Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 5 8 2006 Internacional 31 VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO ¡Nasralah, bombardea Tel Aviv! La amenaza lanzada por el jeque levanta los ánimos de la población chií b El grito que coreaban los palesti- nos cuando Sadam Husein arrojaba sus misiles contra Israel se escucha ahora en las calles del Líbano, dirigido al líder de Hizbolá MIKEL AYESTARÁN. SERVICIO ESPECIAL TIRO. En Líbano suena el mismo grito de guerra que hace unos años en Palestina cuando Sadam Husein atacaba Israel. Ha pasado el tiempo y ha cambiado uno de los actores, pero el lema es el mismo: Nasralah, ya habib, udrub udrub Tel Aviv (Querido Nasralah, bombardea Tel Aviv) La última intervención televisiva del líder de Hizbolá ha vuelto a centrar el debate político y militar del país. ¿Será capaz la milicia de llegar a la capital? Es la pregunta que se formulan miles de personas. Si siguen bombardeando núcleos urbanos, si insisten en atacar Beirut, responderemos alcanzando Tel Aviv fue la amenaza lanzada por el jeque que ocupa los titulares principales de los medios informativos. A continuación, añadió que si Israel detiene sus bombardeos sobre objetivos civiles y se centra en la lucha cuerpo a cuerpo con la milicia, dejaremos de lanzar cohetes Una declaración de intenciones que ha pasado inadvertida, sobre todo tras una jornada en la que los ataques hebreos se han cobrado la vida de más de treinta personas. En el mercado central de la ciudad de Tiro, al sur del país, los pocos comerciantes que mantienen abiertos sus puestos de frutas y verduras se pasan al día en torno a una pequeña televisión en blanco y negro en la que la cadena Al Manar, propiedad de Hizbolá, informa ininterrumpidamente sobre la guerra. La opinión es unánime y las frases se repiten. Todas en la misma dirección: No cohetes, tenían que pagarles con la misma moneda, con un bombardeo en toda regla Si no existiera la guerrilla, Líbano ya habría desaparecido Que aprendan lo que es vivir en estado de alerta permanente Con sus bombardeos no matan a la guerrilla, sólo a civiles, por eso hay que responderles con dureza, ojo por ojo ver a Tiro y ha abierto su restaurante. Su mujer y sus tres hijos están con él. No es bueno un ataque sobre Tel Aviv porque van a morir civiles, no soldados, y no queremos que esto ocurra. Necesitamos paz para poder vivir. Paz, pero para ello es importante que ellos también paren de una vez opina Hussan. En la zona cristiana de Tiro el cansancio y el nerviosismo son las notas predominantes. Las palabras de Nasralah asustaron aún más a una comunidad que hasta el momento ha intentado vivir al margen de una guerra que se desarrolla en su propia casa. Estamos hartos de Hizbolá. Estamos hartos de Israel. Que nos dejen vivir en paz de una vez, que alguien pare esto. No tenemos fuerzas para volver a empezar, yo odio Líbano, quiero ir a vivir a otro país dice Dalia, que tiene 66 años y es una veterana de la guerra de 1982. Entonces, como muchos de sus vecinos, lo perdió todo. Ahora teme que si la invasión terrestre israelí llega hasta el río Litania, le vuelva a ocurrir lo mismo. Admiración por la resistencia Mientras que los musulmanes del país, sean o no partidarios de Hizbolá, coinciden en su admiración por la resistencia y hablan de que el Partido de Dios les ha devuelto el orgullo de ser árabes, la población cristiana vive inmersa en la incertidumbre. Por un lado temen que Hizbolá gane esta guerra e instaure un sistema islámico; por otro, sufren las consecuencias de los masivos bombardeos israelíes que han destrozado las infraestructuras del país y han afectado a muchas de sus propiedades. Se han cumplido tres semanas de conflicto y la ofensiva hebrea es total. Hizbolá ha enseñado músculo y los katiusha siguen lloviendo sobre el norte de Israel. Las palabras de Nasralah, sin embargo, pueden intensificar el nivel de esta guerra. Directo y sin rodeos, como siempre, el jeque amenazó con alcanzar Tel Aviv, el corazón del enemigo. Si finalmente lo hace, la respuesta puede ser demoledora. Si siguen bombardeando los núcleos urbanos, responderemos alcanzando su capital Con sus ataques no matan a la guerrilla, sólo a civiles, por eso hay que responderles con dureza, ojo por ojo Prudencia y hastío Hussam es más moderado, más prudente. Después de casi tres semanas desplazado en Beirut, ha decidido vol-