Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MIÉRCOLES 2 8 2006 ABC AD LIBITUM VISTO Y NO VISTO ZAPATERO Y ZIEGFELD DMITIDO el supuesto de que todos servimos para algo, sólo nos queda averiguar cuál es la gracia de José Luis Rodríguez Zapatero. No conviene para ello confundirse con la grandeza del instante. Antes de aparecérsenos como presidente del Gobierno, estuvo muchos años, desde 1986, discretamente agazapado en un escaño del Congreso de los Diputados y, confundiéndose con el paisaje, llegó a secretario general del PSOE sin ningún derroche de pensamiento, palabra o acción. Ahora dosifica sus presencias, mide sus palabras y escatima sus ideas; pero, si bien se mira, es un maestro del espectáculo. Más que MatíasColsada o, quizás, tanto como Florenz Ziegfeld. M. MARTÍN Del mismo modo que FERRAND Ziegfeld, desde Broadway, renovó el espectáculo musical del mundo entero, Zapatero, desde La Moncloa, no le anda a la zaga en la modalidad de espectáculo político. La sutil propuesta de que, para las próximas municipales, sea Javier Solana quien le dispute a Alberto Ruiz- Gallardónla Alcaldía de Madrid equivale a organizar, a quince asaltos, una pelea como la mítica entre Cassius Clay y George Foreman. Lo nunca visto. Algo que, si llega a producirse, puede aliviarnos el monumental bostezo al que nos tiene sometidos la práctica política nacional, tan gris y previsible, tan reiterativa y hueca, tan estéril. Habrá que ir pensando en escribir las vidas paralelas de Zapatero y Zeigfeld. El americano debutó como productor, siendo todavía un alumno de primaria, con el anuncio de una actuación acrobática de peces invisibles. Cobró un par de centavos a cada uno de sus compañeros y, ¡ale! todos pudieron ver una redonda y brillante pecera llena de agua cristalina. Igualito que Zapatero, sin más diferencia fundamental que la del precio. Zeigfeld, hace más de un siglo, inventó, con todo lujo, algo parecido a las más modestas revistas de Celia Gámez, y, entre vedetes y cómicos, levantó el ánimo de una sociedad abatida con la justificación de enseñar las piernas de las chicas para enaltecer a la mujer americana Nuestro líder, por la vía de la paridad, ha sexado el Consejo de Ministros e introducidoen nuestras vidas cómicos tanarrolladores como Pepiño Blanco o Pasqual Maragall, y magos tan estelares como Alfredo Pérez Rubalcaba. La fantasía al poder. Si prospera la iniciativa de Zapatero, Gallardón y Solana, un gran fajador y un fino estilista, pueden reverdecer entre nosotros la afición por la lucha democrática, tan decaída por el uso ramplón y el abuso de la propaganda. El poseedor del título y el teórico aspirante tienen maneras y parroquia, así que menos pactos de sobremesa y más acción bajo los focos. Algo que le vendrá muy bien al patio nacional y que, ojalá, podría repetirse en dos docenas de alcaldías principales, y en las diecisiete autonomías del capricho constitucional. Hace mucho tiempo, más de dos años, que no me emocionaba tanto una propuesta del líder socialista. FLAMENQUITO menco Por el gusto andaluz de la antítesis- -le expliI uno quiere saber de flamenco, tiene que preguncaba Pemán- es decir, celebrar una cosa diciendo la tarle a Santos, el de la minicervecería O Santos, contraria. Viene don José con su esposa, voluminosa y en la madrileña avenida Donostiarra. Pero si uno real hembra: ¡Se acuesta solo don José! Pues lo mislo que quiere es bailarlo, entonces tiene que bajar a la mo: como los gitanos son morenos, casi negros, como playa de Punta Umbría y pedir una cigala en El Tabla. tizones, les llamaron, por cuchufleta, flamencos alu ¿Sabe usted lo que es bailar con el diablo a la luz de la diendo a los rubios y blanquecinos que de Flandes vinieluna? Pues tome por el talle a esa cigala- -nada que ver ron a España con Carlos V. Y Cocteau prosecon Bebo Valdés- piola de los crustáceos, y ságuía: En España se persiguió la doctrina de los quela a bailar a la luz de la luna. hebreos como se persiguió la doctrina de los luteFlamenquito, pues, no es uno de esos zapatearanos o calvinistas. Y se persiguió por ser, todo dos yihadistas de Juanito Goytisolo y Gema eso, herejía. Es decir, no una doctrina que se estiMartín, los Fred Astaire y Ginger Rogers de la ma falsa como la de los indios o los chinos, que zarzamora entre la intelectualidad. nadie persiguió nunca, sino una falsificación del Y flamenquito tampoco es Gallardón, terror de cristianismo que se presentaba como ortodoxa y los skaters y príncipe de ese relativismo que Joseph Ratzinger ha combatido con inteligencia IGNACIO RUIZ verdadera. La herejía es una calumnia religiosa. QUINTANO ¿No te parece? y belleza renacentistas, aunque, al lado del glaAl día siguiente, Pemán hubo de emplear toda la mour de Alicia Moreno, ¿qué significa la cultura de Jojornada en localizar a un fotógrafo que había retrataseph Ratzinger? Es verdad que Gallardón subvenciona do a Cocteau, que acababa de ingresar en la Academia un taller de orgías para el fomento de los tríos, cuando el Francesa, bailando con la Terremoto de Cádiz. Una acto sexual, según Freud, es, siempre, un problema de pena, quemar las fotos, porque las manos de Cocteau cuatro. Claro que el trío queda más flamenco. A Ruano, -Pemán sólo había conocido unas manos tan plástique quería saber si el ballet era gitano, o era siquiera cas en Antonia Mercé para bailar y en Pío XI para flamenco, le dijo Pastora Imperio: bendecir- -habían alcanzado el grado máximo de su- -No, señor. No puede serlo. Sólo hasta tres personas, exhibición estética. como máximo, pueden conjuntar una cosa gitana. Más Ahora, para echárselas de realidad nacional, es decir, ya es una verbena. de señora jamona y tobillera, la izquierda andaluza, con En un paseo de julio por el sevillano barrio de Santa el morro que la caracteriza, ha decidido postularse coCruz, Cocteau, que era el invitado, conversaba con Pemo madre del flamenco, al contrario que su colega, la mán, que era su anfitrión, de cómo a los judíos les gustaizquierda catalana, que reniega de él y condena, incluban esas calles tortuosas y sombrías. so, la venta de flamencas, por ordinarias, lo que explica- ¿De qué huían los judíos, Pemán? la histórica alegría de esa izquierda por el golpe primo- -Del calor. rriverista. El propio Pemán tiene contado cómo en un Cocteau creía en la teoría de Máximo Kahn, según la baile que dio en el jardín el duque de Abrantes se empecual los judíos importaban a España el canto propio de ñaron en que el dictador se asomara a ver un poco un las sinagogas de Europa, donde no eran perseguidos; y tablao flamenco que actuaba en un rincón del boscaje, para poderlos cantar y, al mismo tiempo, lograr una con Chacón, el señor Manuel Torres, la Niña de los Peicoartada frente al peligro o la sospecha, les hacían letras nes... Don Miguel estuvo apenas unos minutos ante la cristianas en español. Y los cantaban por las aceras, hajuerga y se apartó, resumiendo así su dictamen: ¡Esto ciéndolos muy sonoros y visibles, al pasar las procesioes una ordinariez, aquí y en Pompeya! nes, lo cual dio por fruto la saeta. Ahora, ¿por qué fla- A S -Entonces, cualquier español que padeció la dictadura de Franco, si hoy no traga la utilización por los socialistas de la Historia, ¿ustedes lo consideran franquista?