Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid VIERNES 4 8 2006 ABC Tras la Operación Silvestre se esconde el trágico destino de casi 400 aves autóctonas y exóticas con las que seis personas detenidas querían hacerse millonarias. Ayer, la Guardia Civil exhibió el botín Las jaulas del millón de euros TEXTO: CRISTINA ALONSO FOTOS: CHEMA BARROSO MADRID. A algunas les faltaban las plumas o mostraban rastros de puntos de sutura en sus pequeños cuerpos. Otras intentaban inútilmente escalar por los barrotes llegando siempre al mismo punto. En una pequeña sala iluminada con fluorescentes- -que poco les debía de recordar a los parajes del que fueron raptadas- todas las aves intentaban huir de los flashes que les disparaban las cámaras de los periodistas y de las jaulas que las capturaban. Al no conseguirlo, chillaban. Su pecado: ser demasiado bonitas, caras, exclusivas o exóticas. Todo empezó el pasado mes de diciembre. La Guardia Civil tuvo conocimiento de varias empresas que realizaban transportes ilegales de aves. En febrero, una furgoneta de transporte urgente era detenida en un control rutinario de la Benemérita en la N- 1- -autovía de Madrid a Burgos- En su interior, un cargamento inusual: una cantidad importante de aves autóctonas, como palustre, carbonero común o herrerillo. Al ser de comercio ilícito o restringido, fueron intervenidas. Pudo haber sido una casualidad, pero, a los pocos días, la historia se repitió. Un nuevo cargamento de aves incumplía las normativas vigentes. Su origen, Rusia. El nombre de la investigación que se había iniciado: Operación Silvestre Algunas aves se encontraban en un estado deplorable. En la imagen, tres ejemplares a los que les faltaba el plumaje se les imputan delitos contra la Flora y Fauna, contra la Hacienda Pública, falsificación de documentos y contrabando. El miércoles 2 de agosto, se detenía a la última persona involucrada en la trama. Vecino de Salamanca, en su vivienda se han encontrado 47 aves exóticos y documentos pendientes de ser analizados. Entrar en la selva y coger un huevo o un animal es gratis, y más de la mitad de estas especies mueren en el traslado. Hay animales cuyo precio en el mercado supera los 6.000 euros. Rincones de Sudáfrica, Perú o Brasil fueron algunos de los lugares escogidos por los detenidos para desposeer a estas malogradas aves de su hábitat. En total, se han incautado 397 ejemplares. Entre ellas, 13 rapaces- -cuervos africanos y buitres- 355 exóticas- -cotorras de Kramer y Yacos de cola roja- -y 29 autóctonas- -camachuelos y picos gordos- que podrían haber alcanzado un valor en el mercado de más de un millón de euros. No escatimaron en imaginación a la hora de llevar a cabo los secuestros: incubadoras disimuladas en equipajes de mano, fajas adosadas al cuerpo o simulación de envíos legales. Además, certificados falsos de nacimiento o extracción de las anillas o microchip de terceros animales para su introducción en el mercado español. La Operación Silvestre está relacionada con la Operación Exótica -también desarticulada por la Guardia Civil en Madrid el pasado mes de marzo- Los compradores de estas especies suelen ser personas que sólo quieren un animal para disfrutar de él El destino de estas aves es, por el momento, incierto, aunque algunos pudieran terminar en diversos zoológicos. La subdelegada del Gobierno, Pilar Gallego; el coronel jefe de la Guardia Civil en la región, Domingo Aguilera; y el comandante jefe del Seprona, Carlos Alonso, ofrecieron ayer una rueda de prensa en la Comandancia de Madrid para dar cuenta de las investigaciones, que continúan abiertas. Veterinarios implicados La captura, introducción y tráfico de especies protegidas- -autóctonas y exóticas- -era realizada por una red compuesta por criadores, distribuidores, mayoristas, comerciantes y veterinarios que colaboraban entre sí y realizaban misiones perfectamente compartimentadas y con apoyos mutuos. El primero en ser detenido fue el cabecilla de la organización, un varón de 46 años y vecino de Rivabellosa, Álava. Él era quien había remitido los envíos intervenidos. Posteriormente, en Madrid, Vizcaya, Álava, Burgos, Tarragona y Orense, otras cinco actuaciones simultáneas en las que los Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil detuvieron a seis personas más, todas españolas. El botín obtenido en los registros fue muy suculento: soportes informáticos- -seis CPUs y un ordenador portátil- un silenciador del calibre 22, gran cantidad de documentación- -alterada o falsificada- -anillas identificativas de aves, tenazas para el desprecinto de las aves sin romper el anillado, dos congeladores y una nevera- -con más de 100 animales congelados- -cepos, redes y otras artes ilegales de caza y más de 3.500 euros en metálico. Del uso de alguna de estas herramientas, varios animales sufrieron amputaciones o resultaron malheridas. A los detenidos En uno de los registros se hallaron dos congeladores y una nevera con más de 100 animales congelados Entrar en la selva y coger un huevo o un animal es gratis. Más de la mitad de las especies mueren en el traslado En total, en la operación se han incautado 397 ejemplares, 355 de ellas exóticas y 29 autóctonas Una decena de jaulas se almacenaban en la Comandancia de Tres Cantos