Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional TRASPASO DE PODERES EN CUBA MIÉRCOLES 2 8 2006 ABC Los festejos en Miami contrastan con la cautela de la Administración Bush Vigilancia redoblada ante la posibilidad de un gran éxodo de refugiados b La legendaria Calle Ocho se con- Como a todo ser humano, le deseo que se recupere E. C. A. G LAS PALMAS. El presidente del Gobierno central, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, manifestó ayer a su llegada a la isla de Lanzarote, en la que pasará tres semanas de vacaciones, que no cabe efectuar ninguna manifestación de corte político en este momento en el que corre peligro la vida de un ser humano El jefe del Ejecutivo español aseguró, durante una comparecencia ante los medios de comunicación, no disponer de más datos sobre el estado del dictador cubano al margen de los que ya se han dado a conocer públicamente en las últimas horas El líder socialista insistió en que lo primero es desear que Fidel Castro salga lo antes posible de este trance, que es lo que se le desearía a cualquier ser humano que se encontrase en las mismas condiciones No obstante, José Luis Rodríguez Zapatero sí que hizo alusión a otras declaraciones que se han escuchado a lo largo del día (por ayer) y que según valoró el máximo dirigente del Estado están totalmente fuera de lugar, por ser muy poco respetuosas vierte en una ruidosa celebración no carente de lágrimas, teorías conspirativas y algunos destellos de escepticismo PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL MIAMI. La primera transferencia de poder por motivos de salud realizada por Fidel Castro ha sido recibida en Miami con un festejo popular, espontáneo, ruidoso, continuado y pacífico en el que miles de exiliados cubanos no han ocultado su alegría ante un intuido final de casi medio siglo de dictadura comunista. La famosa Calle Ocho- -epicentro de la más popular oposición anti- castrista concentrada en la Pequeña Habana- -se ha convertido en un espontáneo baile con repetidos brindis y caceroladas, desfile de banderas cubanas, despliegue de cláxones, gritos de Cuba, Cuba, Cuba algunos fuegos artificiales y caribeñas demostraciones de una muy poco ocultada alegría propagada por el boca a boca, los teléfonos móviles, cadenas de correo electrónico y los activos medios de comunicación locales. Dentro de este colorista mosaico no ha sido muy difícil encontrar exiliados de edad que han reaccionado con lágrimas y melancolía ante una noticia, a su juicio, todavía incompleta, pero que llevaban no años sino décadas esperando. Pero también, como no podría ser de otra forma en Miami- -ciudad rehecha desde 1959 por toda la iniciativa e ímpetu que huyó de la isla caribeña y que ahora alberga una población de cubano- americanos estimada en 650.000 personas- no han faltado teorías conspirativas y reacciones de escepticismo. Desde la posibilidad de que el comandante ya esté muerto hasta recordatorios sobre los constantes rumores que han venido fomentando falsas ilusiones. Pasando también por algunos vengativos deseos de una agonía lenta y dolorosa para el protagonista absoluto de casi medio siglo de historia cubana. Se da la circunstancia de que el presidente Bush, dentro de sus continuos esfuerzos electorales por cultivar al decisivo Estado de Florida, visitaba Miami este lunes justo antes de trascender la enfermedad del dirigente cubano. En una entrevista con la popular emisora Radio Mambí, el ocupante de la Casa Blanca insistió en que si Fidel Castro desapareciera por causas naturales, tenemos un plan para ayudar a que la gente de Cuba entienda que existe un mejor sistema que en el que han estado viviendo Según estimaciones demo- La Pequeña Habana vivió ayer una muy poco ocultada alegría por parte de los exiliados cubanos La Casa Blanca anunció que continúa trabajando para el día en que llegue la libertad a Cuba gráficas, un setenta por ciento de los once millones cubanos en la isla solamente han conocido durante sus vidas el régimen castrista. Justo hace tres semanas, una comisión presidencial detallaba un programa multimillonario de dólares para respaldar a organizaciones no gubernamentales en Cuba y complicar en lo posible la anticipada sucesión entre los hermanos Castro. En la publicación de ese informe, que contempla asistencia a las fuerzas armadas cubanas para adaptarse a una transición democrática, Bush recalcó que EE. UU. trabaja activamente para que llegue el cambio a Cuba, sin esperar simplemente a que ese cambio se produzca Ante la posibilidad de un gran éxodo de refugiados, la Guardia Costera ha adoptado una posición vigilante pero sin llegar a ordenar una alerta o activación de refuerzos. Bajo las preferentes regulaciones federales, un ciudadano cubano que logra poner pie en territorio estadounidense tiene derecho a que se le reconozca inmediatamente estatus de refugiado. Uno de los principales temores asociados con una crisis en Cuba o debilitamiento del régimen es una salida masiva de refugiados. Sin muchos comentarios Toda esta exuberancia popular en Miami ha contrastado de forma casi abismal con una extremada cautela de la Administración Bush. Peter Watkins, portavoz de la Casa Blanca, se limitaba ayer a indicar que el Gobierno de Estados Unidos permanece atento a la situación y aunque no podemos especular sobre la salud de Castro, continuamos trabajando para el día en que llegue la libertad de Cuba Similares pronunciamientos se dieron por parte del Departamento de Estado, que no anticipa por la anunciada transferencia de poderes en La Habana ningún cambio político sustancial, incluido el embargo decretado hace cuatro décadas por la Administración Kennedy. Dos mujeres bailan en el barrio de la Pequeña Habana en Miami para celebrar el traspaso de poderes provisional AFP