguiría adelante, según las citadas fuentes financieras. No obstante, desde que arrancó la operación, el Gobierno de Prodi ha advertido de que la presencia de un grupo constructor en el accionariado de la compañía resultante podría generar un conflicto de intereses En este sentido, Di Pietro ha expresado en varias ocasiones su preocupación por la presencia de la constructora española ACS, con el 12,5 del capital, en el grupo resultante de la fusión, pues señaló que un decreto de 1997 no admite este tipo de empresas en el accionariado estable de la concesionaria. El capital de la nueva Abertis estaría controlado mayoritariamente por grupos españoles y se repartiría del siguiente modo: ACS (12,5 La Caixa (11,7 Caixa Catalunya (2,9 la firma Sitreba- Banco de Valencia, CAM, Bancaja y Unicaja (2,8 Tras conocer el comunicado del gobierno italia- no, Autostrade prefirió no reaccionar en caliente Un portavoz de la compañía señaló que antes de realizar cualquier declaración sobre la decisión esperan poder examinar las evaluaciones que están en la base de la decisión Por contra, Abertis restó importancia al pronunciamiento del gobierno de Prodi. Un portavoz de la compañía que preside Salvador Alemany indicó a Efe que la fusión de esta sociedad con Autostrade sigue viva, que desde la concesionaria española se continúa trabajando y que el comunicado no supone un veto definitivo a la operación El proyecto de fusión de Abertis y Autostrade fue aprobado el 30 de junio por las juntas de ambas empresas. España deberá aprobar la opa de E. ON sin condiciones si no aclara las dudas de Bruselas L. VILLENA. SERVICIO ESPECIAL. BRUSELAS. El Gobierno español confirmó ayer haber recibido la carta remitida desde Bruselas, en la que la Comisión Europea pide aclaraciones sobre las condiciones que la Comisión Nacional de la Energía (CNE) exige a E. ON para autorizar la compra de Endesa. Según afirmaron fuentes del Gobierno, la carta recibida ha sido interpretada como una misiva de carácter informal que no obliga a las autoridades españolas a contestar, aunque generalmente se acostumbra a responder a las cuestiones demanadas por la UE. No obstante, fuentes comunitarias consultadas por ABC afirmaron ayer que, aunque es cierto que España cuenta con la opción de no responder, se trata de un texto de carácter formal. Ello implica que, en el hipotético caso de que España no aclare las dudas de Bruselas en torno a las condiciones de la CNE en un plazo de días y no de semanas y dado que la CE ya autorizó la adquisición de la eléctrica española por parte de la alemana E. ON el pasado mes de abril, la UE no tendrá más remedio que pedir a España que apruebe la compra de Endesa sin condiciones.