Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 40 LOS VERANOS DE FACTOR 32 Zhivago que terminó ganando cinco estatuillas aquella temporada. ¿Cómo era Ponti? -Carlo Ponti ha sido un hombre que ha dejado muchísimo en la historia del cine de una manera original, probando siempre algo nuevo. La historia de amor con Carlo Ponti merece una película aparte. Con veintidós años de edad de diferencia se habían casado en 1957, aunque el matrimonio no pudo ser reconocido, porque él no había logrado el divorcio oficial de su primera esposa. En un país con fuertes costumbres religiosas había sido todo un escándalo cuando la ley italiana señaló a Ponti como bígamo, anulando el matrimonio con Sofía en 1962. Finalmente, en 1966 lograron el reconocimiento legal. El 9 de abril volvieron a casarse y tuvieron dos hijos: Carlo Jr. y Eduardo. Su historia quedará enmarcada para siempre como una de las grandes leyendas del mundo del espectáculo. Y parte de esa misma historia es la nueva colección de joyas que hoy lleva su nombre. ¿Cómo nace su pasión por las joyas? -Desde antes de ser famosa, cuando nadie me conocía, siempre me gustó todo lo que brilla. Nada hace a una mujer más bella que la convicción de ser bella. Y nada mejor que una joya para darle todavía más importancia. ¿Alguna piedra preciosa preferida? -Los diamantes son mis favoritos, pero también me encantan las esmeraldas y los rubíes. Cuando se trata de piedras preciosas soy muy democrática, me gustan todas. Como decía Simone de Beauvoir, una bella joya es el toque final para transformar a una mujer en un ídolo. Me gusta que las joyas hagan sentir más hermosa a una mujer. Es un buen momento vanidoso para cualquier mujer. Cuando se regala una joya, también resulta muy importante, porque marca un evento. El momento brilla y perdura. ¿Y cómo se le ocurrió crear una colección de joyas con su nombre? -Nunca antes había hecho algo así y me pareció interesante experimentarlo. ¿Qué más le queda por hacer a estas alturas de su vida? -De todo, de todo, siento como si estuviera empezando a vivir mi vida. Por supuesto, me gustaría hacer más cine, y mucho mejor aún que el que hice. Pero, de verdad, siento como si ahora mismo estuviera empezando. Siempre me acerco a la vida con un gran sentido de optimismo y me voy a dormir pensando que a la mañana siguiente habrá algo nuevo para mí. Berrocal funda el YIL: Porque Yola valgo l cancionero está saturado, pero allá vamos. Por alto que esté el cielo en el mundo, por hondo que sea el mar profundo, no habrá una barrera en el mundo que un amor profundo no rompa por ti. Es lo que debería cantar toda la guardia de periodistas y curiosos con bocadillo de panceta que hay en el exterior de la prisión de Alhaurín. Aunque para que la cosa fuera todavía más folclórica deberíamos trasladar el circo al penal del Puerto, Puerto de, Puerto de Santa María. Hasta Cristina García Ramos hizo en directo sus corazones del fin de semana, que manda Kinder. Por si acaso, mientras los vídeos rememoraban por enésima vez su vida, Isabel se dejaba caer para visitar a su hombre. Que yo soy la cantante y no piso ni los aeropuertos. Más le valdría ir en coche a los conciertos, como los toreros (con perdón) y se libraría de una de sus penitencias. Claro, que lo mismo ha hecho promesa. Sólo le falta ir a tomar los aviones con una vela y descalza. Si se acerca a la cárcel es que los tiene bien puestos (lo que sea que haya que tener bien puesto, quizá la testosterona esa que a Landis le sobra) Demonios, que parece un ajusticiamiento en la plaza pública y ella la criminal. María Elisabeta en la Conciergerie. Esta caza de la bruja piruja ha conseguido que me haga pantojista. Incluso me estoy dejando el pelo crecer en solidaridad. La verdad es que ya me sentía desde hace meses muy cerca de ella. Desde que me di cuenta de que mis carísimas gafas de sol de Tom Ford, que después de mucha búsqueda conseguí en Colette, son prácticamente iguales que las que ella llevaba el día del entierro de Paquirri. Mira quién E Rosa Belmonte Pamela Anderson celebró su boda en Saint- Tropez hace el ridículo (servidora, claro) Pero lo de Marbella se va a arreglar, porque dice Yola Berrocal que se presenta a las elecciones. Si Marisol Yagüe ha sido alcaldesa, no sé por qué no iba a serlo Yola. Vale que no es Angela Merkel. Pero si hay que enseñar el culo, se enseña. Y vale que no es Ségolène Royal y que no ha salido de la francesa Escuela Nacional de Administración Pública, sino de Hotel Glam Bueno, si nos remontamos en el tiempo, todos sabemos que salió con el padre Apeles. Es la parte positiva de este tipo de políticos, que no hay quien encuentre un trapo sucio en su pasado, porque los llevan anudados en el cuello de distintivo. Como dice que los políticos abusan de las personas, ha decidido crear su propio partido: el YIL. Pero el eslogan es mejor: Porque Yola valgo Su objetivo fundamental es el bienestar de las personas, quiere gobernar para el pueblo y promete honestidad más trans- REUTERS parencia. Y yendo a lo concreto, pretende poner gimnasios en las playas y montar unos Oscar y unos premios de la música tipo Grammy. Aunque ya había adelantado su proyecto, el sábado resumió el programa en Salsa Rosa También propone operaciones de aumento de pecho gratuitas. Con ella de regidora, iba a parecer Marbella la localización perfecta de una película de Russ Meyer. Marbella Vixen. Siendo la futura Tetilandia, podía Pamela Anderson celebrar allí una de sus cuatro bodas (la primera ha sido la de Saint- Tropez) Aunque parece que el mayor interés de Yola, como dueña de bar (nada que ver con la Joan Crawford de Johnny Guitar es que no le cierren el local a las tres de la mañana. O a las cuatro, los fines de semana. O sea, que, siendo alcaldesa, la hora de cierre de los tugurios puede ser el amanecer. Amanece que no es poco. La vida es más absurda que el cine. EL AGUIJÓN Mel Gibson, ese hombre (borracho) que está pidiendo a gritos un ingreso por Urgencias en la clínica Betty Ford, ha pedido perdón. Entre otras lindezas, por lo que dijo a los agentes que lo detuvieron mientras conducía haciendo eses con tirabuzón. Sin venir a cuento, soltó: Jodi... judíos. Los judíos son responsables de todas las guerras del mundo Y entonces se dirigió al ayudante del sheriff: ¿Tú eres judío? Como para no disculparse. Al menos en Estados Unidos.