Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 LUNES 31 7 2006 ABC Economía La irregular política exterior, la situación económica y las próximas elecciones forzaron el sí a E. ON Solbes y el clan de Chamartín terminaron de convencer a Zapatero b No es descartable aún una alter- nativa española a E. ON si los hasta ahora enemigos irreconciliables La Caixa- Gas Natural y Endesa- Caja Madrid, hablan A. LASO D LOM MADRID. El ministro de Economía, Pedro Solbes; el comisario europeo, Joaquín Almunia, y el ex ministro, Carlos Solchaga, que ha intervenido de mediador al final del proceso y al que muchas fuentes sitúan ya como próximo presidente de Endesa, apoyado por los restos del famoso clan de Chamartín han terminado por convencer a Zapatero de que se perdía más de lo que se ganaba vetando la opa de la la alemana E. ON sobre Endesa, pese a las tesis contrarias del ministro de Industria, José Montilla, y a todo su establishment económico con el presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, a la cabeza, según las fuentes consultadas. Además, el desgaste sufrido por esta operación ha sido tanto para algunos, como Montilla y los máximos dirigentes de La Caixa- -su presidente, Ricardo Fornesa y su director general, Isidro Fainé- que había terminado por alejarlos de la misma y llevarles a abrir nuevos horizontes. De tal manera, que al final, lo que se ha negociado con E. ON ha sido cumplir el espíritu del real decreto de Montilla que permitió a la CNE poder analizar la opa de la alemana. Hay fuentes que atribuyen un último movimiento de la presidenta de la CNE, Maite Costa, de endurecer las condiciones a E. ON a petición del todavía ministro de Industria para poder presentarse con mejor aspecto a las elecciones de la Generalitat, y que podría haber dejado ligeramente con el paso cambiado a los negociadores entre los gobiernos español y alemán. Sin embargo, otras insisten en que hubo consenso en el Gobierno sobre las condiciones y aseguran que prueba de ello es que un día antes del visto bueno de la CNE a la opa, Montilla y Solbes cerraban los últimos flecos en el Ministerio de Economía. irreconciliables, como Gas Natural y Endesa o, dicho de otra forma, La Caixa y facciones del PSC, con Pizarro y algunos sectores del PP. Estos dos contendientes han estado tan ocupados peleándose que un tercero les ha ganado la partida, pero todavía podría haber margen para que Gas NaturalLa Caixa decidan no rendirse y presentar batalla, sobre todo si les apoya la Caja Madrid de Blesa y el equipo de Pizarro, que siempre ha mantenido que si la gasista retirara su oferta hostil y se volvía al día cero de la opa podía haber partido. En cierta forma se trataría de recuperar los planes de Fainé, de una alianza entre cajas para defender la industria española de agresiones no deseadas. Es muy difícil, pero ya hay gente trabajando sobre esta opción, que podría concretarse en breve, aunque es difícil. Por mucho que Manuel Pizarro, que ha ganado de calle esta batalla para sus accionistas, y la mayor parte de la clase dirigente del PP, incluído Aznar, que ha tenido mucho que ver en este asunto, defiendan la libertad de los mercados, el que E. ON vaya a comerse de un trago la mayor eléctrica española tampoco les gusta, aseguran algu- nos sectores del PP. Endesa, y es legítimo, buscó un aliado europeo con músculo, pero no contaba con el amargo sabor que le ha dejado. Hay que recordar que E. ON fue buscada por algunos, como el consejero delegado de Endesa, Rafael Miranda, pero no él sólo, para ser el caballero blanco de la eléctrica en su guerra con Gas Natural y que tomara una participación minoritaria. Pero luego, la alemana, tras analizar las cuentas de la española, decidió que era mejor quedarse con todo. Política exterior y económica Los argumentos esgrimidos por Solbes y sus aliados para evitar el veto eran muchos, tanto de política exterior como de política económica y nacional, una vez que el Estatuto de Cataluña ya ha sido aprobado y se han olvidado las palabras de Rubalcaba cuando dijo que la opa de Gas Natural era la mitad del Estatuto Moratinos alertó de lo absurdo de abrir un frente bélico con la Comisión Europea, una vez que tanto su presidente, Durao Barroso, como los comisarios de Competencia y Mercado Interior ya estaban conjurados contra el posible veto a E. ON. El Gobierno alemán de Merkel también había hecho saber a Zapatero su rechazo y le había echado las cuentas de lo que es la presencia alemana en España. Además, las relaciones con Estados Unidos siguen sin mejorar, es más, empeoran cada vez que el presidente venezolano Chávez o el boliviano Morales hacen un halago de la política exterior espa- La kufiya de Zapatero ha sido finalmente el mejor aliado de E. ON para propiciar su desembarco en España ñola, dicen fuentes diplomáticas. Y el colofón ha sido ese gesto de Zapatero de fotografiarse con la kufiya (el pañuelo palestino) en medio de la ofensiva israelí en Líbano. Pero es que además Solbes ha empleado muchos argumentos de peso de política económica pura. Tenemos el segundo déficit comercial más alto de los países desarrollados y una inflación muy peligrosa. La economía espa- EL AGOBIO ENERGÉTICO JUAN VELARDE FUERTES Todavía puede haber partido En cualquier caso, es evidente que el presidente de E. ON, Wulf Bernotat, pedirá más. No ha sido vetado, luego tiene margen para obtener más activos y lo intentará porque sabe que la mayor parte de sus contendientes y hasta aliados han quedado destrozados. El único miedo que puede tener Bernotat es que su triunfo provoque una alianza entre enemigos hasta ahora l gran economista Stuart Mill destaca la importancia de un poema de Coleridge, Abatimiento Las estrofas básicas que le impresionaron pudieran ser, Era un dolor ahogado, sin angustias, lúgubre, sordo, grave y sin sentido Eso es lo que se experimenta cada vez que llega nueva información sobre el panorama de la energía española. Recuérdese que para Kindleberger, un sano desarrollo económico, requiere disponer de energía barata- -me atrevería a decir, que barata sin subsi- E dios, porque esto aumenta, por fuerza, la carga de los contribuyentes- abundante- -o lo que es igual, incapaz de exigir racionamientos de cualquier tipo- -y de buena calidad, esto es, que los suministros de energía eléctrica, por ejemplo, no cometan desmanes en los ordenadores. En estos momentos la realidad energética preocupa al no existir un mercado mundial de libre competencia en este sector, por el potente despertar de la India y China, más el impulso del desarrollo iberoamericano y, finalmente, porque el islamismo se ha transformado, de acuerdo con lo que Abenjaldún había pronosticado en la Edad Media, en un fuerte factor desequilibrador, político y económico, especialmente en el mercado de la energía. El resultado es hoy una muy fuer- te subida de precios, desde los del carbón a los del petróleo, desde los del mineral de uranio a los del gas natural. A corto plazo, la única opción es la de la energía nuclear. El Gobierno actual desde que se constituyó, muestra su antipatía ante ella. Conviene recordar algunos aspectos de nuestra realidad energética de la mano del documento de Foro Nuclear Energía 2006 (www. foronuclear. org) España se autoabastecía de energía primaria en 2005 sólo en un 19 mientras que el conjunto de la UE lo hace en un 50 España es la nación de la UE que más se ha desviado de los objetivos establecidos en el Protocolo (de Kyoto) y que mayor incremento de emisiones ha experimentado desde 1990 la coyuntura de baja hidraulicidad, de altos precios de la