Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional LA REFORMA DEL CÓDIGO PENAL DELITOS CONTRA LA SEGURIDAD VIAL LUNES 31 7 2006 ABC Poner en peligro la vida de los demás al conducir se castigará hasta con cinco años de cárcel Es la pena más alta de la reforma del Código Penal en materia de Tráfico b Las asociaciones de conductores se muestran a favor de los cambios en la Ley, aunque ponen reparos a la velocidad o a la conducción con desprecio por la vida PABLO MINGOTE MADRID. Uno de los aspectos que contempla la reforma del Código Penal es la seguridad del tráfico. Una serie de medidas que, junto con el carné por puntos, pretenden reforzar la seguridad vial de forma que se conduzca con más cuidado y se reduzca el número de fallecidos en accidentes de tráfico. Destaca lo que se denomina conducción temeraria que contempla el exceso de velocidad, la conducción con elevadas tasas de alcoholemia y circular sin el permiso. Con el que afecta al tráfico ABC abre hoy una serie de análisis sobre las reformas del Código Penal, que se dedicará mañana al crimen organizado y el miércoles, a la inmigración. El anteproyecto de Ley eleva el castigo por los delitos más graves de los cuatro años de cárcel actuales a cinco años, mientras que las penas de pri- sión más bajas para los delitos contra el tráfico, de tres a seis meses, podrán ser conmutadas por una multa y por la condena a realizar trabajos en beneficio de la comunidad. Por otra parte, hay que reseñar que aunque se establecen una serie de penas concretas según el delito cometido, su aplicación será flexible en función de la valoración que el juez haga de las circunstancias en las que el conductor actuó. Una flexibilidad que estará enmarcada en la tipificación de unos delitos que antes no existían, lo que desde Stop Accidentes, por boca de su presidenta, Ana María Campo de la Cruz, consideran muy positivo porque no dependerá sólo de cómo se levante el juez ese día el que sea una sentencia benévola o demasiado dura, con lo que era una cosa necesaria. La historia de Farruquito, como no estaba tipificada, pues bueno, con un buen abogado o con triquiñuelas se acoge a diferentes cosas no tipificadas y se salva una persona que... ya me explicarás, ha levantado ampollas en toda la sociedad El anteproyecto de reforma del Código Penal aprobado por el Consejo de Ministros ha sido, en general, bien acogido por las asociaciones, que conside- ran muy positivo, de entre todas las propuestas, el que la Fiscalía pueda actuar de oficio y no quedar a expensas de que medie una denuncia. También hay una coincidencia en que los cambios eran necesarios, pero las divergencias aparecen en cómo debieran haberse hecho. Poner en peligro la vida de otros La pena más dura que se prevé en la modificación del Código es para los que pongan en peligro la vida o la integridad de otras personas. Estos conductores serán castigados con penas de prisión de dos a cinco años, sin posibilidad de sustitución por multa y trabajos a la comunidad, así como la retirada del permiso de 1 a 6 años. La misma condena recibirán los que conduzcan con manifiesto desprecio por la vida al igual que los que originen un peligro para la circulación colocando obstáculos imprevisibles en la vía, derramando sustancias inflamables o deslizantes, y el que robe o modifique la señalización; en este último caso sí que se podrá reemplazar la pena por multa y trabajos a la comunidad. Pero, ¿qué es una conducta temeraria con desprecio manifiesto por la vida? Es lo que se se pregunta Enrique Miralles, coordinador de Proyectos de la Asociación Española de la Carretera: Hay actitudes que son muy claras, como circular a 50 kilómetros por encima del límite de velocidad o con una tasa de alcohol muy alta, pero hay otras que no lo están tanto. Una repercusión tan grave como es la entrada en prisión, que quede a la interpretación subjetiva de una persona que puede tener un día bueno o un día malo, nos parece mal LA OPINIÓN DE LAS ASOCIACIONES RACE AUTOMOVILISTAS EUROPEOS Adelante con la reforma, pero falla la velocidad Desde una de las asociaciones más veteranas de España se asegura que los cambios del anteproyecto están bien porque recogen lo acordado en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso. El reparo lo ponen en el exceso de velocidad; opinan que este aspecto ya estaba castigado con suficiente dureza con la Ley de Seguridad Vial y por el carné por puntos. Ven muy positivo que a partir de ahora la Fiscalía pueda actuar de oficio. ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE LA CARRETERA La confusión es la nota predominante Esta asociación considera que la reforma del Código es necesaria, pero en otro sentido. Creen que gran parte de lo que se pretende hacer ya estaba suficientemente castigado, que el problema era que no se aplicaba la Ley. Sobre el contenido de la reforma prefieren no opinar ya que dicen desconocer el contenido de la misma, porque el Gobierno no se ha explicado con claridad. Dicen estar confundidos y no entender los que se pretende. STOP ACCIDENTES Exceso de velocidad Entre las nuevas medidas destacan las penas por el exceso de velocidad. Así, se considerará conducción temeraria rebasar el límite de velocidad en 50 kilómetros por hora en ciudad y en 70 en carretera, lo que se podrá castigar con entre seis y tres meses de cárcel y la retirada del carné. También está previsto que las penas de cárcel se puedan sustituir por una multa de seis a doce mese además de trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días. En cualquier caso se retirará el carné por un período de 1 a 4 años. En ese punto, Gloria Vinader, abogada del Departamento Jurídico del RACE, afirma que habría que matizar lo tocante a la velocidad ya que les parece excesivo considerarlo como un delito. Cree que habría que actuar de manera semejante al alcohol, habría que parar e identificarlo. La lógica dice que si es un peligro para los demás, habría que pararlo y no que le dejen irse a su casa y que se entere dos años después de lo sucedido. La velocidad ya está castigada con la Ley de Seguridad Vial y con el carné por puntos Alcohol y drogas El que sea sorprendido conduciendo con una tasa de alcohol superior a los 1,2 gramos por litro de sangre o bajo los efectos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas tendrá el mismo castigo que las penas de la conducción a velocidad excesiva, según establece la modificación del artículo 379. A favor de todo aunque con alguna duda La organización se muestra de acuerdo con las medidas, como con cualquiera que vaya encaminada a la reducción de los muertos en accidentes de tráfico. Lo que no les queda claro es qué es la conducción con desprecio manifiesto a la vida. Una duda que se incrementa al pensar que quedará como un criterio subjetivo de los agentes encargados de la circulación y de si tienen un día bueno o malo. Era necesario tipificar las penas En Stop Accidentes están contentos porque creen que era necesario tipificar las penas y no dejarlas a la consideración del juez y de que según su humor fuesen demasiado duras o demasiado blandas. Otra cosa que consideran muy importante es que se ponga en marcha una fiscalía experta en accidentes de tráfico, algo que antes no existía, por lo que antes era casi un duelo entre el juez y la víctima o el perjudicado. No hacer el test de alcoholemia El exceso de velocidad, las elevadas tasas de alcohol y circular sin carné será considerado conducción temeraria La persona que se niegue a hacer el test de alcoholemia cuando se lo requiera un agente tendrá el mismo trato que si hubiese dado positivo con más de 1,2 gramos. Es decir, podrá ir a la cárcel de tres a seis meses, o ser condenado a una multa de entre seis y do-