Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 SÁBADO 5 8 2006 ABC Internacional Impacto de un ataque aéreo israelí contra varios edificios de un barrio del sur de la capital libanesa EPA Israel contesta a los Katiusha con más bombas sobre Beirut y el norte del Líbano La aviación israelí destruye un camión de fruta en Qaa, frontera con Siria, y causa al menos 28 muertos b La nueva operación de castigo de ayer en la capital libanesa abre el inquietante precedente de ser la primera vez que los cohetes israelíes golpean un barrio cristiano LAURA L. CARO. ENVIADA ESPECIAL BEIRUT. Por si Hizbolá no se ha enterado, Israel no sólo no se arruga ante sus amenazas, sino que su abrumadora maquinaria bélica es la primera en disparar. Y ayer lo dejó claro lanzando al amanecer 19 ataques aéreos sobre la capital del Líbano con los que consiguió inutilizar con precisión quirúrgica cuatro puentes y varias carreteras hasta dejar prácticamente aislada la ciudad por el norte, y ya por la tarde, a plena luz del día, reventando a bombas un camión de frutas en la aldea agrícola de Qaa, situada a unos 120 kilómetros al noreste, en el ya castigado valle de la Bekaa y muy próxima a la frontera con Siria, con lo que causó 45 víctimas, al menos 28 de ellas mortales, aunque la cadena Al Yasira insistía en elevar la cifra hasta 33. Preguntándose a la vez si los muertos, en su mayoría sirios y kurdos residentes en esta zona considerada semillero de las filas del Partido de Dios, eran objetivos legítimos Cuando en Beirut se difundió la noticia, las campanas de las iglesias cristianas doblaron con alarmante furia. La carnicería se cuenta ya como la más salvaje en lo que va de conflicto después de la de Qana, en la que el pasado domingo murieron 56 personas y- -según los expertos- -en ella el Ejército hebreo podría haber empleado fósforo blanco prohibido por los acuerdos internacionales, a juzgar por el aspecto de los cadáveres. Sobre la otra operación, la ejecutada contra las infraestructuras de Beirut, los medios libaneses destacaban que ha abierto el inquietante precedente de ser la primera vez que los cohetes judíos golpean un barrio cristiano, Yunes, en este caso para mutilar la última ruta posible que permitía abandonar el país por tierra hacia Siria a través del paso fronterizo de Debusiyeh. Hasta entonces, la única vía de acceso de los convoyes de ayuda humanitaria, que tuvieron que ser paralizados. Se cerraba la fecha de ayer como una de las más sangrientas en veintitrés días de conflicto, el día en que Israel hizo llegar la guerra con igual fuerza en el centro, en el norte y en el sur. Concretamente, la aviación hebrea inició la ofensiva de este 4 de agosto fatal pasada la una de la madrugada del viernes lanzando media docena de misiles en la capital a modo de respuesta inmediata y fulminante a la enésima arenga televisiva con la que que, apenas dos horas antes, el líder del movimiento ultrarradical chií Partido de Dios, Hasán Nasralah, desafiaba desde su escondite advirtiendo que si bombardean Beirut, los jóvenes de la Resistencia Islámica atacarán Tel Aviv, porque pueden hacerlo Pero la cortina de proyectiles llega- Desde ayer la única salida de Beirut por el norte es un tortuoso camino secundario pegado a la costa ría a las siete de la mañana con la destrucción de los puentes, que ha dejado tras de sí al menos cuatro civiles muertos y media docena de heridos de gravedad, y también con el sobrecastigo de los barrios del sur de la capital- -los bastiones de Hizbolá, Haret Hreik y Ruweiss, evacuados hace semanas- a los que se sumó un nuevo objetivo, el vecindario de Uzai, en la entrada sur de la ciudad. Sobre estas zonas, la fuerza aérea judía llegó a realizar hasta 24 pasadas, y en todas ellas, habitadas todavía o no, previamente había dejado caer las consabidas octavillas del miedo que instan en árabe a la población a marcharse rápidamente de sus casas. Como colofón, los aviones herrados con la estrella de David quebraron también la carretera entre Tareya y Afka que va a través de las montañas hasta el valle de la Bekaa, con lo que desde ayer, definitivamente, la única salida de Beirut por el norte es el tortuoso camino secundario que discurre pegado a la costa mediterránea. Con el bombardeo de los viaductos, Israel dejó claro lo fácil que es para sus cazas sobrevolar en cualquier momen-