Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO LUNES 31 7 2006 ABC LÍBANO, TRAMPA PARA OSOS hora, que tanto se habla del envío de una fuerza internacional al Líbano, parece que nadie quiere acordarse del desastre en que concluyó la irracional intervención de las fuerzas norteamericanas, francesas e italianas en 1982. ¿Por qué tanto silencio? ¿O es ignorancia? En España, al menos, tal vez convendría suscitar un mínimo debate sobre el futuro a la luz de las lecciones del pasado. En el verano de 1982, el Ejército israelí invadió el Líbano para expulsar a los terroristas palestinos Se creó entonces una fuerza internacional con la humanitaria misión de proteger la salida de Arafat y los suyos al ALBERTO tiempo que se custodiaSOTILLO ban unas controvertidas elecciones en las que fue elegido presidente el falangista cristiano Bachir Gemayel bajo el manto protector israelí. Las tropas hicieron entonces como que se marchaban. Hasta que, de pronto, vino el desastre. Vinieron el asesinato de Gemayel, la entrada en Beirut de las tropas israelíes y las matanzas de palestinos en los campos de refugiados de Sabra y Shatila. Regresaron entonces la tropas internacionales para quedarse... y empeorar la situación. Esas fuerzas fueron vistas como una facción más en una guerra de todos contra todos. Su presencia contribuyó a atomizar el país en vez de a cohesionarlo y a dar una coartada a la injerencia iraní. Asistieron impasibles a las matanzas del Chouf. Y se fueron con el rabo entre las piernas tras los atentados que mataron a 450 soldados en octubre de 1983. Las lecciones de la intervención más calamitosa jamás emprendida por la comunidad internacional son evidentes. Una fuerza internacional en un país atomizado como el Líbano sólo puede sobrevivir con el consenso de todas sus comunidades, incluidos los chiíes, que son la comunidad más numerosa y que apoyan en masa a Hizbolá. El Líbano siempre ha sido rehén de la inestabilidad regional. No será un país normalizado ni un Estado fuerte mientras no haya un acuerdo de paz para toda la región. Ni Hizbolá va a acabar con Israel, ni Israel con Hizbolá. Así que las tropas tendrán que optar entre cruzarse de brazos mientras siguen los combates o volver a implicarse como una facción más en el laberinto. La primera opción significa un ridículo espantoso. Si la flamante fuerza de paz europea asumiese la misión sin consenso libanés, ésta sería probablemente la primera y última de su historia. Claro que peor sería la segunda alternativa que las convertiría en una facción más en guerra, a la que se acusaría de servir a Israel. El conflicto se vincularía inevitablemente con el de Irak. De hecho, ya lo han hecho nuestros más belicosos neocon. Pueden entenderse los intereses nacionales o ínfulas imperiales de Francia, EE. UU. y el Reino Unido a arriesgarse. Pero, ¿y España? ¿Es ésta una misión que interese a nuestros intereses nacionales y solidaridades internacionales? Lo dudo. A Kofi Annan habla con el delegado francés, Jean- Marc de la Sabliere, ayer, en la sesión del Consejo de Seguridad AFP Reunión urgente del Consejo de Seguridad para tratar del ataque a Qana Annan pide una decisión para que la violencia no se extienda b El secretario general de la ONU cree que la inestable situación sólo se solucionará con un acuerdo político ya que no existe una solución militar JOSÉ LUIS DE HARO SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. El ataque aéreo israelí sobre la población libanesa de Qana, que acabó con la vida de más de medio centenar de personas, entre ellos más de treinta niños, fue el detonante para que el secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, convocara ayer una reunión con carácter urgente de los miembros del Consejo de Seguridad. En ella se discutieron las peticiones del primer ministro libanés, Fuad Saniora, que exige un alto el fuego inmediato en la zona, y el borrador de la propuesta presentada por Francia, que circuló por los despachos de las principales delegaciones el pasado sábado. El propio Annan se mostraba preocupado porque sus llamamientos posteriores para un cese de la violencia no hubieran trascendido El secretario general de Naciones Unidas aseguró que si el Consejo no llegaba a un acuerdo al respecto, su propia autoridad se pondría en peligro. Annan también puso de manifiesto los actos violentos que ayer azotaron los centros de Naciones Unidas en Beirut como una se- ñal de que la gente es consciente de que el Consejo ha fallado a la hora de reaccionar de forma firme y segura en el conflicto Por eso, debemos tomar una decisión para que la violencia no se extienda en la zona Proteger a los civiles El mandatario dejó claro durante una rueda de prensa en un descanso de la reunión que el principal objetivo es proteger a los civiles y añadió que la inestable situación en la zona sólo se solucionará con un acuerdo de tipo político ya que no existe una solución militar al conflicto. Por su parte John Bolton, embajador estadounidense, explicó que esperaba que tras la reunión se alcanzara un acuerdo para expresar las condolencias a las familias de los fallecidos en Qana y respecto al borrador francés explicó que es necesario alcanzar una solución permanente lo antes posible Las claves del documento francés, que esperaba discutirse esta semana pero que dadas las circunstan- EE. UU. espera que haya acuerdo para expresar las condolencias a las familias de los fallecidos en Qana cias tuvo que ser revisado ayer, abogaban por un alto el fuego y establecer una serie de iniciativas que aseguren la paz definitiva entre Israel y el Líbano. Los 15 miembros del Consejo tuvieron oportunidad de revisar los puntos más importantes de la propuesta francesa antes de entrar a la reunión. Según aseguraba el informe, al que la agencia AP pudo tener acceso, es necesaria la creación de condiciones que fomenten un un alto el fuego y una solución duradera al conflicto que sea consciente de las raíces históricas del problema que ha desatado la crisis actual Las condiciones para un alto el fuego consideran la posibilidad de trazar una zona libre de personal armado y que su supervisión sea restringida a las fuerzas de seguridad de la ONU, enviadas bajo un consenso internacional, y al Ejército libanés Esta área abarcaría desde la denominada Línea Azul, que Israel dejó en manos de la ONU en el 2000, hasta el río Litani, que fue la frontera norte durante la ocupación israelí del Líbano en 1982. Este borrador ha sido la respuesta al llamamiento realizado el pasado viernes por el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y el primer ministro británico, Tony Blair, que hicieron un llamamiento a Naciones Unidas para adoptar una resolución que despliegue fuerzas internacionales en la zona.