Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 1 8 2006 Nacional 21 Un informe de la Inspección de Trabajo rechaza que la línea de metro siniestrada en Valencia sea insegura El subdelegado del Gobierno adelantó datos erróneos para tranquilizar b La comisión de investigación Asumen la tutela de un bebé de dos meses con lesiones en el cráneo por posible maltrato ABC VALENCIA. La Consejería valenciana de Bienestar Social ha asumido la tutela cautelar de un bebé de dos meses ingresado en el Hospital La Fe de Valencia con una fractura en la base del cráneo como medida de protección preventiva por indicios de presuntos malos tratos. Se trata del segundo ingreso de la pequeña, pues hace poco menos de cinco semanas llegó al hospital con una fractura de fémur. El protocolo describe que en caso de un parte similar al emitido por los médicos, la Consejería tiene la obligación de retirar la tutela de los menores de manera preventiva. La bebé seguirá ingresada a la espera de ver cómo se desarrollan los acontecimientos. Una vez reciba el alta médica, se procederá a regresar la tutela a sus padres o a buscar un hogar de acogida temporal. Al parecer, la situación familiar de la menor era estable. Los padres no presentan antecedentes, ni problemas aparentes o reseñables. El aviso a las autoridades se produjo debido a la reincidencia de las lesiones y no a otros factores. rechaza la solicitud de los socialistas de ampliar sus trabajos hasta el día 22 para ver más documentos y realizar una inspección ocular M. CONEJOS P. A. ORTIZ VALENCIA. Un informe de la Inspección de Trabajo de la Seguridad Social, que se emitió el pasado 11 de julio, referido al accidente de Picaña del 9 de septiembre de 2005 concluye que el siniestro se produjo sin que se haya apreciado responsabilidad por faltas de medidas de seguridad en la línea 1 de Metrovalencia. Varios sindicatos y partidos políticos han estado utilizando el choque múltiple de Picaña como ejemplo de la falta de sistemas de seguridad que supuestamente tiene la línea 1. El documento, redactado por el inspector de Trabajo Enrique Adrién Díez y ratificado por el defe de Inspección de Trabajo de la Seguridad de Social de Valencia, José Ignacio Sacristán, elimina así un argumento más a quienes insisten en la peligrosidad de la línea 1 de Metrovalencia. Los sindicatos han manifestado periódicamente desde que sucedió el siniestro en el túnel de la línea 1 que el accidente de Picaña fue un aviso de la falta de sistemas de seguridad de esa línea de la red de Metrovalencia al que no hizo caso la dirección de los Ferrocarriles de la Generalitat Valenciana (FGV) En el siniestro acaecido en septiembre de 2005 resultaron heridas 42 personas por el choque de tres trenes entre las estaciones de Paiporta y Picaña. El impacto provocó el descarrilamiento de un tren. A raíz del accidente, el comité de seguridad de FGV adoptó una serie de medidas para solventar el punto negro. Ayer continuaron las comparecencias ante la Comisión de Investigación de las Cortes valencianas. Especialmente sorprendentes fueron las declaraciones dl subdelegado del Gobierno, Luis Felipe Martínez, quien admitió que adelantó datos sobre el accidente poco después de suceder el siniestro- -indicó que el tren descarriló a causa de la rotura de una rueda del convoy- -para tranquilizar a la opinión pública y descartar que se tratara de un atentado terrorista El subdelegado consideró que era importante desmentir lo antes posible un rumor que estaba circulando y cogiendo fuerza que apuntaba a un atentado terrorista como origen del accidente. Era esencial eliminar esa hipótesis porque los datos lo descartaban de forma radical aseveró. Además, Martínez afirmó que no fue la primera autoridad en hacer declaraciones ese día y añadió que no es responsable de haber dado un dato erróneo, ya que el mismo consejero de Infraestructuras, José Ramón García Antón, descartó ese día el exceso de velocidad como causa del descarrilamiento. La comisión rechazó ayer la petición del PSOE de ampliar hasta el 22 de agosto los trabajos para supervisar más documentos, aprobar más comparecencias, realizar una inspección ocular del material siniestrado y visitar el punto kilométrico de las vías en el que se produjo el siniestro. Salvamento Marítimo salió al encuentro de uno de los cayucos, localizado a 100 millas de Tenerife, que estaba a punto de hundirse con 84 subsaharianos a bordo AFP Cuatro cayucos dejan en Canarias a 228 inmigrantes horas antes de la llegada de Zapatero a Lanzarote ERENA CALVO SANTA CRUZ. Más de 3.400 inmigrantes han llegado a Canarias en los últimos veinte días; justo desde la última visita de Zapatero a las islas de Tenerife y Fuerteventura para conocer el dispositivo de emergencia para la atención de los indocumentados y los centros de internamiento. A pesar de que precisamente antes de la llegada del presidente del Ejecutivo central, el 12 de julio, se habían registrado algunos días de relativa calma, la avalancha de inmigrantes irregulares ha vuelto a recrudecerse en estas últimas semanas. No sólo en el número de llegadas, sino en el estado de los inmigrantes que consiguen alcanzar las costas canarias. En los últimos trece días han muerto durante la travesía o ya en los hospitales canarios once subsaharianos. La cifra de inmigrantes que alcanzan las Islas continuó ayer en aumento. Dos cayucos dejaron en Tenerife más de 154 sin papeles justo el día antes de que Zapatero llegue a Lanzarote con su familia para comenzar las vacaciones de verano. Además, otros 74 inmigrantes que viajaban en dos cayucos llegaron a media tarde a la isla de Fuerteventura. Según fuentes de Cruz Roja, todos los inmigrantes se encontraban en buen estado de salud. La primera de las embarcaciones, que viajaba con unos 84 indocumentados, fue localizada a unas 100 millas de la zona de Las Galletas. Salvamento Marítimo tuvo que salir a su encuentro para escoltar la barcaza hasta el Puerto de los Cristianos, al sur de la isla, ya que, según relatan, el cayuco hacía aguas Entre sus pasajeros se encontraba un menor. No fue el único en llegar ayer a Tenerife. Otros tres viajaban entre los 70 subsaharianos del segundo cayuco que llegó a la isla a media tarde. En estos primeros siete meses del año ya son más de 12.600 los irregulares que han llegado a Canarias.