Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 S 6 LOS SÁBADOS DE EN SU PUNTO BEATRIZ CORTÁZAR A COLATE LE AMARGAN EL VERANO D Froilán y Juan Valentín, compañeros de juegos y de brechas ERNESTO AGUDO Entre las brechas de Froilán y Juan y los balbuceos de la Infanta Leonor A. MARTÍNEZ- FORNÉS PALMA DE MALLORCA. Uno con una brecha en la frente y el otro, en la barbilla. Así aparecieron ayer los dos nietos mayores de los Reyes en el Club Náutico de Palma. Los dos niños, igual que Victoria Federica- -ésta ilesa- -llegaron con sus abuelos y con sus madres, las Infantas Doña Elena y Doña Cristina, al Real Club, donde se encuentran atracados los veleros que compiten en la Copa del Rey Agua Brava Camper. Aunque los comentarios maliciosos ya sugerían ayer que los dos niños se habían peleado entre ellos, lo cierto es que el hijo mayor de los Duques de Lugo, Felipe- -al que sigue conociéndosele por su tercer nombre, Froilán- se hizo la brecha en la frente al caerse de la bicicleta. Y el primogénito de los Duques de Palma de Mallorca, Juan, se golpeó la barbilla en otra caída. Además, los primos ni siquiera han estado juntos hasta ahora, pues los Duques de Lugo llegaron de Soria la noche del jueves y los de Palma han estado navegando por Menorca y Mallorca. Pero la divertida imagen que ofrecían los dos niños juntos fue motivo de conversación. Don Felipe se acercó al Somni para saludar a la familia Minutos después llegaron los Príncipes de Asturias (Doña Letizia al volante) con su hija en brazos, y todos los presentes pudieron oír las primeras palabras o balbuceos de la pequeña: Ama- má La niña, que pasó infinitas veces de unos brazos a otros- -de su madre a su padre, de éste a los de la Reina, de Doña Sofía a los del Rey- -no perdió ocasión de tirar de cuantos pelos o collares se pusieron a su alcance. Vestida con un trajecito blanco, llevaba unas abarcas del mismo color. Y es que probablemente esta niña posea la mayor colección de este tipo de sandalias típicas de Menorca, muchas de ellas regaladas a sus padres du- ERNESTO AGUDO rante la visita que hicieron por Baleares tras anunciarse el embarazo de Doña Letizia. Y hablando de los Príncipes, convendría aclarar un malentendido difundido en los últimos días, aunque no haya salido en ABC, pero que puede llevar a pensar que Don Felipe y Doña Letizia no habían facilitado hacerse una foto con una niña discapacitada. Lo cierto es que no sólo se hicieron la foto, sino que estuvieron conversando con los padres de la niña, que estaban encantados con el gesto. La mañana terminó viendo las regatas desde el Somni travesía a la que también se sumó el Duque de Lugo. e momento sigue en Los Ángeles con su novia, la cantante Paulina Rubio, aunque en cuestión de días le veremos en España, puesto que Pau será la encargada, junto con Enrique Iglesias, de actuar el 11 de agosto en la fiesta de MTV Summer en Málaga. Por supuesto, me refiero a Colate Vallejo Nájera, uno de los chicos de moda a raíz de sus romances, que sigue asegurando ser un gran tímido y sigue sorprendiéndose por las cosas que se cuentan y dicen, y mucho más por la que se ha montado a raíz de la denuncia que una de sus ex, la televisiva Patricia Pérez, le ha puesto por el impago de una deuda que ella asegura es de 60.000 euros y él afirma que no llega a la mitad de esa cifra. Colate me comenta que a él Pérez no le ha prestado dinero, que lo suyo es un problema mercantil por un capital que ella metió en la empresa en la que él figuraba como administrador y que se dedicaba a la promoción de eventos y de artistas. Según cuenta, todo hubiera ido bien de no ser por el agujero de 80.000 que les dejó uno de sus clientes, que a su vez está denunciado por ese impago. Entonces tuvo que salir al paso como pudo, pero insiste en que él tiene amigos con muy buena situación económica como para tener que pedirle dinero a su ex novia, de quien asegura que la generosidad no es una de sus virtudes. La pareja compartió un piso en Madrid, pero su relación no duró más de un año y medio, puesto que Pérez fue quien salió de la casa y decidió emprender otra dirección. A las pocas semanas, Eugenia Martínez de Irujo y Colate se contaron sus penas cuando coincidieron en verano en Marbella y surgió una breve relación. Fue entonces cuando su ex le reclamó ese dinero y cuando él le dio su palabra de que lo recuperaría y hasta firmó algún documento, donde también aparecía el importe de la moqueta del apartamento que compartieron. Hubo un primer pago de 5.000 euros y un burofax del abogado de su ex anunciándole que iba a emprender medidas legales. El juicio será este otoño, pero el verano ya se lo han dado a Colate, quien considera que no hacía falta llegar a ese extremo.