Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 4 8 2006 11 IU prueba la relación del PSOE con los concejales de Seseña que apoyan el PAU de El Pocero Tráfico controlará la velocidad de más de un millón y medio de vehículos en las dos próximas semanas El PP dice que la banda no dejará la violencia hasta alcanzar sus fines C. H. MADRID. Las últimas palabras del dirigente batasuno Pernando Barrena vienen a confirmar, a juicio del PP, que el conglomerado Batasuna ETA no piensa renunciar a la violencia, ni va a dejar las armas, hasta que consiga sus objetivos políticos, según señaló ayer la dirigente popular Soraya Sáenz de Santamaría. La virtualidad de las declaraciones de Barrena es que aclaran cómo están las cosas; se puede decir más alto pero no más claro aunque el panorama que describen, a juicio de la responsable popular de Política Autonómica, no es muy halagüeño, dado que ponen de manifiesto que los batasunos cada vez están más crecidos en sus expectativas y confían en que el Gobierno ceda en este proceso Lo más llamativo, para Sáenz de Santamaría, es que es Batasuna la que advierte al Gobierno de que sería un fraude a la Ley de Partidos permitir su legalización por la puerta de atrás Agregó que el Ejecutivo se ha equivocado porque no ha exigido a ETA que deje las armas y la banda no está dispuesta a moverse porque cree que el Gobierno lo hará El agente que pasó el móvil a Elosúa llamó al soplón de ETA, y no al revés Se puso en contacto con el cerebro del chivatazo cuando localizó al cobrador ya concluyó en su auto fechado el 28 de junio que el soplo corrió a cargo de una persona cercana a la operación D. M. MADRID. La reconstrución sobre cómo se produjo el chivatazo policial señala que el agente que pasó el móvil a Joseba Imanol Elosúa llamó primero a la persona que desde el otro lado de la línea alertó al dueño del bar Faisán de que iba a ser detenido por la Policía por formar parte de la red de extorsión etarra. Fuentes de la investigación pronostican que será difícil identificar a estas dos personas, por cuanto el pasado 4 de mayo en la zona de Irún, además de telefónos adscritos a la Comisaría General de Información, había de otros cuerpos policiales, lo que dio lugar a un cruce de llamadas muy intenso, entre otros motivos, porque ese día era el previsto para las detenciones. Fue el propio juez Fernando Grande- Marlaska quien en un auto fechado el 28 de junio situó a una persona cercana a la causa es decir, a la investigación, la autoría de la filtración a Joseba Elosúa. El acusado de ser cobrador de ETA fue detenido por agentes de la Comisaría General de Información el pasado 20 de junio por formar parte de una red de extorsión de ETA de la que eran víctimas empresarios vascos y navarros y que tenía como centro de operación el bar Faisán propiedad del detenido. Marlaska, por aquellas fechas titular del Juzgado número 5 de la Audiencia Nacional, señalaba en el citado auto- -en el que fijó una fianza de 30.000 euros para el dirigente nacionalista Gorka Aguirre por su presunta vinculación con la red de extorsión- -que el filtrador no sólo había transmitido a Elosúa datos específicos y sensibles sobre la causa sino también sobre cómo estaba previsto actuar el operativo policial que el 4 de mayo iba a proceder al desmantelamiento de la red, pero que la existencia del soplo retrasó hasta el 20 de junio. El que Elosúa conociera datos relevantes de la operación llevó al magistrado a precisar en su auto: Lo que implica necesariamente que se los hizo saber una persona cercana a la misma Los investigadores de la red de extorsión tuvieron conocimiento de la filtración porque Elosúa se la contó a su yerno Carmelo Luquín cuando se dirigían a Francia- -para entrevistarse con el también detenido José Antonio Cau- -en el coche del primero, al que la Policía había instalado b El juez Grande- Marlaska Elosúa, el considerado cobrador de ETA, fue detenido el 20 de junio EFE El fiscal estudia abrir una investigación por la presencia de batasunos en los plenos La concejal del PP en el Ayuntamiento de Kuartango (Álava) Ana Salazar, aseguró ayer ante el fiscal de la Audiencia Nacional que en su corporación hay un ex edil de la ilegalizada Batasuna que se sienta como un concejal más y que presenta mociones que son recogidas por el alcalde en el pleno. Según informaron fuentes fiscales, a raíz de estas declaraciones de Salazar ante el fiscal Juan Antonio García Jabaloy, la Fiscalía de la Audiencia Nacional podría abrir una nueva línea de investigación sobre la participación de ex concejales de Batasuna en los plenos de algunos ayuntamientos en el País Vasco. Salazar señaló tras el interrogatorio que en el consistorio hay un despacho que pone la placa de HB pero dijo desconocer si lo utiliza el partido ilegalizado. ciendo es que fuera de la derogación de la ley no hay opciones. El PSOE tiene el control y, por lo tanto, puede realizar y hacer posible ese necesario cambio de ley advirtió. En su opinión, que los socialistas no quieran derogar esa norma no tiene más razón que sus cálculos electorales y consideró que, aunque el PSOE lo va a hacer, lo está retrasando sin fecha por miedos escénicos. Porque le interesa un retraso de la mesa de partidos y está realizando una utilización de la ilegalización para retrasarla Aseguró que la izquierda abertzale no va a aceptar ni apoyar una mesa de partidos que se base en la exclusión de una parte de los vascos Desde el PSOE la respuesta a Batasuna la dio su portavoz en el Congreso, Diego López Garrido, para reiterar que la ley de Partidos no va a ser derogada y que si quieren volver a la legalidad, ya saben lo que tienen que hacer Para participar en la democracia hay que atacar la ley. Esto es lo que le dijo el PSE cuando se reunió con ellos y ésa va a ser siempre la posición. No tiene sentido alimentar más polémicas. La posición del presidente está muy clara, se lo dijo hace unas semanas, la del Parlamento también y además. se lo transmitió el PSE un sistema de escucha. El dueño de Faisán relató cómo fue abordado por un madero -un policía- -que le entregó un móvil para que hablara con un compañero suyo. El contenido de la filtración De la filtración y de su contenido fue informado el juez Grande- Marlaska por el equipo policial- -dirigido por un inspector- jefe- -que él mismo designó para la investigación de la red de extorsión y en el que, por orden del juez, no participó el comisario general de información. En la Audiencia Nacional existe un escrito del inspector- jefe en el que se precisa que el máximo responsable de esta unidad antiterrorista desconocía algunos de los datos que el soplón reveló a Elosúa. Según fuentes próximas a la investigación del chivatazo, el agente que abordó a Elosúa llamó primero- -también a un móvil- -a la persona que alertó al ahora encarcelado y fue en esa conversación entre ambos compañeros cuando uno de ellos pasó el teléfono a Elosúa. Si importante es descubrir la identidad de la persona que puso a disposición de Elosúa un móvil, más trascendente para la propia Comisaría General de Información es conocer la del individuo que alertó a Elosúa con datos específicos y sensibles de la operación. Más aún cuando este interlocutor vinculó el chivatazo a la situación política actual en referencia al proceso de negociación abierto por el presidente del Gobierno con ETA. El juez Garzón, encargado ahora del caso, mostró a Elosúa fotografías de un centenar de agentes de la lucha antiterrorista, pero no identificó a nadie como la persona que el 4 de mayo, el día que se preveía su detención, le abordó en la calle para ponerle en contacto con el individuo que le alertó de su captura.