Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 30 7 2006 Nacional 19 CARLOS CARNICER Presidente del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) No es una locura que los abogados de oficio del 11- M cobren como el juez o el fiscal Nuevamente elegido presidente del Consejo, Carnicer afirma que es necesaria una prueba de acceso para el ejercicio de la Abogacía porque los estudios universitarios no son suficientes TEXTO: NATI VILLANUEVA FOTO: IGNACIO GIL -Acaba de ser reelegido presidente del CGAE. ¿Qué destacaría de su anterior mandato? -Sin duda, las modificaciones legales que reconocieron la función social que desempeña la Abogacía, como la inhabilitación de los sábados o la modificación de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) que permitió el descanso de los letrados los fines de semana. También el reconocimiento de la competencia de los abogados para dirimir conflictos de arbitraje, el reconocimiento de su capacitación para defender la masa del concurso y desempeñar el cargo de administrador en los concursos y el desarrollo de los servicios jurídicos sociales prestados por los Colegios de Abogados. Eso, junto con la tramitación de la ley de Acceso a la Profesión, que la abogacía española llevaba reclamando desde el congreso de San Sebastián de 1917, la de Sociedades Profesionales y la de Relaciones Laborales Especiales entre los titulares de los despachos y los abogados que prestan sus servicios para ellos. ¿Estas leyes exigirán cambios sustanciales en el Estatuto de la Abogacía? -Sin ninguna duda, desde el propio acceso, pasando por la formación inicial y continuada, el ejercicio de la profesión en sociedad y desde luego las relaciones entre los propios abogados y sus bufetes. De alguna manera se va a compartimentar más la actuación del abogado, de forma que habrá despachos individuales, como ahora, y colectivos, bajo cualquier forma societaria que exista en el Derecho. Sin duda estas modificaciones legislativas, además de las introducidas a través de la LOPJ y de las leyes procesales van a suponer un cambio radical en la Abogacía. ¿Por qué cree que es necesaria un prueba de acceso para el ejercicio de la Abogacía? ¿No son suficientes los estudios universitarios? -Es imprescindible una formación específica. Por supuesto que los estudios universitarios son necesarios, pero no son suficientes. Hasta ahora todos hemos aprendido a ejercer la profesión a través de la pasantía o de las Escuelas de Práctica Jurídica. Hemos tenido que aprender a ser abogados. España era el único país que no tenía legalizada una formación específica para abogados. ¿Podría hacer un diagnóstico de la Justicia? -La Justicia española mejora mucho más lentamente que la sociedad y serían deseables mayores recursos económicos, mayor sensibilidad social hacia la importancia de la Justicia en un Estado de Derecho y una mayor participación de los colectivos ciudadanos que tienen relación con ella en su administración y normación. Además sería deseable una desjudicialización de la Justicia, porque cuando se habla de ella se suele hablar sólo de los jueces y eso no es bueno. Los jueces solos nopueden hacer Justicia, sin un buen abogado, un buen fiscal, un buen secretario o un buen perito. -El segundo barómetro del CGAE señala que la percepción que tiene el ciudadano del abogado es relativamente buena, se puntúa con un 5,9. ¿Ha aumentado el grado de confianza en los letrados? -Sin duda, lo que nos vienen diciendo Carlos Carnicer, presidente del Consejo General de la Abogacía Española los baremos es que continúa mejorando la imagen del abogado y lo que es más importante, continúa elevándose la confianza que el ciudadano deposita en la actividad del letrado. ¿Qué puntuación les daría usted? -No es posible calificar a todos por igual, pero en lo que seguro que no me voy a equivocar es en dar un sobresaliente a la asistencia jurídica gratuita que el Estado ha depositado en los Colegios de Abogados. La asistencia jurídica gratuita en este país es un lujo que no tiene parangón en otros muchos países con mayor tradición democrática. ¿Cuáles son las principales reivindicaciones de la Abogacía en estos momentos? -Son muchas. Una de ellas es mejorar el turno de oficio, sobre todo en la remuneración económica para que sea más digna. También acabar con el problema de la masificación, que tiene relación directa con la formación. Nece- IGNACIO GIL sitamos de inmediato no sólo la ley de acceso, sino formar a los compañeros que se inician en la profesión y que se reciclen los que ya están, pues trabajamos con material muy fungible, las leyes cambian a gran velocidad y necesitamos actualizar conocimientos. ¿Está siendo receptivo el actual Gobierno con las reivindicaciones de la Abogacía? -Con unas sí y con otras no tanto. Tenemos que agradecer al actual gobierno que sea el primero desde 1917 que ha llevado a tramitación a las Cortes el proyecto de ley de Acceso a la Abogacía o la ley de Sociedades Profesionales, demandada hace varios lustros. Pero quedan muchísimas cosas por hacer, por ejemplo en materia de juicios rápidos, porque creemos que en muchos casos se resienten las garantías y (Pasa a la página siguiente)