Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 Madrid VIERNES 4 8 2006 ABC SE DICE SE COMENTA AGUIRRE METE EL DEDO EN EL OJO Esperanza Aguirre ha encontrado un filón en Morata de Tajuña. Que se prepare Rafael Simancas con el aluvión que le caerá encima cada vez que hable de la corrupción urbanística del PP La presidenta ha metido el dedo en el ojo socialista por donde más duele. Fue tal la experiencia acumulada durante la comisión de investigación de Tamayo y Sáez que ahora Aguirre se dedica a pregonar sobre la guerra entre cooperativas socialistas con la misma facilidad que repite el eslogan Zapatero asfixia Madrid MADRID AL DÍA UNA FOTO CON LA PRESIDENTA En estos días, el vuelo de cualquier mosca política altera a los miembros de Gobierno y oposición que siguen de guardia. A nivel de la Comunidad, en el PSOE, por ejemplo, quieren acabar con una duda que albergan desde hace unos días: ¿de quién ha sido la idea de que Esperanza Aguirre ofrezca una lista de espera para fotografiarse con ella en cada acto que acude? Hay quienes sostienen que la iniciativa parte de su entorno en Sol, pero, sin embargo, no logran convencer a cuantos atribuyen la propuesta a la mismísima presidenta. VERANO MANUEL MARÍA MESEGUER LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Coches en las aceras Vivo en el distrito de Arganzuela, a día de hoy con dos parques talados, arrasados, y un tercero, el Tierno Galván que resiste como puede. En las obras que se están llevando a cabo en el interior del antiguo parque del matadero se está tirando impunemente, con nocturnidad y alevosía, el muro de dicho matadero a la altura del Paseo de la Chopera numero 2, cerca del puente de Praga. Empezaron arrancando de cuajo la puerta de hierro forjado que daba paso al antiguo parque, pero día tras día van tirando trozo a trozo dicho muro. Si no me equivoco, está protegido como el resto del edificio del matadero. La entrada a dichas obras ocupa el doble o el triple de la antigua puerta, y no contentos con esto, como al parecer su impunidad es total, Cierre de Embajadores Lo más indignante del cierre de Embajadores al tráfico es que para obtener el distintivo de residente hemos de justificar que somos residentes aportando un certificado de empadronamiento. ¿Dónde queda el principio de que la Administración no reclame al ciudadano ninguna documentación que la Administración posea? Es aún más sin sentido si tenemos en cuenta que el padrón es gestionado por el propio Ayuntamiento. Para más inri, la ventanilla (estos días han dejado sólo una) de Atención al Ciudadano de distrito Centro, donde entregan estos certificados, ha podido atender en toda la jornada a no más de 100 personas. ¿No hay ningún responsable del Ayuntamiento que haya previsto que esto se va a colapsar? M. Pozuelo ABC a 1 de agosto hemos visto cómo a los árboles que hay en la acera delante del muro les han sacado la arena, y cercados con una cinta, con lo cual nos tememos lo peor: que sigan tirando muro. Y como los árboles les molesta- rán, los arrancaran de cuajo. ¿No hay nadie que detenga esta barbarie? ¿No hay nadie que defienda los árboles, el medio ambiente y el patrimonio de nuestro barrio? SOS Arganzuela. Margarita Ibáñez Jiménez DIMES Y DIRETES LA MUERTE TIENE UN PRECIO tos mortales, son costosos. La ace meses me invitaron muerte tiene un precio como las organizaciones funerecordaba el título del viejo wesrarias de este país a hatern, y hoy nos rememoran alblar de la muerte. De sus tengunos colegas que han hecho dencias, de su distribución del magníficos estudios económicomportamiento de los inmicos sobre la muerte. grantes ante la parca, de la evoRAFAEL Mi propósito aquí es de natulución probable de sus causas, PUYOL raleza extraeconómica. Sólo de su futuro... pretendo, recuperando mis reMis comentarios se insertaflexiones, trazar el posible caron en una mar de ponencias somino futuro de la mortalidad. bre los aspectos económicos, adminisHay que empezar con una buena notitrativos y organizativos de la defuncia: la elevación de nuestra esperanza ción. Nunca imaginé que pasar al otro de vida al nacer. Hoy los hombres tiemundo tuviera tantas opciones y que nen 77 años y las mujeres 84 y en 20 pudiese resultar un tránsito tan grato. años (2025) cumplirán más de 80 los vaClaro que el goce de sedas en las esplenrones y más de 86 las hembras. Se me dorosas cajas mortuorias, el olor emocurre que la Ley de Igualdad podría briagador de flores escogidas para la contener una transitoria que determiocasión el sonar de músicas seleccionase por imperativo legal que los espanados para el descanso eterno o el emñoles nos muriésemos a la misma edad plazamiento o la reducción de tus res- H que nuestras mujeres, pero la verdad es que no espero mucho de esta posibilidad. La mala noticia es que va a resultar inevitable que aumente el número de fallecimientos, por ninguna otra razón ajena al envejecimiento creciente. En el 2005 hubo 387.000 defunciones y en el 2025 subirán hasta 472.000. Así pues habrá que pensar que dentro de 20 años (y 20 años no es nada como dice la canción) tendremos 85.000 muertos más que pasarán a mejor vida. La muerte que ya tiene un precio, también ofrece un buen futuro. Es un negocio que no se va a quedar sin usuarios sobre todo de la tercera y cuarta edad que van a ser los más numerosos. Así pues ya sabe: si duda donde invertir su dinero compre una funeraria. La clientela, siempre fiel al servicio, no le defraudará. Fundación Instituto de Empresa por qué no podría ser todo el año así? Me explico. En cuanto el mes de julio asoma su cuota de cogollo de verano, se instala en las ciudades una especie de sonrisa ligera y grácil como una nadería. Los naturales compiten con los turistas en cuestión de camiseta con lema ecológico, pantalón corto y calcetines blancos, y de esta guisa se pasean tan panchos por Madrid sin el recato que los acogota el resto del año. Los periódicos se vuelven jaraneros y lenguaraces, se desprenden del corsé de invierno y se atreven a bromear sobre cuestiones que apenas un mes antes constituían un ataque intolerable contra tal o cual cosa. Cambia el vocabulario que guarda en la alacena palabras y frases rimbombantes, amenazadoras, engoladas o simplemente mortales como espadas. Una legión de suplentes llega a las tertulias de las radios y a las columnas veraniegas, todos con el deseo de agradar, sorprender, horadar el subconsciente del lector o el oyente de manera que cuando llegue septiembre ¿recuerdan aquella veraniega película del mismo título con Gina Lollobrígida, Rock Hudson, Sandra Dee y Bobby Darin? Deliciosa) obliguen a las empresas periodísticas a contar con un tipo tan divertido. No sé la razón por la que el hombre sigue siendo tan adicto a los estereotipos. La alegría de vivir se aplica al verano con la misma falta de fuste que una cierta sonrisa se destina a la primavera, la melancolía y la añoranza ocre al otoño y la hosquedad y el ensimismamiento, al invierno. Y así durante siglos y por los siglos de los siglos. De ahí la pregunta: ¿no podría ser todo el año alegría de vivir, aunque sea con pantalón de franela? El esfuerzo de los medios escritos por aligerar sus páginas y hacer de su lectura un placer refrescante (seguimos con los símiles veraniegos) se frustra tan pronto la otra parte del cogollo del verano deja paso a septiembre. Desde algún sitio llueve el eslogan de se acabó la joda. Seriedad, por favor y ¡hala! diez u once meses de barba y de mesurada y sensata circunspección. Pero ocurre que si la felicidad es la ausencia del dolor, como aleccionaba el maestro Po al Pequeño Saltamontes- David Carradine, en llegando el verano la alegría de vivir podría trocarse en hastío de tanta carcajada y estaríamos en las mismas, y de nuevo el dilema, y así. ¿Y