Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad JUEVES 3 8 2006 ABC Industria multa a Vandellós II con 1,6 millones de euros por un incidente ocurrido en 2004 Se trata de la sanción más alta que se ha impuesto nunca a una central nuclear de nuestro país b Industria atribuye tres faltas graves a los responsables de Vandellós II por un problema de corrosión que afectó a uno de los sistemas de refrigeración de la central J. GUIL BARCELONA. El Ministerio de Industria ha sancionado a la central nuclear Vandellós II (Tarragona) con una multa de 1,6 millones de euros- -la más alta impuesta nunca a una central española- por tres faltas graves cometidas en su gestión del incidente ocurrido el 25 de agosto de 2004 en uno de sus sistemas de refrigeración, concretamente su sistema de agua de servicios esenciales. Este incidente, que obligó a la central a estar parada durante cinco meses y medio durante 2005, fue calificado en su día por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) como el segundo más grave ocurrido en la historia de la energía nuclear en España, tras el accidente de Vandellós I en 1989, que propició el cierre de esta instalación. Según informó el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio en un comunicado, la multa ha sido impuesta mediante una orden firmada por el propio titular del Ministerio, José Monti- lla, según lo establece la ley. En su nota, Industria precisó que se ha optado por aproximarse a los máximos permitidos por la normativa relativa a estos casos. Con todo, el importe de la sanción podría haber sido superior, de hasta 1,8 millones de euros, ya que las faltas graves pueden multarse hasta con 601.012 euros cada una. Según explicó Industria, los sucesos ocurridos en Vandellós II en agosto de 2004 motivaron la propuesta de apertura de un expediente sancionador por parte del CSN por tres incumplimientos calificados como infracciones graves tipificadas en la Ley 25 1964, sobre Energía Nuclear. Tras valorarse las circunstancias que se establecen en el artículo 92 de Ley de Energía Nuclear, en la Orden firmada por Montilla se imponen dos sanciones por valor 525.000 euros y una tercera de 550.000 euros. La primera es por incumplimiento de los términos y condiciones de la autorización o documentos oficiales de explotación y la segunda por la omisión de las medidas correctoras necesarias para el cumplimiento de los preceptos legales o de los términos y condiciones de las autorizaciones, así como la no aplicación de las medidas técnicas o administrativas que con carácter La central de Vandellós II, en agosto del pasado año general o particular pudieran imponerse a una actividad. JORDI ROMEU Falta de comunicación La tercera sanción, de 550.000 euros, es por la falta de comunicación al CSN de los incumplimientos temporales de los términos y condiciones de aquélla, y ocultarle información. Las centrales tienen diversos sistemas destinados a la refrigeración de sus equipos y componentes. Uno de ellos es el sistema de servicios esenciales, que toma agua del mar y tiene co- Los responsables de la instalación recurrirán la sanción, que fue tildada de insuficinte por grupos ecologistas mo misión refrigerar una serie de componentes que, a su vez, refrigeran el núcleo del reactor. El 25 de agosto de 2004 se produjo la rotura de una tubería de agua del sistema de servicios esenciales que al parecer estaba en mal estado de mantenimiento y maltrecha por la corrosión. Según el CSN, este incidente no tuvo ninguna consecuencia para los trabajadores, la población o el medio ambiente, si bien supuso una reducción de los márgenes de seguridad requeridos para la central. Tras conocerse el importe de la multa a Vandellós II, agrupaciones ecologistas como Greenpeace o Ecologistas en Acción, la consideraron insuficiente Por su parte, los titulares de la central de Vandellós II- -Endesa (en un 72 e Iberdrola (28 -anunciaron que recurrirán la sanción impuesta por el Ministerio de Industria. MADRID. Cinco siglos después de su muerte, la Ciencia ha podido confirmar que Carlos I de España y V de Alemania padeció unos terribles ataques de gota y una severa artritis que influyeron decisivamente en su reinado. Sus médicos diagnosticaron su mal a los 28 años, aunque nunca pasó de una mera sospecha clínica. Un equipo de investigadores del Hospital Clínico de Barcelona ha confirmado que el gran emperador tuvo gota en su forma más severa, un mal que pudo acelerar la abdicación de Carlos V y su retiro al monasterio de Yuste, en Cáceres. La demostración se ha realizado con modernas técnicas paleopatológicas que han analizado un dedo del poderoso emperador, tal y como escriben hoy los investigadores españoles en la revista científica New England Journal of Medicine La falange, momificada de forma natural, se encontraba en una pequeña caja en la Sacristía del Monasterio de El Escorial, en Madrid. A su muerte, Carlos V fue enterrado en el Monasterio de Yuste como era su deseo, pero en 1574 sus restos fueron trasladados al monasterio madrileño, y su dedo apartado del resto del cuerpo. Fue un monarca poderoso. En su imperio nunca se puso el sol pero el emperador Carlos V sufrió terriblemente. Científicos españoles han confirmado que padeció una severa gota tras hallar cristales de ácido úrico en un dedo momificado por las alteraciones producidas en el hueso; lo difícil es encontrar los cristales de ácido úrico, la evidencia directa explica. Articulaciones muy dañadas El dolor no abandonó a Carlos V. Sufrió con intensidad y ese dolor marcó muchas de sus decisiones La articulación de la falange básicamente no existía y los daños se habían extendido a los tejidos blandos cercanos. Apenas podría mover el dedo y es más que probable que los depósitos de ácido úrico estuvieran en otras articulaciones asegura Ordi. El estudio español recuerda que el poderoso monarca se veía obligado a permanecer en una silla, especialmente diseñada para apaciguar los dolores de sus articulaciones. En una de las cartas dirigidas a su hija María de Hungría, fechada en 1532, ya le describe sus ataques de gota y en 1553 es incapaz de escribir a Felipe II de su puño y letra. Esta carta no está escrita por mí... los pequeños agujeros- -probablemente úlceras- -de mi pequeño dedo se han abierto de nuevo escribió a su heredero. La gota de Carlos V TEXTO: N. RAMÍREZ DE CASTRO Al conocer la existencia de ese pequeño cofre, los investigadores del Clínico emprendieron los trámites para realizar los análisis que les permitieran confirmar si el emperardor fue gotoso, asmático, tuvo diabetes o murió de malaria, como afirman sus historiadores. La falange del quinto dedo de una de las regias manos viajó de Madrid a Barcelona en el cofre original de terciopelo rojo para someterse a las técnicas más modernas de análisis. El estudio que se publica ahora es el primero de una serie de trabajos con los que los investigadores catalanes quieren cono- cer los padecimientos del emperador. Una información que ayudará a comprender mejor algunos de los acontecimientos históricos de aquella época. De la falange no se pudo obtener ADN, sí se realizaron estudios con microscopía electrónica, rayos X y métodos bioquímicos hasta descubrir los cristales de ácido úrico, característicos de la gota. El hallazgo fue excepcional cuenta Jaume Ordi, investigador de Anatomía Patológica del Clínico de Barcelona. Cuando se estudian restos tan antiguos se puede deducir la presencia de problemas como la gota