Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
31 7 06 CULTURA Y ESPECTÁCULOS Lindsay Kemp Una reina en el baile TEXTO: JULIO BRAVO FOTO: CHEMA BARROSO Lindsay Kemp, una figura singular dentro de la escena internacional, desembarca pasado mañana en los Veranos de la Villa de Madrid con su último trabajo: Elizabeth I, el último baile L indsay Kemp quedó fascinado por la figura de la Reina Isabel I de Inglaterra el día en que vio la película Las vidas privadas de Isabel y Essex Tenía entonces cinco años, y de la mano de su madre acudió al cine Imperial en South Shields. La imagen de Bette Davis quedó grabada en su memoria. La fascinación se confundía entre la actriz y el personaje- -explica el actor y director- La historia de Isabel, su pasión, los conflictos entre su vida privada y su vida pública. Me atraía también el mundo y la época que representan, un mundo totalmente distinto al Liverpool de los años cuarenta. Frente al ambiente gris de mi vida real, el co- lor y el oropel de ese mundo imaginado. Todo resultaba de una teatralidad irresistible para un actor, y tarde o temprano tenía que terminar encarnando a Isabel I Han pasado muchos años desde aquel primer contacto. Lindsay Kemp asegura que ha pasado el tiempo justo. A lo largo de mi carrera he ido encontrándome con historias y con personajes que resultaban más adecuados para ese momento. Ahora, cuando mi cuerpo va envejeciendo, pero no así España posee una fuerza directamente conectada con la tierra; de ella surge el duende, que se deja sentir en el modo de ser. España baila la vida y la vive plenamente mi alma, ha llegado el momento de volver a Isabel. Quise centrarme en los últimos momentos de la Reina. Ella permanece inmóvil durante horas y recuerda el amor y su pasión por el baile; una pasión que mantenía, porque le servía para alejarse de la realidad No es la primera vez que Lindsay Kemp se viste con un personaje femenino. No es, en realidad, únicamente travestismo. No encarno a una mujer, sino a un ser humano, y así he querido afrontar el personaje. Es un juego de transformación y no tiene sentido diferenciar entre hombres y mujeres. Además, encarna con el teatro shakespeariano, con el teatro de la época, en que los hombres hacían también los personajes feme- Lindsay Kemp, hace unos días en Madrid, adonde acudió para presentar su espectáculo y la programación de los Veranos de la Villa