Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional VIERNES 4 8 2006 ABC En libertad provisional los tres policías acusados de abuso sexual b Los abogados de los agentes Fallecen el hombre que mató a su mujer atropellándola varias veces y el que asesinó a tiros a su pareja en Níjar El primero tenía una orden de alejamiento antes de matar a su esposa en 2004 b El fallecido de Almería, Juan José Rodríguez, estaba en situación crítica tras dispararse en la mandíbula con la escopeta con la que había asesinado a su cónyuge ABC GRANADA ALMERÍA. Francisco Jiménez Uceda, el hombre que acabó con la vida de su mujer, Encarnación Rubio, después de atropellarla varias veces en 2004 en Cúllar Vega (Granada) ha fallecido en un centro sanitario de Granada. Ayer también se hizo público el fallecimiento de Juan José Rodríguez, quien murió a consecuencia del disparo que se realizó tras asesinar a su mujer en la localidad de Níjar (Almería) Fuentes sanitarias indicaron a Ep que el fallecimiento del primero tuvo lugar durante la jornada del pasado miércoles a consecuencia de un fallo multiorgánico por una sepsis de origen urológico después de que Francisco hubiera sido trasladado hace días al centro hospitalario desde la prisión de Albolote, en la que cumplía condena. Por otra parte, Juan José Rodríguez, de 47 años y natural de la localidad almeriense de Pueblo Blanco, murió ayer alrededor de las cuatro y media de la tarde como consecuencia de un infarto cerebral El ahora fallecido había sido trasladado la pasada semana a Granada en estado muy grave tras pegarse un tiro en la mandíbula después de asesinar a su mujer con la misma escopeta de caza. Su esposa María Dolores Segura falleció en el Hospital Torrecárdenas de Almería horas después de recibir el disparo que su mari- dicen que al caso se le está dando una trascendencia exagerada mientras que los de las inmigrantes anuncian que recurrirán ABC MÁLAGA. Los tres policías nacionales encarcelados por un delito de abuso sexual a internas del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Málaga quedaron en libertad provisional sin fianza después de que la jueza que instruye el caso, Elena Sancho, admitiese los recursos presentados por las defensas. Esta decisión, que recurrirán los abogados de las inmigrantes, pone fin a la estancia en prisión durante once días de los agentes, que ya están en Málaga tras salir anoche del centro penitenciario Sevilla II, donde permanecían en un módulo específico para personal de las Fuerzas de Seguridad, dijeron a Efe fuentes de su defensa. Mientras tanto, la Plataforma de Solidaridad con los Inmigrantes reclamó hoy que el hecho de que las mujeres denunciantes de los presuntos abusos sexuales estén en situación irregular en España no condicione que el caso se aclare Sobre la libertad provisional para los tres agentes que habían sido encarcelados, Ruiz apuntó que no sabe si estos policías eran los implicados y si debían estar en prisión aunque añadió que para que la jueza dictara una orden de prisión con esa rapidez el tema debía ser de suma gravedad No hay peligro de fuga Los recursos presentados por los abogados de los funcionarios se basaron en la ausencia de peligro de fuga ya que no son delincuentes sino personas normales, sin antecedentes y que nunca han tenido problemas durante los años que llevan trabajando en CIE Los abogados añadieron que a este caso se le está dando una trascendencia exagerada y que antes se necesitan pruebas irrefutables si bien admiten que los agentes no debieron entrar al módulo de mujeres ni introducir comida. En tercer lugar, los recursos alegaron que los policías no cometieron un delito penal sino administrativo algo que creen que no volverán a repetir porque están suspendidos de empleo y sueldo, no se van a reincorporar a sus puestos y además están destrozados Por su parte, los dos abogados de las seis denunciantes, Jesús Ureña y Jaime Rodríguez, anunciaron a Efe que recurrirán porque ven razones suficientes para mantener la privación de libertad hasta el fin de las diligencias por la alarma social que, según Rodríguez, causa que los detenidos sean policías. Francisco Jiménez Uceda sufrió un fallo multiorgámico do realizó desde una ventana de la vivienda que ambos compartían mien- ABC Un juez encarcela a la niñera del bebé muerto en una bañera en Melilla pese a la oposición de la familia del niño ABC MELILLA. Una empleada de hogar marroquí ha ingresado en la prisión de Melilla después de que el bebé de once meses al que cuidaba, hijo de una conocida familia de empresarios de la ciudad, muriera ahogado en la bañera, informaron ayer fuentes judiciales. El Juzgado de Guardia de la Ciudad Autónoma dictó el miércoles el ingreso en prisión de N. S. de 32 años, quien estaba contratada como empleada de hogar por una familia melillense que regenta varios negocios, entre ellos un gimnasio y una inmobiliaria. Según las mismas fuentes, el pe- queño, que fue enterrado ayer, murió ahogado en la tarde del martes a causa del agua que tragó en la bañera cuando la mujer salió de la habitación y le dejó solo unos instantes jugando en el agua. La familia del bebé, según dijo a Efe su abogado, Felipe Castillo, cree drástica y desproporcionada la decisión del juez y presentará un recurso de reforma contra la prisión ordenada para la cuidadora. Los familiares, que han contratado la defensa jurídica de la empleada, no denunciaron los hechos ante la Policía y consideran que ha sido un trágico accidente agregó el letrado. tras ella estaba sentada en la calle. Había ingresado en estado crítico. Por su parte, Francisco Jiménez Uceda, antes de ser trasladado al centro hospitalario, cumplía condena en la prisión de Albolote después de que el Tribunal Supremo ratificara la condena impuesta por la Audiencia provincial de Granada de 26 años de prisión por asesinato, homicidio en grado de tentativa y un delito de malos tratos habituales. Encarnación Rubio fue asesinada por su marido, que mantuvo una breve conversación con ella antes de atropellarla, a pesar de que sobre éste había dictada una orden de alejamiento por el Juzgado. El 31 de marzo de 2004 en Cúllar Vega (Granada) Francisco Jiménez Uceda embistió de forma frontal contra Encarnación, que fue lanzada al aire y se golpeó contra un muro antes de caer al suelo. Al comprobar el condenado que la víctima trataba de levantarse, volvió a atropellarla por la espalda y marcha adelante y marcha atrás repitió la acción dos o tres veces hasta que se cercioró de haberle causado la muerte, tras lo que emprendió la huida.