Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional TRASPASO DE PODERES EN CUBA SÁBADO 5 8 2006 ABC HABANERAS Y LIBERTAD JORGE MAS SANTOS Presidente de la junta directiva de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) E ntre otras razones no menos profundas, las habaneras debieran recordarnos que las relaciones entre España y Cuba son algo más hondo que las relaciones diplomáticas. Al igual que las correspondencias y ensayos cruzados entre José Lezama Lima, Juan Ramón Jiménez y María Zambrano, por ejemplo, hablan de vínculos éticos, morales, culturales, mucho más profundos que las relaciones económicas. El insondable legado lírico de las habaneras se pierde en un pasado común muy anterior a la independencia cubana. Las relaciones entre María Zambrano, Juan Ramón y Lezama JUAN PEDRO son una página esenQUIÑONERO cial para la historia de las relaciones culturales entre las Españas de una y otra orilla del Atlántico. Era Juan Ramón quien hablaba de los españoles de tres mundos título de un libro capital, ausente, por supuesto, de las grandes librerías españolas, caídas en un abismo de insignificancia publicitaria. De ahí, me digo, que la iniciada transición política cubana merezca algo más que sensibilidad diplomática: nuestra memoria común y nuestra responsabilidad moral ante todas las víctimas, los anhelos de bienestar y libertad, la problemática reconciliación de las familias (comenzando por la de Fidel Castro, cuya hermana tiene un lenguaje implacable: Lamento mucho las desgracias ocasionadas a Cuba con tantos años de dictadura, y que haya sido mi hermano el responsable de una situación que se alarga tanto debieran exigirnos una movilización cívica de carácter fraternal. Quizá nuestra manera más honrada de ayudar al pueblo cubano fuese la de limitarnos a apoyar con enérgica firmeza solidaria la emergencia de una sociedad civil libre, que pueda asumir plenamente su propio destino, en paz. Apoyo que no tiene nada de pasivo. La primera responsabilidad del Estado es ofrecer ayuda, cobijo, esperanza bien activa e inmediata a quienes estén prestos a salir a la calle para pedir pan, responsabilidad y libertad. La primera obligación de quienes comerciamos con la palabra escrita quizá sea la de ofrecer espacio y medios de expresión a todas las distintas sensibilidades de quienes aspiran a poder asumir su propia libertad. Luz y taquígrafos en definitiva, para iluminar la transición de un pueblo en búsqueda de sí mismo. Luz mucho más próxima de María Zambrano, José Lezama y Juan Ramón Jiménez que del matonismo ideológico. Taquígrafos para liberar la memoria histórica de las telarañas policiales, dando la palabra a los más débiles, a las víctimas, a los proscritos, todavía perseguidos por las ratas policiales que aún controlan el timón de un navío sin rumbo, donde una orquesta espera el momento de atacar la partitura de inolvidables habaneras, en libertad. Quisiera que Zapatero desee a Cuba lo mismo que desea para España El telegénico heredero de Jorge Mas Canosa, fundador del más visible e influyente lobby cubano ante el Gobierno de EE. UU. insiste en que el castrismo debería ser desmontado desde dentro de la isla, con la ayuda de la comunidad internacional y el exilio P. RODRÍGUEZ CORRESPONSAL MIAMI. ¿Por qué se refieren ustedes a lo que está pasando en Cuba como una oportunidad? -Cuando hablamos de oportunidad nos referimos a esos hombres y mujeres dentro del entorno militar y civil del castrismo. Para que tomen los pasos y eviten que la actual transferencia de poder no termine en manos leales a Fidel Castro, sino en manos del pueblo cubano a través de elecciones libres y transparentes. En estos momentos de incertidumbre, donde Raúl Castro no aparece, donde creo que no es posible que sea viable la actual repartición de poder, todas esas personas deben ayudar a abrir las puertas totalmente hacia una sociedad libre. ¿Por qué insisten ahora en que ese cambio democrático debe salir de Cuba? -Nosotros, los casi tres millones de exiliados en la diáspora, tenemos el deseo y el afán de ayudar, apoyar, de reconstruir nuestra patria y promover un transición democrática. Pero al final, los deseos del pueblo cubano son las que van a prevalecer, siempre con nuestro respaldo. ¿En este llamado momento de oportunidad, prevé un cambio de la establecida política de Estados Unidos hacia Cuba? -Esa política va a tener en su momento que adaptarse a las circunstancias. Pero en la actualidad, la política de Washington ya se encuentra establecida por la Ley HelmsBurton y el hecho de que con los hermanos Castro no se puede negociar o crear ninguna apertura. Pero también nos toca a nosotros los cubanos solucionar el problema de Cuba. No podemos depender de un poder extranjero aunque sí necesitamos ayuda internacional, especialmente de nuestra querida España. En realidad una cosa que siempre vamos a mantener es el respeto a la soberanía de Cuba y la nacionalidad cubana. Esto es un problema entre nosotros y por eso es importante que entre nosotros los cubanos resolvamos esta situación. Aunque llegará un momento en que va a ser necesario un cambio en la política estadounidense para poder facilitar la ayuda de los cubanos en el sur de Florida para una transición democrática. ¿Qué le parece que España haya pasado precisamente de un Jorge Mas Santos durante un mitin en el restaurante Versailles Gobierno que deseaba el final de la dictadura de Fidel Castro a un Gobierno que le desea públicamente una pronta recuperación? -Yo lo que quisiera es que tanto Zapatero como Moratinos le desearan al pueblo cubano lo mismo que desean para España. Fidel Castro ha sido exactamente lo opuesto de los gobernantes que representan los ideales de libertad del ser humano y. Obviamente como cristianos y católicos que somos se le puede desear el bienestar físico a una persona pero no se puede estar de acuerdo con la continuidad de la esclavitud del pueblo cubano. ¿Cómo describiría la influencia de su organización en Washington? -Todas las posiciones de la Fundación Nacional Cubano Americana, no siempre respaldas por el resto del exilio, están muy alineadas con las del Gobierno de Estados Unidos, desde el apoyo a todos los disidentes en la isla sin opotar por favoritos hasta insistir en una transición y no una simple sucesión. En realidad hemos visto un cambio extraordinario en Washington durante los últimos años. ¡Quién habría pensando que llegaríamos a tener dos senadores y cuatro diputados cubanos y que la cuestión de Cuba formaría parte del debate nacional en Estados Unidos! ¿Cómo ha evolucionado la Fundación Nacional Cubano Ameri- REUTERS cana desde la muerte de su padre Jorge Mas Canosa? -La Fundación desde su comienzo en 1981 siempre se ha adaptado pero también se ha mantenido muy firme en sus ideales. Esta organización ha llevado la lucha por una Cuba libre desde la Calle Ocho hasta las capitales internacionales, a través del lobby no sólo en Washington sino alrededor del mundo. Cuando desapareció la Unión Soviética nos adaptamos. Y también hemos trabajado con tantos otros cubanos para cambiar la percepción e imagen de Fidel Castro. Tras el fallecimiento de mi padre en 1997, especialmente ante cuestiones tan trascendentales como el 11- S, también hemos tenido que adaptar nuestro mensaje, concentrándonos sobre todo en ayudar a los opositores dentro de la isla y dejar, de una vez por todas, de debatir el embargo. ¿Cómo explicaría la reacción popular que hemos visto estos días en la Pequeña Habana de Miami? -Aquí están las víctimas del régimen castrista y cuando se está viendo el principio del fin de esa dictadura hay una alegría genuina en el sur de Florida. Como sé que la hay también dentro de Cuba pero que no se puede expresar por la dictadura del miedo que ha impuesto Castro. Pero tenemos que seguir trabajando duro porque el problema cubano todavía no se ha resuelto.