Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 31 7 2006 83 Televisión y radio El superviviente evasor Empieza el espectáculo (11,6 de share adelanta su final al no cumplir las exigencias de TVE. El concurso que presenta Miriam Díaz Aroca, que incialmente planteaba siete galas prorrogables, ofrecerá este jueves su entrega final. Richard Hatch, ganador de la primera edición de Survivor en EE. UU. ingresa en prisión por no pagar los impuestos de su premio millonario del premio, un millón de dólares para una costosa operación de cirugía estética. Acaba de rodar una comedia gay con desnudo incluido PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Richard Hatch es el típico ejemplo de fama grande en virtud de la pantalla pequeña. Hace seis años, ganó la primera edición en Estados Unidos del popular concurso televisivo Superviviente embolsándose la redonda cantidad de un millón de dólares (unos 790.000 euros) Transformado en un inevitable icono de la galaxia de los reality shows esta semana el show se ha terminado bruscamente para este famoso homosexual de 45 años y ha comenzado la más dura telerrealidad al ingresar en una prisión federal de Oklahoma. Y es que Richard Hatch, quizá creyéndose inmune gracias a su notoriedad, ha cometido el imperdonable error de incumplir sus obligaciones impositivas con el temible fisco de Estados Unidos. Un olvido delictivo que en su caso le ha supuesto una condena de privación de libertad de cuatro años y tres meses, además de multa y pago de su deuda fiscal con los correspondientes intereses. Pufo no sólo limitado al premio del millón de dólares sino también a otros ingresos adicionales como los honorarios por presentar un programa de radio en Boston. b Aprovechó el dinero El Defensor del Pueblo pide sanciones para las TV que no respeten el horario infantil ABC MADRID. Hay programas emitidos en horas en las que son vistos por menores que son incitaciones a la desvergüenza, a la falta de sentido y a la desvertebración moral y, además, sin gracia Este es el duro diagnóstico que realizó el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, a la hora de valorar el cumplimiento y la efectividad del acuerdo de autorregulación suscrito por las cadenas para garantizar la protección de los menores. En una entrevista concedida a Europa Press, Múgica considera necesario abrir un gran debate nacional sobre este problema en el que participen, además de las propias televisiones y el Gobierno, el Parlamento, la Iglesia, los padres, las instituciones escolares, así como las ONG con peso en la materia El problema está en las privadas A su juicio, los responsables de algunas emisoras están haciendo gala de actitudes absolutamente inmorales, desprovistas de ética, sin el menor sentido de la responsabilidad, importándoles nada qué consecuencias, en una sociedad tan violenta como en la que estamos puede tener la emisión de determinados contenidos en horario infantil. El problema está fundamentalmente en las televisiones privadas, y no en todas dijo el Defensor del Pueblo, que agregó que hay algunas que destacan en el pelotón de cabeza, que son las de siempre y hacen caso omiso de los planteamientos de autorregulación que asumieron En relación a esta falta de compromiso, naturalmente surge la palabra sanción En cuanto a cómo podrían articularse los mecanismos sancionadores, Múgica afirma que debe ser el propio Ejecutivo el que estudie su viabilidad, aunque siempre de acuerdo con los grandes partidos y con todos los que tienen algo que aportar Para concluir, quiso referirse a las argumentaciones de aquellas TV que esgrimen la libertad como principio supremo a la hora de diseñar sus contenidos, a lo que replicó que ya está bien de que nos hablen de libertad y les acusó de aprovecharse de la libertad para destrozar aquella sensibilidad o inteligencia que hace digna la vida de ser vivida ¿Pésimos asesores o avaricia? Durante su pulso judicial, los abogados de Hatch han argumentado que su cliente ha sido víctima de pésimos asesores fiscales y de engañosas promesas retributivas, mientras que la Fiscalía ha insistido en que la avaricia es la única explicación posible para este flagrante delito de evasión fiscal. Versión de culpabilidad finalmente aceptada por un jurado popular y ratificada en mayo por una sentencia del magistrado Ernest Torres, quien reprochó al concursante haber mentido con enorme descaro durante su procesamiento. La defensa del famosillo en graves apuros ha apelado la condena, además de solicitar formalmente que su cliente empiece a cumplir su pena de privación de libertad si es posible en prisiones federales de Rhode Island o Florida, donde estaría más cerca de sus familiares. Antes de ingresar en prisión, Richard Hatch ha aprovechado para Richard Hatch, protagonista de un anuncio para promocionar la leche filmar un desnudo en una cinematográfica comedia gay que se estrena justo esta misma semana. Aunque el reo tendrá que esperar entre rejas hasta 2010 para poder verse. obesidad inicial, le hizo alcanzar excepcionales cotas de fama durante la primera edición del concurso Survivor producido para la cadena CBS en una paradisíaca isla desierta cercana a Borneo. De hecho, uno de los caprichos en los que Richard Hatch gastó parte de su premio fue en una adelgazadora y costosa operación de cirugía estética, anteponiendo su físico a sus obligaciones con el implacable Fisco de Estados Unidos. Proclividad al nudismo Entre las muchas recomendaciones de cara a su nueva vida carcelaria se le ha aconsejado con vehemencia que reprima su proclividad hacia el nudismo y los comportamientos quisquillosos. Estampa esmerilada, que a pesar a su