Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
31 7 06 VIAJES EXÓTICOS Tíbet En busca de las raíces del budismo Aunque el Tíbet no es la cuna del budismo, puede que sea el lugar donde se vive con mayor intensidad esta filosofía de la vida en la que algunos han querido ver una religión POR FERNANDO PASTRANO FOTOS: PILAR ARCOS hasa: Si los cuenta, verá que tiene muchos menos. Pero le llamamos el de los Mil Brazos Avalokiteshvara, el Buda de la Compasión Gelek, monje guía del monasterio de Samye, en el Tíbet, es un dechado de conocimientos y amabilidad. Siempre sonriendo nos explica con todo tipo de detalles la historia y los avatares de este gompa (monasterio) A veces lo hace en inglés, otras en tibetano, que nos traduce Shirab. Cuando salimos de la capilla de Chenresig, después de casi una hora de recorrido, nos dice que ya hemos visto casi todo Samye, al menos lo más importante. ¿Entonces no vamos a ver la capilla Ugs Khang? le pregunto maliciosamente. A Gelek le cambia el semblante, ya no sonríe. ¡Hako masong, hako masong! ¡No entiendo, no entiendo! repite cabizbajo olvidando de repente todo su inglés, mientras se aleja hasta perderse por una oscura galería que parece no tener fondo. Gelek es como el Tíbet: tan amable como misterioso. Puede que el aislamiento secular sea el culpable de ese halo de misterio que envuelve al Tíbet, pero también es la consecuencia de ser la única tierra en la que ha L CHINA TIBET h Lasa RUSIA MONGOLIA BHUTAN INDIA 200 km MYANMAR INDIA Pekín e Pkín CHINA prosperado el budismo tántrico, el más enigmático. Desde el jesuita portugués Antonio de Andrade, primer occidental que en el siglo XVII llegó a estas tierras, hasta el último turista japonés que acaba de poner su pie en la nueva y flamante estación de ferrocarril de Lhasa, pasando por la francesa Alexandra DavidNéel, la primera mujer que en 1924 consiguió entrar allí, todos se han sentido fascinados por el techo del mundo Uno de esos viajeros dijo en el siglo XIX que el Tíbet era un gigantesco monasterio habitado por una nación de monjes aserto que hoy sigue siendo válido. Hace menos de cien años uno de cada cuatro hombres tibetanos era monje. Hoy las cifras oficiales dicen que sólo son 40.000 (de una población total de 2,5 millones de personas) El 98 por ciento de la población se declara budista. A pesar de todas las persecuciones, las prohibiciones y los aco- Una peregrina con su molinillo de oraciones en el monasterio de Jokhang Gelek, monje guía del monasterio de Samye, es un dechado de conocimientos y cordialidad... Gelek es como el Tíbet: tan amable como misterioso sos, budismo y Tíbet son sinónimos. Y aunque aquí no está la cuna del budismo, puede que sea el lugar donde se vive con mayor intensidad esta filosofía vital. Tratando de encontrar las raíces del budismo tibetano hemos llegado a la capital de la Región Autónoma, Lhasa, que significa Ciudad Sagrada Al acercarnos por la carretera del aeropuerto de Gongga, lo primero que divisamos es el impresionante Potala, una construcción única encaramada sobre una colina. Fue el cen-