Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 3 8 2006 Internacional 31 VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO Moratinos apoya el Plan Siniora que no prevé desplegar tropas internacionales El proyecto contempla el fin de la hegemonía de Hizbolá en el sur del Líbano hoy con el presidente sirio. Pedirá que Damasco tenga un papel constructivo en una crisis que puede afectar a todo Oriente Próximo LAURA L. CARO. ENVIADA ESPECIAL BEIRUT. El titular de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se despidió ayer de Beirut con un decidido mensaje de apoyo al llamado Plan Siniora el programa planteado en la cumbre de Roma por el primer ministro Fuad Siniora que prevé el fin de la hegemonía de Hizbolá en el sur y la extensión de la autoridad del Estado sobre todo el territorio con su propio ejército legítimo, así como la retirada de Israel tras la línea azul trazada por la ONU, pero no el despliegue de una fuerza multinacional en la zona. Un plan que catalogó como la base esencial para que el Consejo de Seguridad de la ONU pueda pedir un cese inmediato de la violencia, y que ello genere una dinámica política en la que el futuro del Líbano esté garantizado No pretende, para nada, un llamamiento al alto el fuego que las partes, Israel y Hizbolá, deben acordar dijo Siniora, disimulando la incapacidad de Naciones Unidas para llegar a un acuerdo en ese sentido. El ministro habló en rueda de prensa posterior a una apretada agenda oficial que incluyó una entrevista con el presidente del parlamento libanés, Nabih Berri- -firme aliado de las acciones de Hezbolá- y un almuerzo al que fue invitado por el propio Siniora, en que estuvieron presentes también los jefes de la diplomacia egipcia, Ahmed Abdul Gheit, y el de Jordania, Abdelilab al Jatih. Y en el que, probablemente, los citados representantes compartieron mesa y mantel con miembros del radical chií Partido de Dios, aunque Moratinos rehusó por dos veces confirmar tal posibilidad. b El ministro se entrevista El programa no prevé el despliegue de una fuerza multinacional en el sur del Líbano, rechazada por Beirut y Damasco, pero el ministro sí tuvo que responder a las preguntas sobre la posibilidad de que España participara en tal misión. Es prematuro señaló, y repitió, al igual que en Roma, que dependerá de los términos en que se apruebe la resolución de la ONU. Habrá que plantearse el mandato, el contexto político y militar añadió, y por descontado, el acuerdo del Parlamento. La posibilidad de que este documento- -sin fuerza militar de interposi- ción entre Líbano e Israel- -inspire el proyecto de resolución que prepara el Consejo de Seguridad de Naciones unidas fue objeto de una última conversación informal que mantuvieron espontáneamente Moratinos y sus colegas jordano y egipcio con Siniora, durante la que también se intercambiaron puntos de vista para coordinar discursos dirigidos a Siria, país en el que el titular español se encuentra desde anoche para entrevistarse a lo largo de la mañana de hoy con su homónimo Walid al- Muallen, así como con el presidente Bashar al- Assad, y el vicepresidente Faruk al- Char. Su mensaje- -indicódurante la comparecencia en Beirut- -será que Siria tenga un papel constructivo en esta crisis que puede afectar a todo Oriente Próximo mensaje que puede tenerse como el de la propia Unión Europea porque, según Moratinos, su viaje de hoy es una visita nacional pero se produce en concertación con la presidencia de la UE y el Alto Representante de política exterior Miguel Ángel Moratinos aterrizaba en el aeropuerto de Beirut- -hoy por hoy restringido a los vuelos militares tras los últimos bombardeos- -a bordo de un Hércules de las Fuerzas Armadas Españolas, provisto de un cargamento de ayuda humanitaria procedente de la Agencia Española de Cooperación. Sólo una muestra- -dijo Moratinos- -de amistad y de solidaridad con el pueblo libanés, al que España ya ha donado cinco millones de euros en ayudas. El primer ministro libanés, Fuad Siniora, coge del brazo al ministro español de Asuntos Exteriores a su llegada a Beirut AFP Aceptación unánime Para reforzar su apuesta por el documento impulsado por el mandatario libanés, que constituye una declaración de acuerdo para el alto el fuego sostenida sobre siete puntos, el titular de Asuntos Exteriores insistió en haber encontrado ayer una unanimidad del Gobierno y de toda la sociedad respecto a este Plan Siniora Una unidad que a su juicio constituye uno de los elementos más positivos de su visita y que permite esperar que algún líder religioso pueda aceptarlo dijo en alusión a la perspectiva de que el programa pudiera también recabar el beneplácito de Hizbolá, organización a la que no mencionó. Y a la que las palabras de Moratinos otorgan un reconocimiento como agente de estabilización capaz de sacrificarse por una paz más que discutible. Las gasolineras libanesas guardan combustible para encarecer su precio L. L. C. BEIRUT. La gasolina está disponible en cantidades suficientes, y amenazamos con sancionar a las estaciones de servicio que se nieguen a venderla para incrementar su precio Tan insólito mensaje corresponde al ministerio de Energía y Agua del Líbano, la instancia que ha desplegado toda su capacidad disuasoria para impedir que Beirut se paralice ante la presunta picaresca de los gasolineros locales, a los que acusan de haber optado por guardar la llave del surtidor como quien guarda la gallina de los huevos de oro y acumular sus reservas a ver si la cosa empeora y el valor del combustible se dispara. Nada de lleno, por favor Las estaciones de servicio- -reprocha el Gobierno- -han pillado al vuelo la oportunidad de hacer de este agosto su agosto y han limitado a veinte libras- -unos veinte litros- -el máximo de gasolina que cada coche puede cargar de una vez. Una limitación que está en la calle y que ha traído consigo el fantasma de una crisis petrolera, de paso largas colas de angustiados conductores que esperan horas en los ac- cesos a los dispensarios de carburante y luego se dirigen a otros a por más: ¿y si tenemos que huir? dice el médico Rym Zahim. También ha resucitado el mercado negro al que tanto juego dan las carencias y el miedo. Sesenta litros de bencina por una fortuna de cien dólares era el cambio en el comercio clandestino de ayer. Una cuestión de avaricia, según los reproches de la Administración. Pero hay otra versión. Dicen que hay reservas por todas partes, pero nadie sabe dónde se lamenta el médico Faud, que escapó a tiempo del derrumbe de Haret Hreik. Vendemos poco porque queda muy poco explica el jefe de una gasolinera, que todavía no sabe que Siria ya se ha ofrecido al Líbano para suplir la escasez con sus reservas estratégicas. Hasta Naciones Unidas está trabajando para permitir el tránsito seguro de barcos petroleros.