Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO JUEVES 3 8 2006 ABC Pese a haber recibido ataques directos de Israel, las fuerzas armadas libanesas no tienen claro su papel en una contienda en la que sólo Hizbolá responde a los ataques hebreos Un Ejército ajeno a la guerra que devora su país TEXTO: MIKEL AYESTARÁN TIRO (Líbano) Estoy seguro de que el Gobierno dará la orden de no permitir que los israelíes invadan el Líbano declaró unas horas antes de la nueva ofensiva hebrea el presidente libanés Emile Lahud. ¿Cómo lo va evitar? Es la pregunta que se formulan la mayoría de ciudadanos, sobre todo del sur del país, que no ven a sus soldados por ninguna parte y siguen sufriendo un día tras otro los bombardeos de Israel. Estas palabras del máximo responsable del país ya las formuló su colega de interior Elias Murr, en los primeros días de la crisis, pero hasta el momento son sólo palabras. A lo largo de estas semanas de conflicto las fuerzas armadas libanesas han sufrido la baja de una decena de sus efectivos. El ataque más grave se produjo en los cuarteles Yahmur y Kfarchima en Beirut, cuando once soldados que dormían murieron y más de cuarenta resultaron heridos al ser alcanzado su barracón por un misil. Estos ataques, sin embargo, no han servido para poner en funcionamiento su capacidad ofensiva. Siguen esperando una decisión política que no llega, pese a que las incursiones terrestres de Israel ya han comenzado al norte y sur del país. La decisión de Beirut, por otra parte, es controvertida, ya que supondría poner al ejército nacional combatiendo junto a la milicia de Hizbolá, que representa a la minoría más importante del país, la chií. de guerrillas con la que Israel de momento no puede. Nuestro papel sería el de cualquier ejército regular, nada comparable a las milicias Las fuerzas armadas libanesas cuentan con unos diez mil hombres, la mayoría pertenecientes a unidades terrestres. La marina y la aviación son cuerpos simbólicos. Disponen de cinco comandos regionales, once unidades mecanizadas, una brigada de guardia republicana y dos regimientos de artillería. Según los últimos informes hechos públicos por el propio gobierno, conservan 205 tanques rusos T- 54 También cuentan con vehículos y equipamiento usado cedido por los gobiernos norteamericano, sirio, francés y británico. Defensa del país Han muerto casi novecientos civiles en estos días de guerra no oficial y el capitán de Tiro recuerda que uno de los objetivos del ejército es precisamente defender el país y a sus ciudadanos de agresiones En el decálogo del ejército libanés también se detalla que las fuerzas armadas intervendrán para hacer frente a las agresiones de Israel en el sur del país Los puestos de control de las carreteras del sur están vacíos y sorprende ver a los militares en sus cuarteles tomando té y viendo la televisión mientras los helicópteros y aviones hebreos sobrevuelan la zona. Lo que no entiendo es por qué nos atacan si saben que no vamos a responder se pregunta este capitán. El lunes mismo, en plena tregua por parte de Israel, un vehículo de su destacamento fue alcanzado por un misil en las cercanías de Naqo- Soldados libaneses apilan los cuerpos de las víctimas de las bombas israelíes AP Los ciudadanos del sur del Líbano no ven a sus soldados por ninguna parte y sufren aún los ataques israelíes Los controles están vacíos y los militares toman té, mientras aviones hebreos sobrevuelan la zona Admiración por la labor de la milicia Nosotros estamos con la milicia. Está claro. Y esperamos que aguanten en la primera línea. Nos mantenemos a la sombra, en segunda fila, esperando que los políticos decidan qué hacer porque la guerra de verdad está en la frontera, al sur. El presidente dijo que si se produce la invasión terrestre vamos a entrar en acción. Somos un ejército pobre, pero lucharemos para defender el país asegura un capitán del cuartel de Tiro, el más importante del sur del Líbano. El capitán prefirió mantener el anonimato ya que la intervención o no de las fuerzas regulares se ha convertido en un tema muy conflictivo. Sus hombres le rodean y todos asienten a las palabras del mando, sobre todo cuando afirma que admiran la defensa que Hizbolá está haciendo del país, son buenos luchadores y están mejor preparados que nosotros. Ellos están haciendo su guerra, una guerra ra. Uno de sus hombres murió y otros tres resultaron heridos y se recuperan de las heridas en el hospital Jabal Amel de Tiro. A la espera de la decisión política que se tome desde Beirut, los soldados se limitan a apoyar a la Defensa Civil y Cruz Roja en las labores de ayuda a la población. Participan en el desescombro de casas para buscar cadáveres y también son los encargados de organizar los funerales en las fosas comunes de Tiro. Por el momento, su intervención activa en esta guerra, no oficial, por parte de sus mandos, tendrá que esperar. Retrasado el funeral por las víctima de Qana Las autoridades sanitarias de Tiro decidieron retrasar hasta hoy o mañana el entierro de 93 cuerpos que permanecen en los camiones frigorífico de los hospitales locales. Entre estos cadáveres se encuentran las 57 víctimas de la masacre de Qana y el resto son cadáveres recuperados bajo los escombros de los pueblos de la región de Tiro. Debido al incremento de los ataques de Israel, consideramos que no se dan las circunstancias de seguridad apropiadas para desarrollar un funeral de estas características y lo cancelamos hasta que sea menos arriesgado declaró uno de los médicos del hospital Al Bass leyendo un comunicado oficial. Las fosas comunes ya están preparadas a las afueras de la ciudad, pero los bombardeos intensos en Rachiriye- -a escasos cuatro kilómetros del lugar de enterramiento- -durante toda la mañana empujaron a las autoridades médicas a retrasar el acto. La pausa de días concedida por Israel fue empleada para la recuperación de cadáveres bajo los escombros de los pueblos de toda la región. Más de cuarenta cuerpos fueron recuperados y en estos momentos las morgues móviles de Tiro están llenas. Este será el tercer entierro colectivo que se celebre en la ciudad. Se trata de un enterramiento temporal ya que cuando termine la guerra las familias podrán reclamar a sus difuntos para llevarlos a sus pueblos. Ahora les toca lo más difícil, aprender a vivir sin ellos.