Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO MARTES 1 8 2006 ABC Por experiencia, Israel sabe con qué facilidad puede perderse la batalla de la propaganda aunque se gane la guerra. Lo mismo puede estar ocurriendo en esta ocasión Más maraña en el conflicto árabe- israelí TEXTO: VALENTÍ PUIG ENVIADO ESPECIAL JERUSALÉN. En la terraza del Hotel King David de Jerusalén aterrizan los actores de la diplomacia de puente aéreo estén invitados o no. Simon Peres ha convocado a un grupo de comentaristas europeos para decirles que se puede negociar la paz; no se puede negociar el terror. Mientras Hizbolá dispare, Israel se defenderá. No tenemos deseo de ocupar parte del Líbano, sólo que Hizbolá se vaya de la frontera. Sabíamos que Hizbolá tenía allí arsenales pero no atacamos si no se nos ataca. Privaticemos la paz, fundemos una paz económica Con su porte acreditado de sabio de la tribu, más hombre de palabra que de acción, Peres es el viejo maestro que plantea ecuaciones geoestratégicas con claridad, como si diese los titulares hechos. El cuarteto del mal por ejemplo, sirve para englobar a Hamás y a Hizbolá, a Irán y a Siria. A pocos metros de la rueda de prensa de Peres, dignatarios de la comunidad internacional sacan sus fórmulas de la chistera o reanudan la tradición del pesimismo trágico para interpretar los males del Oriente Medio. Son escasos los indicios de un nuevo Oriente Próximo y muchos los atavismos del viejo Oriente Medio. Centenares de mujeres sirias protestan en Damasco contra Israel por la matanza de Qana Hizbolá, en 1982, de la mano de clérigos chiíes libaneses que se identificaban con la revolución de los ayatollás en Irán y que habían recibido las lecciones de Jomeini en su exilio iraquí. La pregunta, ante todo ese caudal de factores, es si hay tiempo y lugar para una nueva estrategia en Oriente Medio que logre generar coexistencia y acabe con el terrorismo de grupos como Hizbolá. Por ejemplo: no existe en Jerusalén unanimidad sobre la capacidad de duración de los actuales regímenes de Irán y Siria. La apuesta de Siria con Hizbolá es muy fuerte, posiblemente para reafirmarse en el Líbano después de su reciente retirada. Es una incógnita saber si todavía es posible una futura implicación de Siria en el conflicto. Irán lideraría indudablemente AP Un arco chií frente al suní Tras la intervención en Irak, que comenzó en 2003, viene reapareciendo la posibilidad de un arco chií desde Persia hasta Siria- -de minoría hegemónica alauí pro- chií, alineada con Irán en la guerra contra Irak- -pasando por Irak y un Líbano inmensamente endeudado, ante un frente suní en el que destacan los países de Egipto, Jordania o Arabia Saudí, inicialmente críticos con Hizbolá, aunque ahora deban considerar hasta qué punto el curso posterior del conflicto agita poderosamente las masas árabes contra Israel. Yemen y Argelia, por ejemplo, piden la condena de Israel. En ese vivero nació Con Zapatero, nada Los Estados Unidos y el Líbano han mantenido unas buenas relaciones, entre otras cosas, si se considera la naturaleza de Estado tapón entre Siria e Israel, que es el destino fatídico de la buena gente libanesa. Por lo demás, el documento sobre Estrategia de seguridad Nacional de marzo de este año especifica que los Estados Unidos no pueden afrontar ningún desafío mayor por parte de un solo país como el de Irán No puede sorprender a nadie que, dados sus actuales compromisos militares, Washington se muestre reacio a implicarse en una fuerza multinacional que ocupe el sur del Líbano, desplazando a Hizbolá. En cuanto a las Naciones Unidas, la actuación en la frontera entre Líbano e Israel ha sido de una inoperancia notoria y prácticamente perjudicial. En la Unión Europea, es Francia el país que, con mejor o peor influencia histórica, pretende un rol de peso dada su tradicional vínculo con el Líbano. Un analista estratégico de la Universidad de Jaffa cree practicable una implicación internacional en el Líbano: Una fuerza internacional que esté dispuesta a matar y a morir. Quizás se pueda persuadir a Siria de que cambie sus alianzas, reduciendo sanciones. Están en el tablero las alturas del Golán. No le corresponde a Condoleezza Rice ir a Siria, sino a otros. Anda ahora con vagas ideas pero aparecerá un plan más concreto. ¿La Unión Europea? Según cual: con la de Merkel y Blair se puede hacer alguna cosa, con Zapatero, nada el arco chií, a ser posible con armamento nuclear. Al sobrevolar las franjas centro y sur de Israel en un helicóptero de la organización The Israel Project tanto la magnitud geográfica como histórica del Oriente Próximo emergen más allá de la calima entre vergeles, de las áridas lomas, de los campos de recientes combates, huellas de conflagración y cicatrices de unas divisorias que cruzan Gaza, de los remotos Altos del Golán, del desierto de Negev. Contigüidad hostil de parques tecnológicos y boquetes que usaron las bombas- suicida para llegar a Tel Aviv en taxi: puestos de observación a un lado, perforación de largos túneles para el ataque en el otro. A poca distancia de la valla de seguridad dotada de infrarrojos, frente al perfil de la ciudad de Gaza, en un punto de vigilancia del Ejército israelí, los carros de combate rugen: dicen los soldados que van a enviarlos a la frontera libanesa. Un mundo árabe lastrado Historia calcinada, palmerales, mojones de la muerte: todo en medio de un mundo árabe lastrado por la autocracia y el arcaísmo, por el nacionalismo radical, el desierto de tigres (Elie Kedourie dixit Hizbolá quiere destacar en el reparto de papeles. Un factor sustancial es el precio del barril de petróleo en un mercado tan volátil con el presente y con el dato tan prosaico de los 19 millones de barriles que pasan cada día por el Golfo Pérsico.