Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid MARTES 1 8 2006 ABC SE DICE SE COMENTA SIMANCAS ELIGE DENIA No hay tanto misterio: Rafael Simancas ha elegido Denia para su lugar de descanso veraniego, donde tratará de cargar las pilas para una vuelta al trabajo marcada por la proclamación de varios candidatos locales y el inevitable debate sobre el estado de la Comunidad. Eso sí, el líder socialista deberá protegerse de las fotografías para así evitar, como ocurrió el pasado mes de agosto, que un aficionado captó uno de sus movimientos en la piscina del hotel y llegó al móvil de Esperanza Aguirre vía Francisco Granados. MADRID AL DÍA MÁS AMISTADES DE EL POCERO Francisco Hernando ha elegido la vía de diversificar su amplio círculo de amistades. El Pocero convertido en personaje nacional y ahora de descanso en Mallorca, no sólo ha sabido codearse con políticos que pisan alfombra de poder, sino también lo ha venido haciendo con reconocidos empresarios y ex- deportistas. Incluso, con alguno de éstos ha llegado a cerrar una jugosa operación inmobiliaria, con edificio en venta de por medio, que ha intensificado sus relaciones. Incluso hasta han compartido viaje en avioneta. HACIENDO DE TURISTA RAMIRO BUENO LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Coches en las aceras Pensaba acompañar esta carta con alguna ilustración, pero me he preguntado: ¿Quién no ha visto un coche encima de las aceras en Los Arroyos? Estoy convencido que ninguno de las personas que dejan sus coches subidos en las aceras de Los Arroyos dejarían los mismos encima de una acera en Madrid capital. ¿Quizás sea que allí son sancionados y aquí no hay quien los sancione? También me pregunto cuánto van a durar las nuevas aceras que están realizando de arena compactada con la moda de subir el coche en las mismas. Fran Lorenzo Baldeo de calles Me dirijo a Uds. con el fin de que puedan ayudarme. Soy una vecina del barrio de Lavapiés, concretamente de la C Argumosa, que desde hace más o menos 3 meses reclama un camión de baldeo. Sí los he visto en la Ronda de Atocha, justo donde está el Reina Sofía, pero de ahí para arriba no hay manera. Fui al Ayuntamiento y su respuesta fue que debido a la sequía no pasan con tanta frecuencia, pero no solo no pasan desde hace un año, sino que en la Castellana pasan a diario. Y yo me pregunto, ¿será cierto que la sequía es solo para unos cuántos? Mis reclamaciones ya no son contestadas y la calle cada vez huele peor. Gloria Gil ABC Carretera de los pantanos. Que una de las polémicas más sonadas en la Comunidad sea sobre si unos excrementos aparecidos en la M- 501 sean de lince o de gato habla por sí solo del nivel de politización que tenemos que aguantar. Hombre, ¿no sería más sensato que alguien pensara en parar de una vez la sangría de vidas en esta vía? ¿Qué pensarán las familias de las víctimas? Juan J. Jurado DIMES Y DIRETES DESDE MADRID, DESDE ESPAÑA tar mirando hacia delante, hacia n verano más, el sol agosarriba, hacen falta anclajes en la teño caldea las tierras de raíces más sanas, para avanzar, la piel de toro, mientras, para crecer, España es sequía, peel éxodo en toda dirección señala ro también promesa de que volvecaminos para el descanso, el camrá la lluvia bendita, ha visto la bio de ocupación, la vida familiar sonrisa de las alimañas en cámareencontrada, o el encuentro con CÉSAR ra judicial, imposible apartar esa uno mismo, o, tal vez, sólo la huiNOMBELA imagen de quienes han querido da de la rutina, se busca apurar robar el futuro de tantos, qué imlas horas y recuperar, recobrar presionante ver cómo es la cordiafuerzas para seguir, son tiempos lidad- hasta la ternura, para los suyos- de soñados que sabemos pasarán rápido, pequienes mataron destilando odio, hay ro que llenan todo, cuando se ven como que luchar para seguir confiando, habrá una promesa de libertad plena, para penjusticia para bien de nuestro futuro, hasar, ejercitar, soñar, cada cual a su modo, son muchos los que se van, pero muchos los que no pueden, que el disfrute no se reparte por igual, como tampoco la capacidad de encontrarlo en lo poco o mucho que nos es dado, así será un nuevo verano, igual o diferente, pero ahora nuevo, nuevo para todos, tal vez el mejor, el de los encuentros o los propósitos definitivos. España, nosotros, necesitada, necesitados, de referencias, nadie puede vivir sin motivaciones, hay un futuro que afron- U brá ocasiones para el trabajo de todos, para la vida abierta a lo nuevo, al conocimiento, a la convivencia, cada uno de nosotros quiere su parte de futuro, en sus manos, desde este rincón del mundo en que nos toca vivir, quienes fueron delante de nosotros supieron mirar al mundo global, proyectar sueños y ambiciones, sepamos pensar en quienes vienen, son horas nuevas, tiempos nuevos, muchos seguimos preguntando qué pasó hace poco, y confiando en saberlo alguna vez, para mejor mirar hacia adelante, entre todos y para todos, es hora- siempre lo espara creer que podemos aspirar a lo mejor, como nación, como democracia, como sociedad abierta. Catedrático de la Complutense e entrada muchos ya visten el uniforme que era hasta hace poco exclusivo e identificativo del turista: chanclas, bermudas y plano en la mano. Su indumentaria está igualada y en demasiadas ocasiones supera las trazas antiestéticas más birriosas del guiri. En cuanto al plano se hace necesario tanto a foráneos y vecinos de Madrid. Convertida ésta en la leyenda de la ciudad sin nombre que está por escribir, con cortes y desvíos en líneas de Metro, autobús y salidas ratoneras por la M- 30. Al abordaje parece el grito de combate de las hordas turísticas, con sus pantalones piratas, arrastrando los pies entre zanjas, y marchando en grupo a la plancha por el sol y a la hora que más calienta. Los únicos que permanecen a la sombra este verano son los encarcelados por la corrupción de Marbella. El turista es un ser indefenso, expuesto a sufrir peligros mayores en cualquier ciudad que si se atreviese a cruzar el desierto del Gobi, o navegar por el Amazonas sobre una colchoneta. Todo ciudadano normal suelto en el extranjero sufre el síndrome del zombi fotográfico, el cual no descansa en paz hasta agotar todas las posibilidades de sus cámaras de fotos y vídeo. Y mira que se fotografían cosas feas. Cualquier monumento a quien apenas se presta atención en las ciudades propias, es salir fuera y ponerse a inmortalizarlo con frenesí, solo o en compañía de otros. Lo mismo sucede con la ingente compra de souvenirs. Auténtica colección de pequeños horrores repartidos por todo el mundo desde la gran fábrica planetaria que es China. El caso es tener constancia de haber ido a los sitios, habiéndolos fotografiado y comprado recuerdos, de los cuales uno no sabe que hacer con ellos al llegar a casa. A veces, y aunque usos y hábitos han cambiado del landismo hasta acá, la belleza femenina y las vanidades de conquista masculina actúan como catalizadores, dando ganas de ofrecerse a ser guía o esclavo de esas mesnadas de extranjeras blancas, sofocadas y jugosas. Le sale a uno el lujurioso Harpo Marx persiguiendo rubias teutonas y eslavas. Dijo Poncela que cómo mejor estaban las rubias era con patatas. O simplemente crudas, que con buena voluntad y hambre son todas tiernas. D