Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 40 LOS VERANOS DE Curva del matadero, lugar donde se pierde su rastro 3 2 20.50 h: Un vecino la sobrepasa corriendo a unos 450 metros de su casa Vivienda de la víctima metros del arcén. Estaba desnuda y levemente tapada. Quien se metió en sus últimas horas contó con diez días de ventaja para pensar cómo la abandonaba y cómo la colocaba, y le cubrió los pechos y las ingles con unas hojas de helecho frescas arrancadas poco antes. La dejó con mimo, no la arrojó a una zanja de cualquier manera, seguro que eligió cuidadosamente el lugar. Y todo eso es tanto como decir que Déborah le importaba insiste el jefe de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Policía, que dirige el equipo de investigadores dedicado al caso. iez días después de que se evaporara su rastro había un cadáver rodeado de incógnitas, pese a la gente que importunó a su familia con pistas falsas y aquellos desalmados que llegaron a pedir rescate. Hasta un niño de 10 años llamó al teléfono de los Fernández- Cervera. Yo lo supe desde el primer día; no necesité diez, por eso creo que se perdieron horas preciosas. Mi hija estaba muy centrada, era un poco reservada, tremendamente ocurrente, con una vena artística describe su padre. No fue estrangulada, no presentaba ninguna presión cervical externa. Una de dos: o fue víctima de una muerte súbita, muy infrecuente pero no imposible, o su corazón dejó de latir por sofocación (pudieron ahogarla con una almohada, por ejemplo) Esta es la hipótesis por la que se inclina la autopsia, sin ser concluyente. La muerte súbita afecta en un 90 por ciento de los casos a bebés y en un 9,9 a ancianos. Déborah, con 22 años, no tenía problemas de salud y sin ser una forofa practicaba deporte con cierta regularidad. Para el forense fue claro que no presentaba ningún signo de violencia. Aparte de estas constataciones, se averiguó que en su cuerpo quedaron restos biológicos- -a posteriori se extrajo un ADN- y que no la violaron. Una pirueta investigadora, nada descabellada, apunta que alguien pudo simular una relación sexual que no habría existido. El lugar donde se halló su cuerpo dista medio centenar de kilómetros del último en que fue vista D y es poco probable que ni siquiera un asesino se hubiera arriesgado a recorrer esa distancia con un cadáver en su maletero. Pero el cuerpo tampoco estuvo en esa zanja antes del hallazgo. No llevaba más de un día, como máximo dos. Y mientras, Déborah permaneció oculta en un sitio oscuro, seco y fresco como evidenciaba su estado en general. Su tumba primera pudo ser un sótano o una cuadra en buen uso no demasiado alejada de esa carretera. En ese tiempo estuvo vestida, al menos con ropa interior, según atestiguaron algunas marcas. El escenario, en el término de O Rosal, no ofreció ayuda a los investigadores- -la inspección ocular la realizó la Guardia Civil que fue quien recibió el aviso- Sólo encontraron un cordón de campo bajo el cuerpo y un preservativo en la zona con su envoltorio. El ADN hallado en esos restos no coincidía con el primero obtenido. Y aquél, a su vez, no tiene dueño; no se sabe a quién corresponde, después de descartar que es el de su novio. rimero se creyó que a Déborah la habían matado, luego lo contrario. Hoy no existe tanta certeza. Los investigadores han detallado a todos los que lo han querido oír que si la chica no fue asesinada no existe delito, pero eso no ha acarreado ninguna confesión ni pasos en falso de quien presuntamente sólo habría abandonado el cuerpo. Si es inocente de un crimen, y tuvo miedo, el tiempo debería haber borrado ese temor. La deducción, por tanto, apunta en sentido contrario. En el último año los investigadores han atisbado una delgada hebra de la que seguir tirando, después de volver del haz y el envés a la familia, amigos y compañeros de Déborah. Despuntan algunas contradicciones y la evidencia de que si la chica tenía algo que ocultar, su prima habría sido la dueña del secreto. Y no fue así. Su cadáver reveló escasísimos detalles, igual que el lugar donde apareció. Pero entonces y ahora sí hay una evidencia. El hombre que sigue oculto está borracho de amor o de culpa. Recorrido de ida y vuelta hacia su casa VIGO d mi Av en i il Playa de Samil Sam de Punto donde se da la vuelta Av eni da Pla ya de Sa l 1 19.30 h: Déborah sale a hacer footing por la playa 20.15 h: Se encuentra con su prima y dan un largo paseo P La joven apareció desnuda, recostada a pocos metros del asfalto Sus tapa partes ín das c tima s on h ojas estaban de h elech o El cadáver estuvo varios días oculto en una estancia seca y con temperaturas ser un sótano, o inc bajas. Pudo luso un arcón FERNANDO RUBIO ELENA SEGURA a d e E u ro p a