Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional JUEVES 3 8 2006 ABC Degüella a su mujer en Granada y le asesta 174 puñaladas antes de suicidarse El agresor había estado internado varias veces porque sufría depresiones b La víctima no había denunciado nunca al marido, aunque sí había contado a la Policía Local las discusiones con su pareja de la que estuvo un tiempo separada ABC GRANADA. Sangre, horror y un intento desesperado de defensa de la víctima. Eso es lo que se encontró el martes por la noche en la casa del matrimonio Fernández González en la localidad granadina de Salobreña donde tras forzar la puerta de la vivienda se hallaron los cuerpos de la pareja. Según la Guardia Civil, el marido mató a su mujer y luego se quitó la vida. Amancio Rufino Fernández, de 37 años, degolló a María Dolores con un cuchillo jamonero, supuestamente se sentó a horcajadas sobre su cuerpo y le asestó 174 puñaladas, tal y como reveló la autopsia. Él mismo se causó después 90 heridas y llegó a utilizar hasta tres cuchillos de cocina. Amancio había salido del hospital hace unos diez días, según sus vecinos, después de otro ingreso a causa de las depresiones que padecía. Tampoco esta vez había denuncias por malos tratos contra el agresor, al menos no por escrito, según confirmó a Efe el alcalde de Salobreña, Jesús Avelino Menéndez. Sin embargo, María Dolores González, de 49 años, había acudido en varias ocasiones a la Policía Local para alertar de discusiones con su pareja, pero sin dar un paso más. No existía, por tanto, ni denuncia ni solicitud de orden de alejamiento o protección, según explicaron fuentes del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) si bien la pareja estuvo un año separada aunque después reanudó la convivencia. el padre de Amancio volvió a las nueve de la noche a la casa de Salobreña intuyendo lo peor. Josefa Murcia, una vecina de la pareja, contó que el abuelo decidió romper la puerta porque la televisión estaba encendida pero nadie respondía Fue él quien halló los cuerpos de su hijo y su nuera. Ella estaba en el pasillo junto a un cuchillo jamonero y su marido tendido junto a la puerta del dormitorio. La imagen era dantesca y horrorosa, con mucha sangre por medio y los dos cuerpos señaló el jefe de la Policía Local de Salobreña. Los agentes de la Guardia Civil advirtieron desde el primer momento que ambos cadáveres tenían muchísimas heridas de la cabeza a los pies pero la confirmación de las autopsias es demoledora: 174 puñaladas ella y 90 cortes y puñaladas en muñecas, cuello, pecho y estómago, él, según el Instituto de Medicina Legal de Granada. Es un número elevadísimo e inusual admiten fuentes de la investigación. La víctima presentaba junto a las señales de ensañamiento, heridas de defensa causadas en un intento desesperado de frenar la furia del agresor. María Dolores González regentaba un puesto de golosinas en el paseo marítimo de Salobreña hasta hace un año cuando lo dejó para atender a su marido que se encontraba de baja por depresión. Una prima de Amancio y vecina de la pareja manifestó que la familia presentía que podía ocurrir algo porque él estaba enfermo desde hace varios años, sufría grandes depresiones y entonces se volvía agresivo por lo que estuvo varias veces internado en un hospital Esta allegada no descartó que hubiera existido algún episodio de maltrato previo que María Dolores no queiso denunciar por el gran amor que sentía por su marido En lo que va de año han muerto 44 mujeres víctimas de la violencia de género. Entrada de la casa donde ayer se encontraron los cadáveres del matrimonio de Salobreña EFE Información para divorciarse Pero mucho antes de que María Dolores recurriera a la Policía Local- -aunque de forma no oficial- -había acudido al Instituto de la Mujer hace seis años para asesorarse sobre trámites de separación; eso sí en ningún momento dijo que fuera víctima de malos tratos y, por supuesto, no había pedido ayuda. Lo que no era ningún secreto era la enfermedad que padecía el agresor, según sus allegados. El martes el hijo de la pareja, de once años, salió de su casa, en la calle Fuente de Salobreña pasadas las nueve de la mañana para asistir a unas clases de informática. Fue el último que vio con vida a sus padres. A las once volvió, pero no pudo abrir la puerta que estaba atrancada desde dentro así que optó por irse con sus abuelos paternos. Los padres de Amancio se extrañaron. Pensaron que el matrimonio podría haber ido a un pequeño cortijo que tenían donde no era infrecuente verlos últimamente. Ni su hijo ni su nuera estaban en el campo por lo que Se arroja por un puente en Tenerife tras estrangular a su esposa y dar 800 euros a su hijo CE CASTRO SANTA CRUZ. Con una concentración silenciosa la sociedad canaria mostraba ayer su repulsa y estupor después de hacerse público el fallecimiento de la tercera víctima de violencia doméstica en el Archipiélago. La autopsia practicada al cuerpo de una joven de 34 años desveló que falleció asfixiada por estrangulamiento como se insinuó desde un principio. La joven ya llevaba cuatro horas muerta cuando fue encontrada en el baño de su casa por agentes de la Guardia Civil en un municipio del norte de la isla de Gran Canaria, Arucas. Su agresor, de 40 años, después de acabar con la vida de su pareja optó por suicidarse saltando al vacío desde un puente en el barranco El Juncal, pero antes, según Efe, tuvo tiempo pa- nieto; y el 9 de mayo, otro varón apuñalaba a su ex pareja para huir posteriormente y ser apresado varios días después en la isla de La Gomera. Otro caso, en Tenerife El Instituto Canario de la Mujer anunció que se personará como acusación particular en la causa que se siga por esta nueva muerte y prestará ayuda psicológica y legal al único hijo de la pareja y a sus familiares. Lo anunció en una jornada trágica ya que el asesinato de María del Rosario no fue el único suceso acaecido. Además, un hombre de 47 años intentó acuchillar a su mujer en Santa Cruz de Tenerife y ahora se encuentra en estado grave por las heridas que él mismo se originó con un arma de fuego. Al parecer, después de agredir a la mujer, el hombre, con síntomas de haber ingerido alcohol, se encerró en la habitación y posteriormente se oyó una detonación. La mujer ya ha sido dada de alta, pero el marido sufre heridas en el maxilofacial inferior con pérdida de dientes y heridas en la lengua. ra entregar 850 euros al único hijo de la pareja, que cuenta con ocho años de edad y que ha quedado bajo la custodia de sus familiares. Como suele suceder en estos casos, los vecinos no escucharon ni vieron nada y no ocultaban su consternación por lo sucedido. Así, a medida que se iban conociendo los datos sobre la noticia aumentaba su estupor, ya que todos coincidían en que parecía un matrimonio normal Por este motivo, la única explicación que atendían a dar es una locura transitoria del marido. De este modo, María del Rosario se convierte en una víctima más, la tercera- -todas en Gran Canaria- de una lista que no deja de crecer. El 10 de abril un hombre de 85 años acuchillaba a su esposa doce años menor que él y que era encontrada herida por su