Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 8 06 EN PORTADA Ortega Cano Su vida sin Rocío (Viene de la página anterior) que te crees que no es verdad, que ha sido un mal sueño y que en cualquier momento va a aparecer. He sido testigo del cariño sincero que le tienen a Rocío, no solamente en Chipiona y en España, sino en distintos lugares, como en Miami, Colombia, Venezuela, Cuba y toda Hispanoamérica. Las muestras de apoyo a toda la familia han sido constantes. No tenemos palabras para agradecer a toda Chipiona, a toda Andalucía y a España entera, las muestras de cariño. -Gentes de distintas partes de España y del extranjero han llegado al cementerio a llevarle flores a Rocío. -En el cementerio la visitan diariamente miles de personas que le llevan flores. No le han faltado en todo este tiempo. Pero se ha dado un caso precioso, lleno de amor. Una joven inválida que vive en Santander le había pedido a sus padres que la única ilusión de su vida era ver personalmente la tumba de Rocío Jurado y hace unos días ha visto cumplidos sus deseos. Es un acto tremendo de cariño hacia la persona de Rocío. ¿Hasta que punto Rocío Jurado cambió el rumbo de su vida? -A mí me da hasta risa cuando oigo decir que Rocío y yo estábamos a punto de separarnos. Era lo Ortega Cano y Rocío Jurado daban siempre en público muestras de amor contrario. Rocío y yo íbamos fermentando nuestro amor día a día. Yo me entregué a ella totalmente, hasta abandoné un poco mi profesión por amarla cada día más. Rocío era una mujer con tantas virtudes y tenía tanto amor que ofrecer, que cambió toda mi vida para bien. Todo el tiempo que hemos estado juntos ha sido muy bonito. -Su vida hoy la comparte entra la familia y el campo... pero, ¿sigue estando Rocío Jurado presente en ella? ÁNGEL DE ANTONIO -Sí, y estoy encantado de tenerla presente cada momento del día y de la noche, porque la echo de menos muchísimo, porque no estoy totalmente seguro de que todo esto sea todavía una realidad. Rocío ocupa mucho espacio en mi vida, porque todo está lleno de su olor. Las habitaciones de Madrid todavía huelen a los aromas de Rocío. El otro día la niña Gloria Camila me dijo- -porque, tanto aquí como en Madrid, dormimos los tres juntos- Papá, huelo al olor de ma- El diestro, rodeado de admiradores que quisieron fotografiarse con él