Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid MIÉRCOLES 2 8 2006 ABC Decimos que nuestra dieta es variada y le damos un notable alto. Sin embargo, si rascamos en esas palabras nos encontramos con almuerzos de media hora escasa, padres que se culpan de la obesidad de sus hijos y constantes menús fuera de casa Mi almuerzo mal, gracias TEXTO: SARAH ALLER MADRID. Nuestros niños están gordos, nosotros huimos de las dietas equilibradas y cada vez comemos peor y más rápido. Es el perfil de una familia tipo que se sienta en Madrid a la mesa. El problema, que cada día se agudiza más, según los expertos, parece sin embargo que no va con nosotros y, además de comer mal, somos unos falsos. Así lo refleja una encuesta realizada por la Consejería de Sanidad, en la que los madrileños no dudan en elogiar su dieta y la de sus hijos. Dicen que es rica y variada, propia de un notable alto. Pero si se rasca un poco en esas palabras, la realidad es bien distinta. Los padres reconocen que tienen la culpa de la obesidad de sus hijos, admiten que ellos mismos no toman fruta ni verduras y su ranking de comidas fuera de casa no para de crecer. Estas y otras afirmaciones han sido recogidas por el Observatorio de la Alimentación de la Consejería de Sanidad, que ha elaborado un estudio a partir de las entrevistas realizadas a 2.000 madrileños en marzo y abril. Hábitos de alimentación de los madrileños ¿DÓNDE COMPRAN? (Datos en porcentaje) ados Supermerc dos y Merca barrio e tiendas d rcados 14,9 Hiperme ados rmercuento Supe desc 3,2 ntes s ambula t 0,2 Mercado e Intern 0,1 oras as 24 h 0,4 Tiend Otros 55,2 54,2 42,3 Por edades... Mientras los jóvenes (18- 30 años) realizan sus compras en los supermercados e hipermercados, los segmentos de edad por encima de los 45 años prefieren los mercados y tiendas tradicionales se dedica a este ritual es cada vez menor. Según el informe, dedicamos 36 minutos al día a la comida de lunes a viernes. Ese margen se amplía un poco los fines de semana, hasta alcanzar los 46 minutos de media para el almuerzo. Ese maratón culinario al que nos sometemos cada día pasa factura y, de hecho, incluimos este asunto entre las cuentas pendientes para mejorar la calidad de nuestra alimentación. En primer lugar, los madrileños destacan la necesidad de aumentar el consumo de frutas y verduras. Después, el tener más tiempo para almorzar y, por último, algo tan necesario como reducir la ingesta de grasas. Comer fuera de casa Tres veces y más de 14 euros La encuesta también pone en evidencia nuestra tendencia a comer fuera de casa. Según las afirmaciones de los madrileños, un tercio de la población come tres veces a la semana fuera del hogar. Según se asciende en el escalafón social, este hábito aumenta- -un 51,5 por ciento de los ciudadanos de clase social media y alta reconoce que almuerza en restaurantes- -y más de la mitad de los jóvenes de 18 a 30 años también se suma a esta práctica. El establecimiento más utilizado es el restaurante, seguido del comedor de empresa y de los almuerzos en plena calle. Cada día que los madrileños deciden no volver a casa al mediodía para comer, el bolsillo se resiente. De hecho, el gasto por término medio que efectúan esa jornada se eleva a 14,31 euros. Obesidad infantil Los padres tienen la culpa La percepción que tienen los madrileños de la alimentación de sus hijos no deja de ser una paradoja. Dicen que su dieta es muy buena y le dan un 7,9 sobre un baremo de 10 puntos. Sin embargo, cuando se habla de obesidad infantil no les queda más remedio que entonar el mea culpa y el 82,4 por ciento reconoce que es responsabilidad suya. Ellos, dicen, son los principales culpables de que sus hijos engorden de forma peligrosa, aunque apuntan también a la publicidad como responsable de promocionar constantemente malos hábitos alimentarios. En la encuesta, los comedores escolares salen bastante bien parados. Algo más de la mitad de los menores los utilizan y, según sus padres, la dieta que ofrecen se merece una nota de 7,4 sobre 10. Según la viceconsejera de Salud Pública, Belén Prado, Sanidad evalúa los menús escolares y si hay desviaciones en la dieta se asesora a los colegios. A pesar de todo, los platos de los más pequeños carecen de muchas cosas. Según los estudios de Salud Pública, su dieta es hipergrasa, con un alto contenido en colesterol, deficitaria en hidratos de carbono y fibra y excesiva en carnes, embutidos, bollos y precocinados. COMIDAS FUERA DEL HOGAR (de lunes a viernes) Hombres Mujeres Se dedican 36 minutos al día a la comida de lunes a viernes 45 40 35 30 25 20 15 10 5 0 41,7 25,1 Los días que los madrileños comen fuera de la casa se gastan por término medio ese día 14,31 euros 13,6 %7,1 11,1 9,1 Limitados en la mesa El colesterol y la hipertensión La mala alimentación ocasiona problemas de salud y éstos limitan nuestra dieta. Es la pescadilla que se muerde la cola. Este hecho queda patente en las respuestas de los madrileños. Un 21,5 por ciento de ellos lleva una alimentación condicionada por complicaciones de salud. El ranking de enfermedades lo encabeza el colesterol, seguido de la hipertensión, la diabetes y las úlceras o cualquier dolencia de estómago. Además, el 0,7 por ciento de los encuestados reconoce sufrir alguna alergia alimentaria. Las más frecuentes son al pescado- -el 26 por ciento de los alérgicos- -y a la lactosa y ciertos tipos de fruta- -un 13,3 por ciento cada una- Desayuno Comida Cena LA ALIMENTACIÓN EN LOS COMEDORES ESCOLARES Niños entre 3 y 12 años que comen en el colegio ¿SE FIJA EN LA INFORMACIÓN DEL ETIQUETADO DE LOS ALIMENTOS? SÍ 55,7 44,3 El grado de satisfacción de los padres con la comida que sus hijos reciben en el colegio es de 7,4 (sobre 10) NO 18,9 Un maratón culinario 36 minutos de media para almorzar De momento, las tres comidas básicas se respetan- -desayuno, almuerzo y cena- -y más del 90 por ciento de los madrileños afirma que se sienta a la mesa tres veces. Sin embargo, el tiempo que 81,1 Lee habitualmente PEDRO SÁNCHEZ Mujeres frente a hombres Compran y cocinan el doble Tal y como se desprende del informe, las mujeres siguen llevando el peso de la dieta familiar. Por término medio, los madrileños dedican una media de No lee habitualmente Nada satisfecho Totalmente satisfecho