Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO MARTES 1 8 2006 ABC PULSO DIPLOMÁTICO os islamistas han aprendido que es estúpido enfrentarse a una potencia occidental de forma convencional. Para compensar nuestra superioridad tecnológica utilizan tácticas inteligentes, como situar sus centros de mando y control, sus arsenales o sus baterías en zonas urbanas. Son conscientes del rechazo al uso de la fuerza en nuestras sociedades y, más aún, del impacto que produce entre nosotros la muerte de inocentes. Administrando bien este tipo de situaciones pueden pasar de ser percibidos como agresores a agredidos. Si a este hecho sumamos el que Europa teme que el conflicto del Líbano derive en una FLORENTINO guerra regional y que PORTERO está dispuesta a que Israel asuma riesgos elevados a cambio de que se calmen las aguas, nos encontramos ante un escenario ideal para que Hizbolá gane esta batalla. De entrada, buena parte de la comunidad internacional ya ha reconocido a Hizbolá como parte del conflicto, a pesar de que es un grupo terrorista, de que es un instrumento desestabilizador al servicio de Irán y de que hay una resolución del Consejo de Seguridad que exige su desaparición. No es de extrañar que tanto Hizbolá como el conjunto de las fuerzas políticas libanesas reconozcan el triunfo de esta organización. Están sufriendo muchas bajas, pero a cambio reciben un reconocimiento internacional que refuerza su posición política, el papel de sus protectores- -Siria e Irán- -y además dificulta el proceso democrático libanés. No deja de ser humillante que algunos gobiernos árabes hayan mantenido, de hecho, una posición más firme frente a Hizbolá que la siempre claudicante y apaciguadora Europa. El alto el fuego se ha convertido en el objetivo de la diplomacia occidental. En sí no resolvería nada, no sería más que un alto en el camino. Como tampoco tiene sentido reforzar los cascos azules que vigilan la frontera, pues los misiles de Hizbolá podrían pasar por encima de sus cabezas y caer sobre las ciudades de Galilea. Para que el alto el fuego resultara eficaz debería ser el primer paso en un plan aceptado por los dos Gobiernos afectados: Líbano e Israel. La clave está en la desaparición de las milicias de Hizbolá. Si el Gobierno del Líbano asume ese compromiso, si está dispuesto a enviar su Ejército al Sur, entonces estaremos en la vía correcta. Para ayudar en este cometido podría desplegarse una fuerza multinacional, en la que deberían estar presentes destacamentos de Estados árabes, como Marruecos, Egipto y Jordania. Tanto Israel como Líbano cometerían un gravísimo error si aceptaran un arreglo que no incluyera la desaparición de Hizbolá, pues tanto la independencia y la democracia del país del cedro como la seguridad del Estado judío dependen de que la larga mano de los fanáticos iraníes y las pretensiones anexionistas sirias se vean truncadas. L Majwa Salhub se recupera ayer en el hospital Jabal Amel de Tiro de las heridas sufridas el domingo en Qana Los doce supervivientes de la masacre de Qana se recuperan en hospitales de Tiro. Dos misiles acabaron con la vida de casi todos sus familiares y ahora les toca lo más difícil, aprender a vivir sin ellos No escuché nada, todo ocurrió en un segundo TEXTO Y FOTO: MIKEL AYESTARÁN TIRO (LÍBANO) He perdido a mi hija Ezena, de seis años. A mi hermana, a mi hermano... Mi mujer y mi otro hijo descansaban conmigo en el primer piso y por eso nos hemos salvado. No ha salido nadie con vida del sótano y todo fue tan rápido que ni siquiera escuché la explosión. En un segundo estaba dentro de una enorme nube de polvo y así se terminó todo Mohamed Salhub, su mujer, Rabab, y su hijo de cuatro años, Hassan, comparten habitación en el hospital Jabal Amel de Tiro. La sonrisa del pequeño Hassan, de cuatro años, es lo único que les mantiene vivos. Nunca vimos milicianos de Hizbolá en el pueblo. Qana es feudo de Amal, no entiendo la razón del ataque, no tiene ningún sentido lamenta Mohamed entre sollozos. Las habitaciones están vacías. No tienen a nadie que les cuide. Nadie que les visite. Son las dos familias más famosas del país en estos momentos, pero no hay nadie junto a ellos. Sus ojos están secos de tanto llorar. Ali Salhub ha perdido el habla. No tiene ánimo para decir una sola palabra. Está tumbado y mira al infinito con las manos sobre el pecho. Respira, pero está muerto. Muerto de pena y de dolor, como el resto de sus familiares que pudieron huir de la masacre. Najwa Salhub tampoco tiene heridas graves, lo que le duele es esta guerra en la que Israel mata a familias como las nuestras y nadie dice nada. Han cruzado la línea roja y se han atrevido a matar a niños mientras dormían. Como no han podido con la milicia, ahora bombardean a civiles Son doce supervivientes, entre ellos cuatro niños. Se encuentran ingresados en los hospitales Abbas y Jabal Amel de Tiro y los médicos confían en darles el alta hoy mismo. ¿Tregua de dos días? Están bien, en esa casa no hubo heridos, sólo muertos. El problema es el trauma psicológico, se encuentran aún en estado de shock y por eso permanecen ingresados señala el doctor Ahmad Mroue, director del hospital Jabal Amel. Ninguno de los dos centros cuen- Nunca vimos milicianos de Hizbolá en el pueblo, no entiendo la razón del ataque Mientras se hablaba del alto el fuego temporal, las bombas seguían cayendo sobre Rachiriye ta con psicólogos así que todo el personal se ha volcado en la atención de estos vecinos de Qana. Con los cuerpos de Qana aún en las mentes de todos, la noticia sobre una posible tregua de dos día por parte de Israel no convenció a los ciudadanos de Tiro. Mientras los medios de comunicación hablaban del alto el fuego temporal, las bombas seguían cayendo sobre Rachiriye, a cuatro kilómetros de la ciudad. La noticia perdió aun más credibilidad cuando se supo que un vehículo del Ejército libanés había sido atacado. Un soldado murió y otros tres resultaron heridos. Israel argumentó la agresión, una vez más, asegurando que pensaron que se trataba de guerrilleros de Hizbolá. Por la tarde, para terminar de hundir el ánimo de la población local, un convoy de ambulancias trajo a Tiro 28 cadáveres más rescatados bajo los escombros de las casas de la localidad de Srifa. Fueron depositados en camiones frigoríficos a la espera de enterrarlos en una fosa común. El mundo entero ha reaccionado ante la barbaridad de esta guerra contra los civiles libaneses tras la masacre de Qana y algunos expertos advierten de que, debido a la intensificación de los ataques aéreos, se pueden encontrar más casos como el de Qana en los pueblos del sur del país.