Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 30 7 2006 Madrid 39 Marco Antonio Moreno Comerciante El perjuicio para comerciantes y clientes es total Más de 841 comercios están ubicados en el barrio de Embajadores, muchos de los cuales se dedican a la venta de muebles y antigüedades. Le han dado fama a la zona. Y una de sus peculiaridades es que los vecinos recogen los productos con sus propios vehículos particulares para abaratar los precios. Ése Reyes Benito, propietaria de una tienda de decoración es el secreto. No nos va a quedar más remedio que contratar más furgonetas de reparto, porque si el horario de carga y descarga es de 10 a 13, de lunes a viernes... Tú no le puedes decir al repartidor que tiene que recoger la mercancía a las doce en punto, en las ciudades hay tráfico y no siempre puedes estar en el sitio a la hora justa y el margen de tiempo es mínimo. Aparte, no tiene ningún sentido que por las tardes, que es cuando la gente tiene más tiempo libre para recoger sus compras, no se pueda entrar libremente. El perjuicio para comerciantes y clientes es total, estamos condenados José González Vecino y comerciante Se les han ido de las manos las tiendas de chinos En el barrio de Embajadores son muchos los ciudadanos que conjugan la doble condición de vecino y comerciante. Y es que la mayoría de los establecimientos son familiares, pasan de padres a hijos. Es el caso de José González, que regenta una tienda de muebles con más de cincuenta años de tradición. Además, vive arriba. Yo he vivido siempre aquí y he visto la evolución del barrio, con mucha preocupación, la verdad. Hace unos años, las administracio- nes favorecieron la llegada de ciudadanos chinos porque le dieron vida a la zona con sus tiendas al por mayor. Atrajeron a muchos visitantes. Por esa época la crisis de la zona era bastante considerable y consiguieron levantar las pérdidas. No se vendía nada. Y ahora el problema se les ha escapado de las manos, pero vamos a pagar justos por pecadores. Hace unos días están repartiendo unos folletos para informar de la nueva situación, así que todavía no sabemos cómo va a ser la cosa. Pero no pintan muy bien. Dicen que el verano va a ser un periodo de prueba, que no habrá multas... Lo malo es que hay una confusión enorme. Ni nosotros ni los clientes sabemos a ciencia cierta qué va a pasar. Eso sí, una cosa está clara, muchos dejarán de venir porque será más incómodo