Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 1 8 2006 43 California se desmarca de Bush en el cambio climático y las células madre Científicos de EE. UU. desarrollan la primera vacuna contra la obesidad El fármaco actúa contra la hormona que provoca la sensación de apetito con éxito en ratas y aunque aún no está preparada para su uso en humanos abre una nueva estrategia en la lucha contra la obesidad N. R. C. MADRID. Aún está lejos su aplicación en humanos, pero un grupo de investigadores estadounidenses han desarrollado lo que podría ser la primera vacuna contra la obesidad. Los científicos del Instituto de Investigación en La Jolla (Estados Unidos) cuentan hoy en la revista Proceedings cómo el nuevo fármaco es capaz de prevenir la ganancia de peso y la acumulación de grasa sin variar la alimentación, al menos en ratas. El tratamiento redujo el peso sin variar la dieta por lo que parece que podría ralentizar el aumento de peso sin cambiar los hábitos normales de alimentación. La nueva vacuna utiliza tres antígenos que reconocen diferentes zonas de la hormona grelina, una de las hormonas implicadas en la aparición de la obesidad. Segregada fundamentalmente por el estómago y el duodeno, grelina provoca la sensación de apetito y disminuye el gasto de energía y la descomposición de la grasa. Los investigadores desarrollaron tres antígenos que reconocían diferentes partes de esta hormona de la obesib La vacuna se ha probado Un reloj genético cerebral se activa con las comidas Investigadores de la Universidad de Texas Southwestern (EE. UU. han descubierto que la alimentación activa genes temporales en una parte determinada del cerebro, el núcleo hipotalámico dorsomedial. Los investigadores hicieron este descubrimiento a través de un experimento en el que entrenaban a ratones para que comieran a horas distintas de las habituales. Incluso cuando dejaba de aparecer la comida a las horas establecidas, los genes se activaban a la hora de comer. Los expertos explican que cuando la comida se encuentra accesible, la fuerza más fuerte que controla la actividad es la luz. de anticuerpos y una reducción de la hormona en sangre, sin alterar la alimentación. Las ratas tratadas no comían o bebían de forma diferente que los roedores utilizados en el estudio como control. Una nueva estrategia Los autores del trabajo reconocen que aún está lejos el día en que se pueda desarrollar una versión de esta vacuna eficaz para humanos. Pero confían en que la vacunación es una vía factible para luchar contra la plaga en la que se ha convertido la obesidad en el siglo XXI. Si se consideran los conocimientos sobre los mecanismos de control del metabolismo, el almacenamiento de grasa y el peso corporal y esos principios se utilizan para producir vacunas, podrían aplicarse en el tratamiento de la obesidad escriben. Desde hace años se sabe que la hormona grelina es la responsable del hambre, de la necesidad de ingerir comida que se siente cada cierto tiempo. En experimentos con ratas se ha visto cómo inyecciones de esta hormona llevan a los animales a comer más y a engordar. En un trabajo reciente con personas obesas que se sometieron a una reducción de estómago, se comprobó cómo los niveles de esta hormona se reducían tras pasar por el quirófano. La hormona ascendió, en cambio, en los obesos que optaron por perder peso con ejercicio y dieta y obtuvieron peores resultados. El máximo responsable del servicio de reproducción de Dexeus insiste en que la indicación de este novedoso tratamiento se limita a un perfil muy concreto de pacientes: Mujeres con diagnóstico de síndrome de ovario poliquístico, con antecedentes de hiperestimulación ovárica o que no puedan recibir tratamientos en los que se necesite usar hormonas estimulantes dad. Cuando se administraron a ratas, dos de estos antígenos se unieron a una forma activa de grelina e indujeron la formación de anticuerpos contra la hormona. Las ratas vacunadas mostraron un menor aumento de peso que los animales control. En el estudio se asegura que las reducciones de peso se asociaban con los niveles presentes