Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 5 8 2006 Internacional 35 TRASPASO DE PODERES EN CUBA EE. UU. se abstiene de presionar para la democratización de la isla Washington reconoce que dispone de muy limitada información sobre Fidel Castro b Condoleezza Rice insiste en que de una forma u otra parece que una transición ha empezado ya en Cuba que eventualmente contará con ayuda de EE. UU. PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL MIAMI. En un difícil equilibrio entre las presiones del exilio, el temor a un éxodo masivo de refugiados y la frustración generada por Fidel Castro a un total de diez ocupantes de la Casa Blanca, la Administración Bush está adoptando una política comedida con un genérico respaldo hacia la causa de la libertad en Cuba, pero sin llegar a concretar una estrategia, pese a todas las recomendaciones y proyectos legislativos para multiplicar la ayuda de EE. UU. a los disidentes dentro de la isla. Antes de iniciar unas vacaciones muy recortadas en Texas- -frugalidad impuesta por las presiones internacio- nales y domésticas que sufre su Gobierno- Bush ha roto su casi sigilo durante estos días para recalcar de forma genérica que resulta inaceptable un simple recambio de dictadores en lugar de un esfuerzo para construir un Gobierno de transición en Cuba comprometido con la democracia Como aspecto práctico, el presidente ha indicado que se empezará a tomar nota de todos los jerarcas castristas que se destaquen a la hora de reprimir a los disidentes. De hecho, uno de los grandes temores compartidos por las organizaciones de exiliados en el Sur de Florida es que Raúl Castro acometa a partir de ahora una durísima campaña de violaciones de derechos humanos para enviar el mensaje tanto a sus enemigos como seguidores de que no existe ninguna posibilidad de cambio político, pese a los reconocidos problemas de salud del comandante a punto de cumplir ochenta años. A juicio de Condoleezza Rice, de Miembros de la Guardia Nacional saludan a Bush en Mission, Texas una forma u otra parece que una transición ha empezado ya en Cuba recalcando que EE. UU. se encuentra dispuesto a ayudar para lograr que la isla caribeña no sea el único país en el hemisferio americano que no tiene un líder elegido Pero sin llegar en ningún caso a exigir opciones como un calendario electoral o esbozar otros tipos de presiones más allá de las actuales restricciones económicas y comerciales. En opinión de Brian Latell, ex analistas de la CIA y autor del libro Después de Fidel lo mejor que puede hacer ahora la Administración Bush es modular cuidadosamente sus acciones. AFP Advirtiendo que si se estimula el descontento, la anarquía y la violencia en la isla, lo único que se va a lograr es cientos de miles de cubanos escapando sobre cualquier cosa que flote Sean McCormack, portavoz del Departamento de Estado, ha reconocido que se dispone de muy poca información privilegiada sobre la situación de Fidel Castro o el proceso de toma de decisiones de su régimen. No obstante, el traspaso de poderes anunciado el lunes habría llevado a la Administración Bush a ordenar nuevos informes a sus servicios de Inteligencia sobre la situación y el futuro de Cuba.