Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 40 LOS VERANOS DE LOS 25 MEJORES RESTAURANTES DE ESPAÑA MENS SANA El Celler de Can Roca POR CARLOS MARIBONA ras El Bulli, el otro gran restaurante de Gerona (y de España) es El Celler de Can Roca. La experiencia culinaria en casa de los hermanos Roca no tiene nada que envidiar a la que el comensal experimenta con Adriá. En otro estilo, pero también impresionante. Mientras se concreta el traslado a la vecina Torre del Celler, el actual restaurante sigue siendo un lugar acogedor, pared con pared con el antiguo bar regentado por sus padres. En la sala, Josep Roca dirige con acierto un buen equipo. Gran sumiller, a su cargo está la espectacular carta de vinos. Dado su volumen la presentan en un carrito: una de blancos, otra de tintos y otra de espumosos y dulces. Cada una, un tomo de enciclopedia. La cocina está a cargo de otro de los hermanos, Joan. Hay que ponerse en sus manos y optar por el menú sorpresa, que proporciona muchas, y muy positivas. En El Celler destacan la limpieza de las preparaciones, la nitidez de los sabores y el juego con los aromas para recuperar la memoria olfativa. Una enorme técnica puesta al servicio del disfrute de los clientes. Para que se hagan una idea, entre los platos del menú de esta temporada se encuentra la ostra con destilado de tierra, en la que utiliza la técnica de destilación de sólidos a baja temperatura con un aparato con el que capta los aromas y los diferencia. La ostra, llena de matices, evoca los sabores del mar, y el destilado de tierra sa- T POR MARTA BARROSO Y TERESA DE LA CIERVA Belleza Salvar la retaguardia Nalgas, posaderas, glúteos, asentaderas, trasero, pompis, culo, culete... Denominaciones anatómicas y coloquiales. Unas se refieren a los músculos (glúteos) otras a las porciones carnosas (nalgas) y algunas más al conjunto (trasero) En lo que a la estética se refiere, todo viene a ser lo mismo, y se convierte en una pesadilla para muchas mujeres, especialmente cuando hay flacidez o acumulación de grasa. Para luchar contra esto, principios básicos claros: una dieta equilibrada (baja en grasas y azúcares) y ejercicio cardiovascular. Al menos 20 minutos en 3- 4 sesiones por semana de bicicleta, caminar a paso ligero, correr... Aproveche que está en vacaciones para cumplir los objetivos. Si no... más dura será la caída. Imagen del comedor de El Celler de Can Roca El Celler de Can Roca Dirección: Carretera de Taialá, 40. Gerona. 972 22 21 57. www. cellercanroca. com Días que cierra: Domingos y lunes. Precio medio: 90- 100 euros. Menú degustación: 90, 72 y 45 euros. Calificaciones en las guías: Campsa, 3 soles; Michelin, 2 estrellas; Gourmetour, 9,50; LMG, 9. ABC bores recogidos en la memoria. Y también los espárragos a la brasa, que llegan en una campana que al levantarse deja salir el humo de la brasa aportando los aromas básicos. Extraordinaria la vieira con infusión de algas, lo mismo que el salmonete con arroz de su hígado y mayonesa emulsionada con sus espinas, puro sabor a mar. Magnífica parmentier de pulpitos con humo de pimentón de la Vera. Los pulpitos se sirven sobre un envase de plástico que contiene el pimentón y que deja escapar por un pequeño orificio el humo. Otra vez el juego de sabores y aromas. Como carnes, pichón con fresa, rosas y sándalo, y cochinillo ibérico asado a 70 grados con naranja, membrillo y ajo, otro plato extraordinario. Los postres están a cargo de Jordi, el más pequeño de los hermanos Roca. Destacan los que hace imitando sabores y aromas de perfumes, por ejemplo un Envyn de Gucci, que luego dan a oler. CHIPS DE VERANO POR JOSÉ MANUEL NIEVES BLOG DE PAPEL POR ALFONSO ARMADA Repertorio. Número de papeles que es capaz de representar un sujeto sin que se le note que el atuendo es prestado. En el reino de la lengua, léase idiolecto: conjunto de ilaciones, subordinadas, onomatopeyas y fundas que todo hablante emplea sin que la conciencia medie. Aunque lo intentan, ni siquiera los premios Nobel de Literatura se libran de ese corsé sintáctico más o menos elástico. Da de sí, pero no engaña. Tío Tom. Era de ese tipo de negros no privativo de los negros a quien el jersey azul marino de pico y sin mangas que servía de uniforme del hotel hacía digno de aparecer en una viñeta de Tintín en el Congo Servil, dispuesto a convertise en la alfombra del blanco, al que llama una y otra vez papá con una entonación que subraya su condición subalterna, y que a fin de inspirar una piedad pegajosa se lanza sin que nadie le haya dado vela en su propio entierro a relatar penurias, mendigar compasión para su recua de hijos, haciendo de su alma un erial, dejando su dignidad literalmente a la altura del betún. Sombra. El boxeo me gustaba cuando mi conciencia de la muerte era muy tenue. Pensaba que podría servirme para triunfar en la vida en caso de necesidad. VACACIONES PARA EL MÓVIL. Es difícil, lo sé, pero tiene su lógica. Lo diré sin tapujos, claramente, aunque duela: mientras estemos de vacaciones, hay que dejar el móvil en casa. Y punto. Obtendremos así las siguientes ventajas: no le entrará arena en la playa, causa de muerte segura para todo dispositivo electrónico; no se despeñará desde una roca si estamos de excursión y nos da por el alpinismo de salón; no nos molestará ese compañero de trabajo que no tiene otra cosa que hacer más que preguntarnos dónde demonios hemos dejado ese papel tan importante; no tendremos que estar pendientes de él a todas horas, ni de si nos lo van a robar en cualquier café... Sólo para los más adictos, una concesión: diez minutos por la noche, o quince, lo justo para ver si hay algo realmente importante y hacer, si acaso, una llamadita o dos.