Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 3 8 2006 65 Economía La conversión de temporales a fijos creció un 132 en el primer mes de vigencia de la reforma laboral Una directiva europea obliga a subastar los activos que se vendan en las opas a Endesa La legislación impediría cualquier acuerdo político para que Gas Natural adquiera centrales de E. ON b Los activos a desinvertir de Ende- sa son un pastel que atrae a todas las eléctricas españolas y también han despertado el apetito de los principales grupos europeos JAVIER GONZÁLEZ NAVARRO MADRID. La desinversión de activos de Endesa que tendrían que realizar tanto Gas Natural como E. ON en el caso de que salgan adelante cualquiera de sus opas sobre esa eléctrica es la clave en estas operaciones. En ambos casos, los activos a enajenar, según los respectivos dictámenes de la Comisión Nacional de Energía (CNE) estarían valorados entre 8.000 y 11.000 millones de euros, y son deseados por el resto de eléctricas españolas y los principales grupos europeos. En estos momentos, no está claro cómo se llevarían a cabo esas desinversiones. En el caso de Gas Natural, este grupo tiene un acuerdo con Iberdrola para la compraventa de los activos de Endesa, compromiso que, aunque no ha sido estudiado por la CNE, sí ha sido vetado por el Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC) La presidenta de la CNE, Maite Costa, dijo la semana pasada que las compañías extranjeras también podrán optar a los activos de Endesa a desinvertir por E. ON, por lo que se deduce que se realizaría a través de subastas. Sin embargo, algunas fuentes apuntan que las negociaciones entre los gobiernos español y alemán para que la CNE diera luz verde a la opa de E. ON prevén un pacto para que Gas Natural obtenga activos de Endesa a través del grupo alemán. Tanto este supuesto pacto como el mencionado acuerdo entre Gas Natural e Iberdrola chocarían con la legislación comunitaria, ya que la directiva sobre servicios públicos- -y las compañías eléctricas prestan servicios públicos- -subraya que cualquier compra o venta de activos se realizará mediante concursos públicos o subastas. Central térmica de carbón de Compostilla que debería vender E. ON HERAS opa de Pernaud Ricard sobre Allied Domecq, en la que Fortune Brands adquirió activos. Otras fuentes afirman que Industria aprovechará el recurso que presente E. ON contra las 19 condiciones impuestas por la CNE a su opa para pactar un ajuste de las desinversiones previstas. Así, a cambio de eliminar la venta de las tres centrales térmicas de carbón nacional de Compostilla, Teruel y Anllares- -prevista en esas condiciones- el Gobierno pediría a E. ON que le vendiera a Gas Natural alguno de los importantes activos que Endesa posee en Iberoamérica: generación, distribución y transporte de electricidad en Chile, Argentina, Colombia, Perú, Brasil y Centroamérica. Con este acuerdo, el Ejecutivo español obtendría el beneplácito de la Comisión Europea al dictamen de la CNE y, por otro, aquella no pondría pegas a la enajenación de activos en esos países. Precisamente, hace unos días se puso en marcha en Panamá el proyecto Siepac- -liderado por Endesa- cuyo objetivo es la construcción de una línea eléctrica de transporte de alta tensión de 1.880 kilómetros de longitud que conectará a los países de América Central (Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala) con Colombia y México. LA CRUDA REALIDAD FERNANDO FERNÁNDEZ Tiene que pasar por la CNE y la CE Además, no hay que olvidar que las desinversiones previstas en las dos opas sobre Endesa deberán pasar todos los trámites administrativos, tanto en nuestro país (CNE, TDC y Consejo de Ministros) como en la Comisión Europea (Competencia) Iberdrola ha defendido su acuerdo con Gas Natural diciendo que la venta de activos se haría con total tranparencia y a precios de mercado, que no vulnera la normativa esapañola y que incluso la Unión Europea (UE) aboga por estas operaciones, como ocurrió en la ensaba aburrirles con las inquietantes perspectivas de la economía internacional pero las cosas que se dicen y escriben sobre la opa de E. ON me invitan a terciar en la polémica con tres conclusiones, como tres tristes tigres de verano, para que mediten bajo este sol abrasador. Primera, la Comisión Nacional de Energía ha perdido cualquier asomo de pudor, imparcialidad y profesionalidad. Lo más grave no es el contenido de su infumable resolución, ni que haya sido aprobada con cuatro votos a favor y cinco abstenciones, sino que a todo el mundo le parece normal que varios ministros estuviesen negociándola el día anterior. Si el decreto que ampliaba expost sus competencias planteaba serias dificultades, la actuación de la mayoría, buscando como niños en la Isla del Tesoro argumentos cada vez más espúreos para llevar a Peter Pan la cabeza de Campanilla, es P efectivamente ejemplo de libro de texto de lo que no se debe hacer. Mejor cerrar la CNE. Si hasta mi buen amigo Juan Urrutia defiende que ya ni el Banco de España ha de ser independiente. Recuperemos el todopoderoso Ministerio de Industria y el INI. Segunda, se impone la idea de que existen espacios reservados a la inversión extranjera, disfrazando groseramente de consideraciones estratégicas la resistencia política a perder capacidad de control económico. Si durante años veníamos predicando las ventajas de una economía abierta sin restricciones, ha bastado que alguien se haya atrevido a intentar comprar sin pedir permiso para que se dispare el nacionalismo económico. La frase mil veces repetida de que estamos vendiendo España a los alemanes antes que a los catalanes, no es sólo una insidia, sino que refleja una actitud profundamente mercantilista de la economía que parecía superada. Y que ignora que España cuenta con poderosas multinacionales en sectores también llamados estratégicos en países cuyos gobernantes estarán sin duda estudiando las lecciones del ca- so, para sacar sus propias conclusiones. Tercera, los accionistas de Endesa son prescindibles, material de deshecho. Pobres incautos que pensaban que compraban una empresa privada, o maliciosos especuladores que hacen dinero con los apagones. El objetivo de la CNE es debilitar la compañía para poder repartir el botín y así compensar a todos los amigos. Premisa que tendría una cierta justificación cuando el comprador potencial era un actor principal en el mercado energético español y se quería evitar una posición dominante. Pero que es injustificable ante un nuevo entrante. El resultado de tanto aprendiz de Maquiavelo es que la causa de la libertad económica ha retrocedido varias décadas en nuestro país, y nuestra imagen país seriamente dañada. Estamos, también aquí, repitiendo debates que ya tuvimos en la Transición y se saldaron con una apuesta decidida por la economía de mercado y la apertura internacional. Sólo un irresponsable puede estar contento con el affaire eléctrico. Que alguien piense un poco este verano.