Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 31 7 2006 ABC Nacional CiU y ERC aprovechan el colapso histórico de El Prat para volver a reclamar el traspaso de su gestión Artur Mas recrimina a Montilla que no haya dado la cara durante el caos b El PP exige responsabilidades a los ministros de Fomento, Turismo e Interior; Piqué pide la dimisión del delegado del Gobierno por tardar horas en tomar decisiones J. C. VALERO M. A. PRIETO BARCELONA. Aunque el Gobierno catalán no tenga competencias sobre el Aeropuerto de El Prat, es corresponsable del colapso histórico que ha frustrado los planes de miles de pasajeros y que ha dañado gravemente la imagen de Cataluña quedando a la altura de una república bananera o un país tercermundista Además, José Montilla, como único ministro catalán del Gobierno de Zapatero y como titular de Turismo no ha estado a la altura de las circunstancias, ya que ha eludido sus responsabilidades y se ha negado a dar la cara desde que, el pasado viernes, la huelga salvaje de los trabajadores de tierra de Iberia primero paralizó y después hundió en el caos al Aeropuerto de Barcelona. Estas son las dos consignas que el líder de CiU y candidato a la presidencia de la Generalitat, Artur Mas, ha trasladado a su equipo de campaña para que haga buen uso de ellas en los próximos días. gir las responsabilidades que se deriven Decidido a socavar los cimientos del discurso del nuevo candidato socialista a la presidencia de la Generalitat- -basado en la gestión y en la eficacia- el líder de CiU consideró que José Montilla debería estar al pie del cañón, en lugar de dedicarse a hacer propaganda en referencia a los actos de precampaña que ha desarrollado el ministro, mientras El Prat se colapsaba. Una crítica que hizo extensiva al presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall. Si yo hubiera sido presidente, me habría quedado a dar la cara con los afectados sentenció. También desde ERC e ICV se insistió ayer en que el Gobierno catalán debe asumir la gestión del aeropuerto de El Prat. El portavoz republicano, Joan Ridao, recordó que su partido exigió el traspaso de estas instalaciones y que se desmarcó del Estatuto ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo. Esta crisis desmedida nos ha dado la razón apuntó Ridao, quien explicó que ERC presentará una proposición de ley de traspaso de la gestión aeroportuaria cuando se abra el nuevo periodo de sesiones. No obstante, evitó culpar al Gobierno de Maragall del caos y se quejó de que CiU haga demagogia con este asunto. Mientras la dirección nacional del PP exigía ayer responsabilidades a los ministros de Fomento, Turismo e Interior, el líder del partido en Cataluña, Josep Piqué, reclamaba la dimisión del Delegado del Gobierno en esta comunidad, Joan Rangel, por tardar tantas horas en tomar una decisión Los grupos antidisturbios de la Guardia Civil intervinieron a las 18: 00 horas del viernes, nueve horas después de que los trabajadores invadieran las pistas. Se da la circunstancia de que Rangel es una de las personas de máxima confianza de Montilla y su nombre ha sonado como posible nuevo ministro de Industria. Posible golpe de efecto de Montilla Medios aeroportuarios consultados por ABC interpretan que con el caos que se ha vivido en El Prat, Montilla podrá hacer de la necesidad virtud. El todavía ministro de Industria y Turismo es considerado por los nacionalistas poco catalanista pese a ser el impulsor del dominio cat en internet y ser el primer ministro español de la historia que habla catalán en las cumbres ministeriales europeas. Montilla podría guardarse el as de ser el impulsor del traspaso de la gestión del Aeropuerto a la Generalitat como prueba del nueve de su catalanidad. El caos aeroportuario ha reabierto la reivindicación nacionalista de que la gestión de esta infraestructura, vital para la economía catalana, dependa de la Generalitat. El cambio que los partidos políticos catalanes proponen, incluido el PSC de José Montilla, sería un remedo del que ya se aplica en la red de puertos del Estado. Sin que El Prat dejara de contribuir a la red aero- Cuestión aparcada en el Estatuto Aprobado ya el nuevo Estatuto catalán y sin la posibilidad de recurrir a los viejos asuntos de siempre- -el insuficiente nivel de autogobierno, la falta de encaje de Cataluña en España, la necesidad de revisar el marco de relaciones entre la Generalitat y el Gobierno... el bloqueo en El Prat ha dado a CiU los argumentos que necesitaba para, en plena precampaña, atacar la gestión del tripartito y de Montilla y, de paso, aparecer ante la opinión pública como una fuerza política seria, preocupada por los problemas cotidianos de los ciudadanos y capaz de una gestión eficaz. Precisamente haciendo bandera de este discurso, el candidato de CiU a la presidencia de la Generalitat reclamaba ayer el traspaso de la gestión de El Prat a la Generalitat, una cuestión que quedó pendiente de un futuro acuerdo durante las negociaciones del Estatuto. Artur Mas anunció que CiU presentará hoy en el Parlamento catalán una propuesta para reunir a la Diputación Permanente durante el mes de agosto con el fin de que se puedan dar las explicaciones pertinentes a las personas que durante estos días han sufrido tremendas incomodidades y para exi- Dos días después de la salvaje huelga, los problemas en El Prat ven luz, al tiempo que surgen nuevos contratiempos, como los robos, en unas terminales todavía alteradas No quiero bocadillos, quiero una ducha... TEXTO: ANNA CABEZA FOTO: YOLANDA CARDO Colas de hasta cuatro horas persistieron ayer para facturar equipajes BARCELONA. La imagen de las colas y acumulación de maletas persistía ayer en el aeropuerto de Barcelona. Aunque con menos gente, El Prat despertó otra vez ayer con huéspedes en las terminales. Con gran cansancio acumulado, algunos de los pasajeros que el viernes se quedaron en tierra permanecían a la espera del vuelo deseado y odiado al tiempo. Los okupas de las terminales ya no pensaban ayer en sus viajes. Estoy harta de comer bocadillos, quiero una ducha... comentaba Elena, que espera desde hace tres días un vuelo a Granada. Un ambiente de derrotismo se palpaba entre los habitantes más antiguos. Mientras, los nuevos pasajeros afrontaban con paciencia las colas de hasta 4 horas, sobre todo concentradas en facturación. El Prat les recibía sucio, con carteles de protesta de los usuarios. La afectación de vuelos persistió en el resto de aeropuertos españoles con vuelos programados a Barcelona. En Barajas, por ejemplo, decenas de pasajeros con destino a Argentina