Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2 8 2006 Internacional TRASPASO DE PODERES EN CUBA 25 Raúl Castro, hermano del dictador Felipe P. Roque, ministro de Exteriores Ricardo Alarcón, preside el Parlamento Carlos Lage, miembro del Buró político Con EE. UU. presionando desde hace décadas por un cambio hacia la democracia en la isla, una carta de Fidel pone fin a los interrogantes sobre la sucesión. Cuba afronta esta nueva etapa entre el optimismo y el miedo. El esperado cambio llega a dedo CRISTINA JIMÉNEZ MADRID. Ni los 75 años que acaba de cumplir su hermano ni las dudas sobre su sucesión han asaltado a Fidel Castro en el momento de nombrar a los hombres que le sustituyen provisionalmente al frente de las responsabilidades y sus múltiples cargos en Cuba. Un tiempo de reposo alejará al dictador de la escena política inmediata y al margen de una presunta recuperación, el momento de la sucesión ha llegado. El proceso se inició con la carta firmada de su puño y letra leída por su secretario personal en la televisión cubana. A través de la misiva traspasa sus poderes como jefe de Estado y de Gobierno a su hermano menor, Raúl Castro Ruz, y a un puñado de hombres que desde hace más de una década desempeñan altos cargos. Estos nombramientos no son fruto de la casualidad: todos los hombres que relevan de forma provisional a Castro en sus funciones son miembros del Comité Central del Partido Comunista y varios forman parte del Buró Político. El hermanísimo no estará solo en el reto de sustituir a Fidel en el poder. A su lado están el partido comunista y los cuerpos armados cubanos. Raúl Castro, ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) goza de un amplio apoyo de esta institución y en el Ministerio del Interior, dirigido por Abelardo Colomé, hombre de su confianza. Pero hay que tener en cuenta que las FAR no sólo significan el control militar. La mayoría de los coroneles y generales designados por Raúl manejan gran parte de la infraestructura turística y de la producción agroalimentaria, y en su sistema industrial se han ensayado nuevos esquemas productivos con el objetivo de extenderlos al resto del país. Poder económico y militar se unen en la figura del hermano pequeño, y este puede haber sido uno de los factores determinantes en la elección de Castro. Si hace tan sólo unos meses el cambio suponía una incógnita, a partir de ahora la situación deberá clarificarse. Resta saber el grado de dureza con que el sucesor va a manejar las instituciones cubanas, apoyado por destacados miembros de la política interna. Brian Latell, experto político, afirma que es muy probable que si Raúl asume definitivamente las riendas del país, puede que opte por dar más pan y menos circo Pido al Comité Central del Partidoy a la Asamblea Nacional del Poder popular el apoyo más firme a esta proclama Con estas palabras Fidel marca las directrices a segir y tilda de histórico el actual proceso de reparto poderes, dejando a su hermano al frente de los pilares básicos de la dictadura cubana. Raúl asume las funciones de primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, las de comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el cargo de presidente del Gobierno de la República. se dedicarán a atender las tareas de educación y salud pública que formalmente llevaba hasta ahora Fidel Castro. Machado Ventura es el organizador del PCC y Balaguer es ministro de Salud. Esteban Lazo, un joven de 61 años nombrado hace dos años ideólogo del PCC, pasa a compartir con Machado Ventura la dirección educativa. Como sus compañeros de Educacióny Sanidad es también miembro del Buró Político, Lazo está considerado un punto intermedio entre la generación que fundó el partido en octubre de 1965, y la última, que encabeza Lage. Otro de los dirigentes que prestará apoyo al pequeño de los Castro en la etapa que se inicia es el presidente del Banco Central, Francisco Soberón, un hombre en ascenso, y el canciller Felipe Pérez Roque, el más oportuno de los políticos cubanos para interpretar a Castro. Todos ayudarán a Lage en la gestión de los fondos para esos programas. Todo sigue igual Pero hay cosas que invariablemente no van a cambiar, o al menos no de forma significativa a corto plazo. Para el profesor Jaime Suchlicki, del Instituto de Estudios Cubanos y Cubano- Americanos de la Universidad de Miami, lo que ha ocurrido es una sucesión de facto Raúl Castro ya estaba dirigendo el país. El momento actual es especialmente díficil para una oposición en la sombra, a la que EE. UU. en su Comisión para Ayuda a una Cuba Libre ha definido sociedad civil independiente en la isla en referencia a la disidencia interna. La Administración norteamericana sabe que ninguno de los dos Castros va a intentar modificar la relación bilateral con la Administración Bush y que el objetivo de Washington de impulsar un cambio hacia la democrácia no será nada fácil. Nunca lo fue con Fidel y tampoco lo será con Raúl. No hace mucho, en la conmemoracióndel 53 aniversario del asalto a los cuarteles de Moncada y Carlos Manuel de Céspedes el 26 de julio, el dictador lanzaba con ironía una afirmación: Que no se preocupen los vecinitos del Norte, que no pretendo ejercer mi cargo con 100 años y apuntaba con ella a la existencia real de un proyecto de sucesión, según varios analistas. Y es que no en vano, la influencia estadounidense en el cambio va a ser crucial cuando empiecen a trascender más detalles de la hoja de ruta establecida por Fidel para su sucesión. Mientras tanto, las autoridades norteamericanas y el propio pueblo cubano- -curado de espanto después de casi cincuenta años de dictadura- -han decidido darse un margen de espera. Sólo los cubanos del exilio, en Florida y en Europa, se sienten libres para expresar su júbilo porque ya acarician la realización de su sueño. Atado y bien atado Un sucesor, un séquito de apoyo En papeles secundarios y en un segundo plano aparecen otras figuras. Carlos Lage es un pediatra de 54 años, que nunca ejerció la medicina y en cambio fue el artífice de las reformas de apertura económica que permitieron a Cuba aliviar la crisis de los 90. Carlos Lage, conocida figura política, es vicepresidente del Consejo de Estado, secretario del Consejo de Ministros y de su Comité Ejecutivo a cargo de la economía, además de miembro del Buró Político del partido comunista. En sus manos tendrá el actual programa energético, centro de reciente atención internacional debido a la posibilidad apuntada por varios analistas de encontrar petróleo en la isla. Los también médicos José Ramón Machado Ventura y José Ramón Balaguer, de 74 y 75 años respectivamente, considerados comunistas ortodoxos, Periodo de reposo La operación quirúrgica mantendrá alejada a Fidel de sus múltiples cargos, por lo que se ha visto obligado a delegar provisionalmente mediante una nota. Raúl Castro. El hermano menor del dictador asume las funciones de primer secretario del Partido Comunista de Cuba, comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, y presidente del Consejo de Estado y del Gobierno de la República. El programa de Salud Pública pasa a José Ramón Balaguer Cabrera, El programa de Educación queda a cargo de los compañeros José Ramón Machado y Esteban Lazo. El programa de Revolución Energética pasa a ser responsabilidad de Carlos Lage, que junto con Felipe Roque y otros altos cargos serán los encargados de constituir una comisión que gestione los fondos para estas políticas.