Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión VIERNES 4 8 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7.28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Mañana en ASPIRINA CONTRA LA INFLACIÓN EMY de Gourmont, que fue cesado de su cargo en la Biblioteca Nacional de París en 1883 por su escaso patriotismo, decía que la política depende de los políticos más o menos como el tiempo depende de los astrónomos Si viviera hoy diría que la inflación depende de los tipos de interés algo así como las lluvias dependen de los meteorólogos. Y lo habría dicho ayer nada más saber que LUIS IGNACIO el Banco CenPARADA tral Europeo subió un cuarto de punto los tipos con la excusa de que es necesario contener la inflación en la zona euro. Es la cuarta vez que los sube desde diciembre de 2005, y los ha dejado en el 3 por ciento, su nivel más alto desde noviembre de 2002. Para oscurecer un poco tan cegadora claridad, JeanClaude Trichet- -el presidente de la institución que manda poco más que los meteorólogos sobre las lluvias, los astrónomos sobre el tiempo o los políticos sobre la economía- -ha dicho que ha tomado la decisión para anclar las expectativas de inflación a medio y largo plazo a niveles acordes con la estabilidad de precios un hallazgo sublime en la bien nutrida jerigonza de eso que llamamos autoridad monetaria. Las subidas del precio del dinero son relativamente eficaces cuando se trata de evitar un recalentamiento económico, pero no cuando la inflación no es de demanda, sino de costes; no es importada, sino estructural; no se debe a la presión de los salarios o el pleno empleo, sino a los déficit presupuestarios; cuando, como explica la teoría del supply- side, no se debe a que el incremento en la masa monetaria excede la demanda de dinero, sino a la incapacidad de regular la economía mediante políticas fiscales, de reducción del gasto público, de control de los salarios o de fijación de tipos de cambio patrióticos Cuando existe una moneda común en economías con muy distinta estructura, en las que entre el 40 y el 80 por ciento de la inflación se debe a los precios del petróleo, la subida de tipos, por sí misma, es tan útil como una aspirina contra el cáncer. R Respuesta de López Aguilar En su editorial de ABC del día 3 de agosto de 2006 se hace referencia a unas supuestas declaraciones mías como ministro de Justicia, en las que habría distinguido- -y llega a entrecomillarlo, como si fuera una cita- -entre etarras irrecuperables y etarras recuperables Esa versión de mis palabras es simplemente falsa. No tiene punto de contacto con las declaraciones que yo realicé el pasado día 26 de julio, con ocasión de una visita a Cantabria, en una rueda de prensa en la que los medios de comunicación me preguntaron expresamente por el impacto que sobre el llamado proceso de terminación de la violencia podrían tener conductas como la del etarra Txapote al que la Audiencia Nacional había condenado ese día a una pena de 82 años de cárcel. Respondí con contundencia que en ningún caso el trabajo que puede efectuar el Gobierno podría tener como objetivo rehabilitar a criminales imposibles e irrecuperables de modo que a los etarras con las manos manchadas de sangre sólo les quedaría cumplir sus condenas. En ningún modo sugerí ninguna contraposición entre unos y otros, ni muchísimo menos- -como he podido llegar a escuchar estos días- ninguna distinción entre etarras buenos y malos Afirmé sin más que los etarras criminales deberán depurar sus responsabilidades penales ante la Justicia. Punto. Juan Fernando López Aguilar, ministro de Justicia La islamización de la enseñanza Publicaba recientemente este diario la intención de Arabia Saudí de adquirir colegios privados en España para reconvertirlos en centros islámicos que eduquen bajo la influencia del Corán y la sharia. Nuestra Constitución restringe la libertad de enseñanza al respeto a los valores constitucionales. No sólo el Corán y la sharia contravienen abiertamente casi todos los derechos humanos, sino que- -en consecuencia- -lo hace también Arabia Saudí. Su Casa Real está acusada de financiar el terrorismo islámico, y su Ministerio de la Religión promueve mezquitas que reclutan jóvenes para la guerra santa. Es un hecho que, como denuncia Oriana Fallaci, Eurabia tiene un peso fundamental en los entramados islamistas, tal y como vimos con la desarticulación de células de Al Qaida en Europa tras los atentados del 11- S. No habría que olvidar tampoco que los autores de los atentados del 7- J en Londres se educaron en aquel país. Por tanto, resulta vital garantizar que quienes llegan aquí, se integren en nuestra cultura de libertades, derechos y respeto hacia los demás. Como miembro del Consejo Escolar del Estado, pido a los propietarios de los centros privados españoles que no cedan sus colegios a países islámicos. Igualmente, pido a padres y alumnos de centros en peligro de ser islamizados que ejerzan toda la presión que les resulte posible. Pido a la Administración que, si un país islámico se hace con colegios españoles, establezca sobre ellos controles que garanticen que no se vulneran en ellos principios constitucionales. Álvaro Vermoet Hidalgo. Madrid Famosas solidarias Isabel Gemio, Cristina del Valle e Icíar Bollaín descubren en Mujer Hoy por qué luchan. Aprovechan su fama de la manera más generosa. Además, en la sección de Amores Prohibicos el ministro británico John Profumo y la bailarina de striptease Christine Keeler provocaron el escándalo que acabó con la carrera política de él, pero a ella la convirtió en un icono. A ¿Van los piratas a los conciertos? Leo con estupor algunas de las afirmaciones que sobre los derechos de autor realizaba el pasado domingo Enrique Serbeto en este diario Elogio de la piratería El señor Serbeto se ventila de un soplido el sistema de derechos de propiedad intelectual, sin ninguna consideración a las reglas y principios que lo inspiran. Lo más preocupante es que realiza un elogio a la distribución ilícita de contenidos protegidos por derechos de autor, rociándolo de un impropio tinte romántico cuando lo califica como piratería Que quede claro, la distribución ilícita de canciones, sea en CD o en internet, está prohibida. Difícilmente puede ser buena para los autores, aunque nada ni nadie obste para que, si quieren, ellos regalen gratuitamente sus canciones y renuncien a sus derechos. Lo que la Ley hace es reconocerles un derecho de propiedad, peculiar en la medida en que recae sobre un bien intangible e inmaterial, pero un derecho de propiedad al fin y al cabo. Tampoco es razonable la idea de que la adquisición ilícita de contenidos protegidos sea buena para los consu- midores. No sé si lo que el señor Serbeto propone es que desaparezca la exclusiva que caracteriza a los derechos de propiedad intelectual o, más bien, una intervención del legislador que ponga un tope a lo que por ellos se puede cobrar. A mi juicio, la primera propuesta sería un disparate, porque desaparecerían gran parte de los incentivos de los autores para crear sus obras. En cuanto a la segunda, constituiría una injerencia sin fundamento, jamás vista, en un derecho de propiedad posiblemente inconstitucional. A la hora de disfrutar las creaciones intelectuales de los autores artistas (en sus diversas formas y modalidades de explotación) hay que pagar. Y el precio viene determinado, como la mayoría de bienes y servicios que consumimos y disfrutamos, por el juego de las fuerzas del libre mercado en un sistema que garantice adecuadamente los derechos de propiedad. Francisco Marcos, profesor del Instituto de Empresa (Madrid) El Defensor del Pueblo debe recurrir El año pasado, los catalanes presentamos más de 1.600 quejas ante el Defensor del Pueblo. Acudir a esta institución se ha convertido en uno de los pocos medios que tenemos los ciudadanos de nuestra comunidad para defendernos de los excesos de la administración autonómica, por ejemplo, en el ámbito lingüístico. A algunos políticos catalanes siempre les ha molestado que el Defensor del Pueblo denuncie sus políticas y han aprovechado la reforma del Estatuto para echarle de Cataluña y transferir sus competencias a un defensor autonómico afín, el Síndic de Greuges. ¿Va a aceptar el Defensor del Pueblo convertirse en el defensor de todos los españoles menos de los catalanes? ¿En qué se quedaría la institución si todas las comunidades hicieran lo mismo? Antonio Peiró Lérida