Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO LUNES 31 7 2006 ABC Israel pide de 10 a 14 días más de guerra sin cuartel pese a la matanza de inocentes Rice se queda en Jerusalén tras la negativa libanesa de recibirla en Beirut a Hizbolá del incidente por disparar sus cohetes, 140 sólo ayer, desde zonas habitadas y utilizar a los civiles como escudos humanos JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Israel perdió ayer la guerra en Qana. Pase lo que pase a partir de ahora, aunque la gane desde un punto de vista militar (los analistas no saben realmente cómo, salvo que sea eliminado el jeque Hasán Nasralah) la casi unánime condena internacional (faltó Washington, se incluyeron miles de árabes- israelíes) y las imágenes de los niños muertos sacados de los escombros por los miembros de la Cruz Roja Internacional suponen una vuelta de tuerca dramática para los intereses hebreos en el conflicto y en la escena internacional. Nadie mejor que Israel, experto en batallas de propaganda que cuidan hasta el más mínimo detalle, para comprender en este sentido el daño a medio plazo de lo ocurrido ayer. De ahí su inmediata reacción, sus explicaciones, su batería de portavoces diplomáticos y militares en todas las cadenas internacionales de televisión. Todo con un mismo objetivo: señalar con el dedo a Hizbolá, una organización considerada terrorista por Washington y Tel Aviv, que no por Bruselas, por escudarse en los civiles libaneses inocentes para lanzar sus ataques, sus cohetes Katiusha Desde el Gobierno, el Ejército, las cancillerías diplomáticas, la oposición, todos a una, la misma versión: Hizbolá es el único responsable de lo sucedido en Qana, desde donde se han lanzado 150 cohetes contra el norte de Israel. Lamentamos la muerte de civiles inocentes pero ya habíamos avisado para que dejaran las ciudades del sur del Líbano donde operan los terroristas chiíes Todos a una el mismo mensaje, sin matizar que miles de libaneses, mujeres, niños y ancianos no han podido abandonar sus lugares de residencia por los continuos bombardeos israelíes que han dejado inutilizadas las carreteras y que han tenido como objetivo en más de una ocasión los convoyes civiles y de organizaciones humanitarias. Más aún, como detalle significativo, el Consejo Rabínico hizo público un comunicado tras el incidente de Qana (como se ha llamado en Israel) en el que se decía que de acuerdo con la relib Tel Aviv responsabiliza gión judía, en tiempos de guerra no hay inocentes en las filas enemigas. Todas esas discusiones morales propias del cristianismo no hacen sino debilitar el espíritu de nuestro Ejército y de nuestra nación y nos cuestan la sangre de nuestros soldados y de nuestros civiles Mensaje claro Y más explicaciones cogidas con alfileres: El bombardeo del edificio se produjo entre las doce y la una de la madrugada y los informes sobre su destrucción llegaron entre las ocho y ocho y media. No nos queda clara la diferencia entre el bombardeo y el desplome dijo el jefe de operaciones de la Fuerza Aérea israelí, el general Amir Eshel. Pese a lo sucedido en Qana, coincidencia también general entre el jefe del Gobierno, Ehud Olmert, y los altos mandos militares israelíes: La guerra sin cuartel contra el terrorismo, contra Hizbolá, va a seguir. Necesitamos entre 10 y 14 días para terminar el trabajo De hecho, a última hora de la tarde, el Ejército instó a civiles libaneses a evacuar de inmediato otros dos pueblos meridionales. Ese fue el mensaje transmitido de nuevo ayer por la tarde por Olmert a la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, con quien se volvió a reunir en Jerusalén. Rice tenía previsto desplazarse ayer a Beirut pero tras la matanza de Qana el primer ministro libanés, Fuad Siniora, se puso en contacto con ella para invitarla a cancelar su viaje: Lo único que queremos es un alto el fue- Rice y Olmert se saludan ayer en la residencia del primer ministro israelí go inmediato, no hablaremos de otra cosa, mucho menos con un país como Israel que practica el terrorismo de Estado Condoleezza Rice hizo por su parte un llamamiento al fin de las hostilidades lo antes posible (no de manera inmediata y sin condiciones) y aconsejó a Israel que cuide más sus respuestas militares para evitar dañar a los civiles. También dejó claro Rice que no vale cualquier alto el fuego, pues debe EPA ser duradero para no volver a situaciones anteriores; que se va a concentrar en la resolución de la ONU con el envío de tropas multinacionales como telón de fondo, y que no se puede olvidar que también los israelíes del norte del país sufren lo suyo por la amenaza constante de cohetes Katiusha Amenaza de represalias Sólo ayer se contaron más de 140, la cifra más alta desde que comenzara la crisis el 12 de julio con la captura por parte del Partido de Dios, sin provocación ni justificación algunas, de dos soldados israelíes. Del otro lado de la frontera, Hizbolá, al que Siniora dio las gracias por sus sacrificios en pro del pueblo libanés no tardó en amenazar con lanzar ataques mucho más duros que los efectuados hasta ahora contra Israel: La horrible masacre no quedará sin respuesta También Hamás se sumó a las amenazas y clamó venganza. Sus portavoces en Gaza y Jaled Meshaal desde Damasco aseguraron que se abre de par en par la guerra de los árabes y de los musulmanes contra el Estado sionista y prometieron más ataques, incluida la reanudación de los atentados suicidas. Como casi siempre en Oriente Próximo, todo lo que va muy mal puede ir todavía a peor. Qana, donde llueve sangre sobre mojado La historia tiene un capricho muy insano, repetirse cada cierto tiempo. Y en Oriente Próximo más que en ningún otro sitio. Ayer, en Qana, otro botón de muestra para la colección. 18 de abril de 1996. Israel bombardea una base de la ONU en Qana y mata a 102 civiles libaneses y a 3 cascos azules dentro de sus Uvas de la Ira La operación, así bautizada por el Tsahal fue lanzada el 11 de abril por los ataques de Hizbolá con cohetes Katiusha Concluyó el 26 de abril, con 175 muertos, 400.000 desplazados y mil millones de dólares en daños materiales. La tragedia le costó las elecciones al primer ministro y titular de Defensa, Simón Peres. Las perdió ante Benjamín Netanyahu por un puñado de votos, los negados por los árabes- israelíes. La historia se repite pero no al milímetro. Ayer, otro ataque de la aviación israelí contra Qana. Ayer, más de 50 muertos inocentes, la mayoría niños y mujeres. Ayer, otra reacción internacional en pro de un alto el fuego. Todo muy parecido a lo sucedido hace 10 años. Pero ahora, a diferencia de entonces, ni el Gobierno ni el Ejército israelíes van a detener su ofensiva. Además, no hay elecciones a la vuelta de la esquina.