Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 31 7 2006 67 El comercio se ahorra 50 millones de euros al reducirse un punto la comisión por el pago con tarjeta PP y PSOE no han dejado margen de maniobra En este momento hay que hacerse una pregunta y contestarla con sinceridad: ¿Qué es E. ON? Pues sencillamente, es la primera eléctrica del mundo porque los gobiernos alemanes han sido capaces de crearla sorteando los problemas de competencia y políticos, y en España no se ha sabido hacer esos deberes nunca, afirman fuentes del sector eléctrico nacional. No hay que olvidar que se fusionó con Ruhrgas a pesar del dictamen contrario del TDC alemán. Ni el PP, ni el PSOE han dejado nunca ningún margen de maniobra al sector. Se han intentado todas las combinaciones posibles, ha habido opas hostiles (Gas Natural sobre Iberdrola) y hasta un intento de fusión amistosa de las dos grandes eléctricas (Endesa e Iberdrola) pero nunca ha sido posible. Bien por las normas de competencia, que quizás habría que empezar a revisar o, sobre todo, por los políticos de turno, que han puesto de manifiesto una cortedad de miras que algún día nos harán pagar a todos y no sólo en el recibo de la luz y del gas. El Gobierno debe forzar una reordenación del sector energético si no quiere afrontar una cadena de opas hostiles Zapatero ha hecho con E. ON y Merkel lo mismo que hizo a CiU y Maragal con el Estatuto de Cataluña CiU y en otro Merkel, y dejó a sus aliados, Maragall y La Caixa- Gas Natural e Iberdrola, a los pies de los caballos aseguran analistas políticos consultados por ABC. Se trata de un comportamiento que empieza a repetirse con frecuencia y que prueba el pragmatismo de Zapatero en política, lo que no deja de ser extraño, según las mismas fuentes, en un personaje que presume de fuertes convicciones políticas. En el caso de la operación energética, la actuación del Gobierno prueba también que la política ha vuelto a vencer a la economía una vez más. Pese a la decidida defensa de los campeones nacionales en sectores estratégicos, proclamada en todos los foros posibles, al final, el Gobierno ha puesto en una balanza lo que pesaba a su favor, su defensa de la opa de Gas Natural, y lo que le restaba, y ha tomado una decisión lógica y racional, pero que deja tocados a sus aliados. Wulf Bernotat, presidente de E. ON, en una reciente visita a Madrid ñola necesita credibilidad en el exterior para seguir atrayendo inversiones, por lo que un veto a los alemanes hubiera provocado el efecto contrario y no están las cosas para bromas. Hay también argumentos de peso en política nacional como para olvidar la tentación de dejar abierto este caso. Además de las elecciones catalanas, que están a la puerta, hay también autonómicas y locales en todas las regio- SIGEFREDO nes y el Gobierno temía que el PP pudiera seguir sacando rentabilidad a la batalla energética como ha hecho hasta la fecha en todas partes con importantes réditos, menos en Cataluña, para desgracia de Piqué. La balanza era pues muy desfavorable para vetar a E. ON, ya que lo único que se hubiera conseguido es un largo proceso judicial con la CE, por lo que Zapatero ha vuelto a jugar a aprendiz de brujo y, con grandes dosis de pragmatismo político, se ha decantado por lo de donde dije digo, digo Diego ya que apenas una semana antes de aprobar la opa aseguraba a The Times que estaba dispuesto a todo para defender el sector energético español. Se abre la veda de opas hostiles Esta solución, el otro lado de la balanza, puede traer también muchas consecuencias que el Gobierno ha tenido que valorar. La primera y más importante es que se abre la veda para más opas hostiles a empresas españolas, para el desembarco en nuestro mercado de grupos foráneos que suelen tener blindados sus mercados, pero necesitan expansionarse como E. ON. Así que están en verdadero peligro desde Repsol YPF, Telefónica, Iberdrola e Iberia hasta los grandes bancos, Santander y BBVA. El mensaje enviado a los mercados es éste y hay grupos como la italiana Enel que ya le han hecho saber al Gobierno español que quieren más presencia en nuestro país. La realidad es que menos Reino Unido y ahora España, el resto de países europeos sigue teniendo blindados sus mercados más estratégicos y que hay casos de proteccionismo que son de juzgado de guardia, como el de Francia. La única forma posible de defenderse de lo que puede venir es una reordenación interna, una reestructuración de la energía, que podría abrirse precisamente a partir de la venta de los activos de Endesa de los que E. ON tiene que desprenderse. Habría que blindar a Iberdrola y Gas Natural, sobre todo, compañías que podrían acabar integrándose, según fuentes del sector. Pero hay otras como Fenosa o Repsol YPF en situación de alto riesgo. Negociar con el enemigo Zapatero ha hecho con E. ON y con Merkel lo mismo que hizo con CiU y con Maragall. Primero, irse a las trincheras más profundas y decir que sostendría el Estatuto de Cataluña o la opa de Gas Natural a toda costa. Al final, cuando la situación estaba bloqueada, negoció con su enemigos, en un caso energía en los mercados mundiales y de conflictos geopolíticos que se incrementan en la zona del Mediterráneo y que se refuerzan en Venezuela y Bolivia, complican mucho más las cosas; finalmente, la demanda de energía en España tiene una elasticidad renta superior a 1, o sea que el fuerte crecimiento de nuestro PIB es acompañado de uno mucho mayor de la energía, lo que no sucede en ningún otro país de la OCDE. Sigamos con Coleridge, porque Abatimiento continúa así: No hallaba la puerta que le diera un medio de salir a otro destino Efectivamente, porque en vez de atender a todo lo indicado, la política energética española se centró en una absurda persecución de Endesa.