Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 1 8 2006 Madrid 35 Las colas en las taquillas de Iberia en Barajas fueron ayer la imagen más repetida en el aeropuerto madrileño ÁNGEL DE ANTONIO Cientos de pasajeros reclaman en Barajas por retrasos en vuelos y sobreventa de billetes La compañía Iberia centró la mayor parte de las protestas de los viajeros de seguridad del aeropuerto fueron ayer los que montaron su huelga por las condiciones indignas en las que trabajan en las pistas M. DÍAZ MADRID. Barajas vivió ayer su particular día negro en el inicio de las vacaciones de verano. Cientos de pasajeros hicieron cola ayer ante las oficinas de Iberia para reclamar por los retrasos que les hicieron perder vuelos posteriores o por sobreventa de billetes, en una jornada de regreso y comienzo de vacaciones de verano en la que hay previstos 1.242 aterrizajes y despegues. La compañía explicó que los problemas que denuncian se deben a la suma de la gran afluencia de pasajeros que hay con motivo de la operación salida de vacaciones y los desajustes que aún provoca la huelga de El Prat. El aeropuerto madrileño tenía previsto operar ayer 1.242 vuelos con 192.392 plazas ofertadas, lo que supone la mayor cifra entre el pasado viernes y el próximo miércoles, 2 de agosto, según informó AENA. En estos seis días Barajas operará 7.028 vuelos con más de un millón de plazas ofertadas por las compañías aéreas. La mañana de ayer se caracterizó por la gran afluencia de viajeros en todas las terminales, especialmente en la zona de salidas. Hubo largas colas en los mostradores de facturación de las compañías y en los controles de acceso a la zona de embarque. Iberia congregó ante sus oficinas de atención al b Los vigilantes cliente a cientos de pasajeros que demandaban una solución tras perder vuelos por haber llegado con retraso a Barajas o tras sufrir una sobreventa de billetes overbooking en sus vuelos con destino a Argentina, México, Ecuador o Costa Rica. Estos pasajeros fueron enviados a hoteles hasta la salida del vuelo si- guiente al mismo destino, que en la mayoría de los casos no será hasta hoy. Una de las pasajeras que acababa de reclamar explicó a Efe que debía volar el domingo a las 16,30 horas de Madrid a Venecia, pero el vuelo se esfumó, desapareció de las pantallas, y nadie nos informó ni nos atendió hasta las once de la noche, cuando nos moviliza- mos, y entonces nos dijeron que volaríamos al día siguiente a las diez de la mañana. Pero en el momento de embarcar, no todos los afectados entramos en el vuelo, a pesar de que supimos que había plazas libres en business por lo que cada cual buscó una solución, y yo opté por viajar esta tarde en business pagando mucho más, porque voy a un curso Iberia ofrecía a los pasajeros que habían tenido problemas con sus vuelos a Venecia o Bolonia hacer el viaje a través de Barcelona, lo que algunos no aceptaron porque no sabemos cómo está la situación allí tras la huelga, y lo mismo nos quedamos colgados según comentaron a Efe. Por otra parte, ayer le tocó el turno al colectivo de los vigilantes de seguridad para montar su huelga y denunciar las condiciones laborales extremas e indignas con que la compañía Prosegur opera para Iberia en las pistas de Barajas. Cuarenta vuelos sin seguridad El coordinador delegado de Alternativa Sindical, Juan Antonio Bejarano, apuntó que el paro motivó que unos 40 aviones de la compañía estuvieran sin vigilancia mientras esperaban en tierra. Cualquier persona- -apuntó- -podría haber accedido a ellos sin ningún tipo de control Desde Iberia en cambio aseguran que sus vuelos han estado custodiados al cien por cien como diariamente Bejarano aseguró que el 60 por ciento de los trabajadores secundaron la huelga y que el resto no lo ha hecho porque en esta profesión es muy fácil que te despidan y muchos no quieren arriesgarse Los vigilantes reivindican con estos paros que no se cumple su horario legal, llegando a tener jornadas laborales de 12, 16 y 24 horas consecutivas, y denunció que existe un gran número de vigilantes ilegales debido a las condiciones laborales que se ofrecen a los empleados.