Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 Deportes CAMPEONATO DEL MUNDO DE FÓRMULA 1 GRAN PREMIO DE ALEMANIA LUNES 31 7 2006 ABC Detrás de Michael Schumacher y su estela que todo lo tapa, una comunidad de teutones sobrevive en la Fórmula 1. Norbert Haug intenta salvar la cara a Mercedes. Mario Theissen ha fundido BMW dentro de Sauber en una labor de chinos. Y tres pilotos más, el hermanísimo Ralf, el gris Heidfield y el novato Rosberg cohabitan con la gran estrella Los alemanes ocultos J. C. CARABIAS HOCKENHEIM. El gusto de la gente poco tiene que ver con la motricidad del espectáculo. Ejemplo palpable en Hockenheim. A la vista de cualquier observador, sólo existe un alemán para Alemania en la Fórmula 1. Teñido de rojo Ferrari, apadrinado por Italia, pero nativo de Hurth- Hermülheim: el incomparable Michael Schumacher. Un campeón universal, instalado en el panteón del deporte, que ha eclipsado a cualquier germen teutón en este circo de vanidades y dinero. Y los hay, escondidos, pero existen. La Fórmula 1 tiene una raíz esencialmente británica, cuyo núcleo es el circuito de Silverstone y sus inmediaciones. Alemania es el siguiente escalón en el desarrollo de este deporte, o lo que sea. Existe una extensa representación germana en la F- 1. Empieza en el histórico proveedor de motores, MercedesBenz, asociado desde hace tiempo a McLaren. Un líder mundial de venta de automóviles unido al equipo que ha cumplido cuarenta años en la F- 1. Una sociedad productiva, futura sede de Fernando Alonso para tres años, que este curso ha vivido en la hiel de la ausencia de victorias. En 2005, Raikkonen dispuso de una máquina excelsa que arrasó desde mayo. McLaren se impuso en diez de las catorce últimas carreras de la sesión, pero la exhibición no alcanzó para tumbar a Alonso. Un último paso para Mercedes Norbert Haug es alemán y vicepresidente mundial de Mercedes. Un ejecutivo que quiso conocer a la prensa española para saber por dónde vendrán los tiros en 2007 con Alonso. Fue él quien aseguró que tenemos mejor coche que el año pasado Un dardo contra sus pilotos. Hemos mejorado, como lo hicimos el año pasado. Nos falta un último paso y garantizo que lo daremos ha manifestado haciendo gala de esa rotundidad tan germánica. Raikkonen fue tercero ayer y parece difícil que la escudería salte ese escalón con el Mundial echando chispas, entre Schumacher y Alonso. En la pretemporada, a Mario Theissen le colgaron el sambenito de ser el hombre más ocupado de la Fórmula 1. Un individuo sin tiempo para dormir. Un Briatore tedesco que debía ensamblar dos estructuras, el extinto equipo Sauber dentro de BMW, el gigante teutón del automóvil que daba el salto como patrocinador principal. No sabía que un día daba para tanto confesó durante el invierno. Pese a la unidirección tecnológica que rige cualquier vía, la F- 1 tiene su punto de tradición. Un equipo nuevo no puede con el peso de la historia, dice una de sus leyendas. BMW- Sauber está comprobando que esto es así. Re- Raikkonen llevó el McLaren- Mercedes al tercer puesto, pero acabó sofocando un ligero incendio en su bólido cién aterrizado, ocupa el vagón intermedio, el que designaba el pronóstico unánime. Sexto en el Mundial de constructores (20 puntos) con 13 para Heidfield y 7 para Villeneuve. Ayer no conquistaron ningún aficionado en Hockenheim. Ambos abandonaron. Nuestros obligaciones son altas por la firma a la que representamos- -dice Theissen- No esperábamos estar arriba en el primer año, porque nuestro plazo son dos temporadas. Y ya sabíamos que en Hockenheim las seis primeras plazas debían ocuparlas los tres primeros equipos En su equipo corre Nick Heidfield, EPA Heidfield ya acumula siete temporadas y 109 carreras en la F- 1, pero sin una victoria, nadie repara en él Nuestras obligaciones son muy altas porque representamos a BMW dice el patrón del equipo germano- suizo alemán de Moenchengladbach, de donde el Borussia. Un piloto sin gran predicamento que, sin embargo, es veterano en la parrilla. Cumple su séptima temporada en la Fórmula 1 y ya acumula 109 carreras en su palmarés. Y ninguna victoria. El otro Schumacher es el hermanísimo Ralf, el del sueldo extramillonario en Toyota y dócil para las embestidas. Y el cuarto germano de la F- 1 es el bisoño Nico Rosberg, hijo de finlandés (Keke Rosberg) y nativo de Wiesbaden, que anunció días de vino y rosas para Williams al comienzo de la sesión y cuya estrella se ha ido apagando.