Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad SÁBADO 5 8 2006 ABC Quince víctimas de las altas temperaturas El calor se ha cobrado su séptima víctima en Cataluña. Una anciana de 81 años, vecina de Prats de Llucanés (Barcelona) que el pasado 29 de julio fue hospitalizada con un cuadro de hipertermia y que murió el jueves tras seis días de hospitalización en el Hospital General de Vic. Según informó el departamento de Salud de la Generalitat, la víctima presentó durante el ingreso hospitalario cuadros de convulsiones, disminución de la consciencia, rabdomiolisis y disfunción renal. Esta muerte eleva a quince los fallecidos en nuestro país por las altas temperaturas que se vienen registrando desde finales de junio. Mientras, el Instituto Nacional de Meteorología avisó ayer de que los termómetros vuelven a subir el fin de semana, superando los 35 grados en muchos puntos de la mitad sur y los 30 en el norte. El lunes, en cambio, se espera la entrada de chubascos por el norte. La imagen de satélite de la Agencia Espacial Europea muestra las Islas Baleares y la costa catalana y valenciana ESA La temperatura del agua en el mar Mediterráneo aumentó 8 grados en julio hasta alcanzar los 30 La máxima en aguas de Mallorca fue de 29,5 grados en 2003 b El Mediterráneo registra temperaturas máximas cada dos o tres años, cuando en el último siglo la tasa de aumento era un grado de media cada 25 años ARACELI ACOSTA MADRID. Si hace unos días el Instituto Nacional de Meteorología informaba de que julio había sido extremadamente cálido en nuestro país, ayer era la Agencia Espacial Europea la que aportaba datos de temperatura en el mar Mediterráneo. Sólo entre el 8 y el 26 de julio la temperatura aumentó en diferentes puntos del Mediterráneo catalán y balear hasta 8 grados centígrados, pasando de los 22 a los 30 grados. Es decir, un auténtico caldo pero de cultivo, para las miles de medusas que inundaron la costa mediterránea española. El aumento ha sido tan drástico que la ESA dedica su imagen de la semana de la Tierra, tomada desde el espacio por el satélite Envisat, a las Islas Baleares y a la costa catalana y valenciana, y añade dos mapas de calor, procesados por el sistema Medspiration, que son los que aportan los datos de temperatura. Es un dato extremo sostiene Carlos Duarte, profesor del CSIC en el Insti- tuto Mediterráneo de Estudios Avanzados y director del primer centro español de investigación costera, en Mallorca. Explica que la máxima en la zona balear ha sido de 26,5 grados durante los últimos 20 años del siglo pasado, pero en lo que llevamos de éste, cuatro años han mostrado temperaturas superiores en un grado y medio o más de las habituales. Y el episodio más cercano al actual tuvo lugar en el año 2003, cuando el agua alcanzó en Baleares los 29,5 grados y en Cataluña los 27, porque normalmente en el Mediterráneo catalán la temperatura está dos grados por debajo que en el balear. Ahora, puntos de la costa de Tarragona y Gerona han rozado los 30 grados. El hecho, además, de haberse dado este aumento en tan corto espacio de tiempo se debe, según Carlos Duarte, a que predominó un régimen de vientos calmados. El calentamiento se acelera Duarte explica que 2001 también fue muy cálido. Por tanto- -dice- se están registrando temperaturas máximas cada dos o tres años, cuando en el último siglo la tasa de aumento era de un grado cada 25 años, de promedio Aunque es difícil afirmar que un evento determinado es consecuencia del cambio climático, Duarte dice que es innegable que se ha producido una sucesión de veranos cálidos durante seis años consecutivos lo que demuestra que la tasa de calentamiento se está acelerando Esto no es un hecho aislado del Mediterráneo, aunque éste es particularmente sensible por ser un mar cerrado y con poco intercambio, lo que amplifica su respuesta sino que se está dando en todo el Hemisferio Norte. Además, está convencido de que asistiremos a más episodios de este tipo a lo largo del año. Mapas de calor de la Agencia Espacial Europea ESA De 22 a 30 grados centígrados en poco más de dos semanas Las imágenes superiores muestran el Mediterráneo el 8 (arriba) y el 26 de julio. Los tonos claros se corresponden con una temperatura desde los 18 a los 24 grados, mientras que los oscuros reflejan entre 27 y 30 grados. Así, el 8 de julio, en Baleares, la temperatura del agua más cálida correspondía a la costa de la capital, Palma de Mallorca, donde estaba a unos 26 grados. El 26 de julio, el agua de las Baleares superaba los 30 grados, pero en puntos de la costa de Tarragona y Gerona, donde dos semanas antes estaban a 22 grados, ese día también rozaban los 30. El proyecto Medspiration obtiene las temperaturas de la superficie del mar en un área de 2,9 millones de kilómetros cuadrados.