Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 31 7 2006 Madrid 39 Dejar un perro en una residencia cuesta 14 euros al día de media En la Comunidad de Madrid el precio medio para dejar un perro en una residencia es de poco más de 14 euros diarios. En el caso de los gatos, es de 6,3 euros, según un estudio realizado por El Refugio, que encuestó a 132 residencias de animales de España. Con estas cifras la región se sitúa por encima de la media nacional, donde el mantenimiento de un can es de 9,95 euros diarios y de 4,20 en los gatos. Una guía analiza 210 edificios modernistas de la capital La arquitectura modernista madrileña es analizada a través de sus 210 obras en el libro Madrid modernista: guía de arquitectura presentado recientemente por la Fundación del Colegio Oficial de Arquitectos. Esta guía, realizada por Óscar de la Rocha Aranda y Ricardo Muñoz Fajardo, recoge obras como como los Palacios de Longoria (en la imagen) y de la Marquesa de Oliva o el edificio Lamarca Hermanos. Las ovejas autóctonas de Madrid, en peligro de extinción Las dos razas ovinas autóctonas de la Comunidad, la Rubia de El Molar y la Negra de Colmenar o Colmenareña, se encuentran en peligro de extinción, según un informe de la Consejería de Economía, que ha emprendido algunas actuaciones para evitar su desaparición. En la actualidad se conservan 1.400 cabezas de la raza Rubia de El Molar y 3.200 de la Colmenareña, repartidas en 19 núcleos distintos. La Consejería de Cultura recupera la memoria de 33 escultoras españolas del siglo XX en el Complejo el Águila. La exposición Reexistencias rinde homenaje a la mujer artista y anima al visitante a una reflexión social Con nombre de mujer TEXTO: MABEL AMADO MADRID. Mujeres, españolas y artistas, un cóctel muy especial que hasta el siglo XX fue escasamente reconocido y difundido. Ya en la primera década, el contexto político, social y cultural no hizo sino sembrar obstáculos a la labor creativa de las escultoras. Para conocer la obra y técnica de estas pioneras, unas mujeres que realizaron su trabajo en solitario, fuera de grupos o colectivos, la Consejería de Cultura y Deportes ha inaugurado la exposición Reexistencias. Escultoras del XX Comisariada por Raquel Barrionuevo, esta muestra nace con el propósito de recuperar, a través de sus esculturas, la memoria de algunas de las más significativas artistas españolas del último siglo. No en vano, reúne en el Complejo El Águila obras inéditas que se han conservado en colecciones de difícil acceso. Una escultura de Carmen Laffón, Mesa y repisa (1934) recibe y despide el recorrido. Su elección no se debe al azar. Como reconoce la comisaria, este estudio construye íntima y misteriosamente un escenario simbólico, en parte real y en parte imaginado, en el que tantas mujeres dedicadas a la práctica artística han podido realizar su trabajo Instalados en este taller el visitante comenzará un viaje en el tiempo que tiene su primera parada en las obras de escultoras que desarrollaron su labor en la primera mitad del XX. En la década de los setenta los cambios se producen con rapidez y las escultoras buscan la renovación de formas en la primera generación de escultoras profesionales. Y es que la década de los sesenta fue decisiva para la consolidación de la mujer escultora en el panorama artístico español, manteniendo una labor constante y remunerada, autónoma y con acceso a la enseñanza artística. Compaginando esta actividad con sus obligaciones familiares encontramos nombres como Hortensia Núñez Ladeveze, Carmen Jiménez, Luisa Granero, Remigia Caubet, Carmen Laffón, Teresa Eguíbar, Elvira Alfageme y Emilia Xargay. En la década de los setenta los cambios se producen con rapidez y las escultoras buscarán la renovación de las formas. De esta forma nace una obra abstracta, abierta y expansiva. Nueva generación Ya en los ochenta una nueva generación de escultoras comienza a dominar el escenario plástico. No en vano, artistas como Susana Sola, Marisa Fernández, Ángeles Marco, Maribel Doménec y Carmen Osuna han estudiado en el extranjero las últimas tendencias. Finalmente, los años noventa, con nombres como Esperanza d Ors, convierten a las escultoras en investigadoras de la vida combinando disciplinas, incorporando géneros hasta entonces considerados menores y haciendo uso de la imagen, el sonido y la palabra. Concluido el recorrido, y de vuelta al estudio de Carmen Laffón, el visitante seguro que se preguntará si de haber nacido hombres, libres de críticas, envidias y rivalidades, la proyección y trabajo de estas artistas hubiera tenido otra dirección... Hijas o esposas Son hijas o esposas de artistas que, a la sombra de sus familias, produjeron una obra importante en un oficio masculino no apto para mujeres por su rudeza. Encontramos nombres como Helena Sorolla- -hija del pintor valenciano- Pilar Calvo Rodero- -esposa del crítico y escritor Alfredo Marquerie- María Pérez- Peix- -mujer del ensayista y escritor Eugenio d Ors- Eulalia Fábregas- -esposa del aristócrata Ramón de Sentmenat- Con la elección de la figura femenina y el retrato psicológico de personajes del entorno, estas mujeres abrieron el camino a generaciones posteriores de artistas, aunque sus obras no cambiaron el rumbo de la escultura. El siguiente apartado nos introduce Ingravidez escultura en bronce de la madrileña Aurora Cañero Qué: Exposición Reexistencias. Escultoras del siglo XX Dónde: En el Complejo El Águila (Ramírez de Prado, 4) Cuándo: Hasta el 10 de septiembre.