Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 D 7 LOS DOMINGOS DE Los mongoles son conscientes de la mala fama de Gengis Kan en el extranjero, y han puesto un especial empeño en borrar su imagen de conquistador brutal del comercio permitieron la expansión de los intercambios de todo tipo. Los mongoles afirman con toda seriedad que somos los precursores de la globalización aunque olviden los numerosos antecedentes históricos de su gran imperio. Esta visión más positiva de Gengis Kan, como figura a alinear junto a Alejandro Magno o Julio César, y no Atila o Hitler, es compartida por muchos expertos occidentales, como quedó de manifiesto en el reportaje dramatizado que emitió este año la BBC. La imagen negativa de los mongoles en Europa no se debe a las conquistas de Gengis Kan, sino a las de su hijo Batu, quien sometió a Rusia y arrasó a sangre y fuego decenas de ciudades. De los relatos de estas atrocidades proceden las miniaturas medievales inglesas que muestran a guerreros mongoles asando a soldados enemigos y comiéndoselos, ilustración de una leyenda negra que a los españoles debe de resultarnos familiar. De Gengis Kan dicen ahora que era implacable en la guerra, pero generoso y amigo del comercio en la victoria nacionalista del siglo XX y a un dictador comunista, con objeto de reemplazarlos por un gigantesco monumento en bronce a Gengis Kan. A juicio de algunos opositores, los cinco millones de dólares que costará la estatua estarían mejor gastados en proyectos más urgentes, pero el Gobierno cree por el contrario que esta inversión en moral pública traerá mayores dividendos a largo plazo. Los mongoles son conscientes de la mala fama de Gengis Kan en el extranjero, sobre todo en Occidente, y han puesto un especial empeño en borrar la imagen de conquistador brutal para destacar los aspectos más positivos de su actuación. Si durante la guerra AFP sus tropas eran implacables, Gengis Kan no era vengativo con los pueblos una vez dominados. Su tolerancia religiosa le hizo ganarse el apoyo de gentes sometidas a otros imperios y aquello facilitó sus conquistas en buena medida. La extensión de un código único de leyes y la seguridad que sus tropas proporcionaban a las rutas